lunes 23/5/22
DECADENCIA EN CAN BARçA

La casa de los líos

El vestuario culé se encuentra dividido en varios grupos, puesto que las relaciones personales han empeorado entre los pesos pesados

El camino de los vestuarios del Camp Nou.
El camino de los vestuarios del Camp Nou.

El mejor Barça de la historia, el Pep Team, ganó tres Ligas, dos Champions Leagues y dos Copas del Rey gracias a un grupo inseparable. Las relaciones personales se convirtieron en aquel momento en un nexo de unión contra el que un Real Madrid que fichaba a los mejores jugadores del mundo no podía luchar.

A todos se les llenaba la boca a la hora de hablar de La Masía, pero pocos dieron con la auténtica clave de esa hornada de futbolistas. Cesc, Piqué y Messi se criaron juntos desde pequeños, sus amistades continuaron pese a que se separaron y llegaron a crear un vínculo que incluía también a sus respectivas parejas. Además, la amistad de Puyol y de Piqué contribuyó a que dos generaciones de futbolistas convivieran sin problemas.

La amistad de Puyol y de Piqué contribuyó a que dos generaciones de futbolistas convivieran sin problemas

Sin embargo, en el vestuario del Barcelona los problemas empezaron a hacerse evidentes cuando Tito Vilanova tuvo que dejar el mando a Jordi Roura por su enfermedad. Por aquel entonces, Víctor Valdés decidió que dejaría de vestir de azulgrana. Se negó a llevar el brazalete azulgrana y pidió que se lo llevaran a Messi en un gesto que se interpretó como un mensaje directo: “Si todo el merito de las victorias lo tiene él, los demás no pintamos nada, que cargue Messi con la responsabilidad”, era el mensaje que se leía entre líneas.

Además, la relación de la madre del guardameta con su pareja, Yolanda Cardona, también le separa de Barcelona. Valdés quiere poner tierra de por medio para encontrar un club que le valore públicamente, pero otra imagen del portero de Hospitalet también sirve para escenificar la división del vestuario azulgrana.

El verano pasado Cesc, Pinto y Messi pasaron unos días juntos en Ibiza, mientras que Valdés también se encontraba allí y nadie le avisó. Tal vez, porque Pinto también tuvo problemas con el guardameta titular. Los porteros no se dirigen la palabra porque la competencia por el puesto se les fue de las manos, tal y como publicó Sport en su momento.

La boda de Xavi, el retrato de la división

Sin embargo, lo que sí es irrompible es la relación de Messi y Cesc Fábregas, puesto que sus dos mujeres se han convertido en inseparables, con felicitaciones cumpleañeras propias de adolescentes incluidas. Las dos van juntas a ver el fútbol, mientras que Shakira, que antes solía tratar mucho con ellas se ha separado en los últimos tiempos de este dúo.

Según Daniella Seeman, la colombiana se ha quedado al margen porque no tiene tiempo de intimar más por sus compromisos profesionales. Algo parecido a lo que le ocurre a Vanessa Lorenzo, la modelo que ha robado el corazón a Carles Puyol. De hecho, el capitán ya no sale con Piqué como lo hacía cuando estaba con su anterior pareja, Malena Costa.

La relación personal que tienen Xavi y Piqué ha empeorado mucho en los últimos tiempos

Curiosamente, Puyol ni siquiera acudió a la boda de su compañero Xavi Hernández, ya que desde que anunció su compromiso con su actual pareja, el central huye de cualquier sarao. Además, el otro gran ausente de aquella cita fue Gerard Piqué. La excusa oficial decía que los dos se encontraban de vacaciones, pero la realidad esconde algo más.

La relación personal que tienen Xavi y Piqué ha empeorado mucho en los últimos tiempos, algo que divide todavía más al vestuario. François Gallardo aseguró en La Sexta que este asunto ha terminado de romper al núcleo duro del equipo. En la boda de Iniesta, Piqué también fue uno de los ausentes, mientras que Puyol sí asistió, aunque todavía soltero.

Además, los brasileños se encuentran también cada vez más aislados. Neymar no ha creado ningún tipo de conflicto, pero solo se relaciona con sus compatriotas y con Alex Song, que es uno más entre los de la canarinha. Sin embargo, este grupo se aísla cada vez más del resto por la actitud de Dani Alves. Los capitanes ya están muy cansados de sus celebraciones y detalles poco deportivos, se lo han reclamado en público y en privado, pero entienden que el lateral no atiende a razones y se seguirá comportando a su manera.

Por otra parte, la actitud del entrenador tampoco ayuda. Solo Alexis y Neymar muestran el apoyo a su estilo, mientras que los demás se encargan de filtrar charlas en las que exigen al técnico el regreso al tiki taka.

La casa de los líos
Comentarios