Iker Casillas ha vivido una época muy dura en los últimos ocho años. El 2013 no está siendo el año del portero de Móstoles, pero su calvario empezó una semana antes de que se lesionase en un partido frente al Valencia en un lance con Arbeloa. El 17 de enero, Iker decidió revocar los poderes que sus padres tenían en el Registro Mercantil de Madrid para manejar la sociedad Ikerca S.L, una sociedad que se dedica a gestionar los derechos de imagen del portero y a realizar inversiones inmobiliarias.

A partir de ahí, su relación con José Luis Casillas y María del Carmen Fernández fue cada vez más tensa, hasta el punto de que se llegó a insinuar que el portero estaba dispuesto a abandonar Madrid, no solo por su mala situación deportiva, ya que su situación personal también le invitaba a ello. Sin embargo, en los últimos tiempos su situación ha mejorado considerablemente.

Después de que Ancelotti tomara la decisión de rotar en la portería entre Liga y Champions, el portero vio su situación deportiva más esperanzadora. La directiva pidió al Bernabéu que dejase los pitos a los jugadores a un lado y la afición respondió en busca de la unidad el pasado miércoles. Por eso, Casillas expreso su deseo de continuar, justo después de terminar el partido frente al Copenhague. "Espero terminar mi carrera deportiva aquí", señaló.

Además, en esa decisión también tuvo tener mucho peso el acuerdo al que ha llegado con sus padres. El arquero del Real Madrid ha pagado a sus padres el 40% del valor de la sociedad que compartían(algo más de cinco millones de euros) y les ha cedido importantes bienes inmuebles, según publica El País.

Nadie sabe si esto supone el final del conflicto familiar, pero al menos puede servir para que la situación se normalice. Durante estos meses, el conflicto ha sido un secreto a voces en las oficinas del club de Concha Espina, ya que Casillas ni siquiera invitaba a sus padres a ver los partidos. Casillas temía una demanda millonaria y Florentino Pérez se encargó de invitar personalmente a los padres para que pudiesen ver los partidos en directo.