lunes 29/11/21
Jornada Champions

El Barcelona pierde el centro del campo

El Manchester City derrotó con facilidad a los de Luis Enrique gracias a una alta presión y a un juego más conjuntado, mientras que en el Barça se nota demasiado que últimamente solo juega la MSN. No ganó ni con ayuda arbitral. Griezmann llevó el éxtasis al Calderón con un tanto en el último suspiro

Gundogan mató con sus llegadas
Gundogan mató con sus llegadas.

El Barcelona tendrá que esperar una semana más para sellar su pase a los octavos de final de la Champions, ya que se vio superado claramente por el City en Manchester (3-1). Guardiola consumó su venganza tras el partido de ida y le dio un repaso táctico a Luis Enrique gracias a su alta presión, a pesar de que Messi adelantó a los suyos en el marcador a las primeras de cambio y el árbitro amonestó a Sterling por fingir un penalti que en realidad fue clarísimo.

Se jugó un partido de ida y vuelta en el que ambos equipos tuvieron muchos errores, aunque los locales presionaron más y mejor. Los centrocampistas azulgranas no estuvieron nada acertados a la hora de crear ni de contener el juego, por lo que todo dependió en exceso de los tres de arriba. Suárez no estuvo a su nivel, mientras que Messi y Neymar lo hicieron bien, pero estuvieron demasiado poco acompañados. Ni Rakitic, ni André Gomes jugaron al nivel que exige la camiseta del Barça en este tipo de partidos.

El choque empezó bien para el Barcelona gracias a un regalo del colegiado húngaro Victor Kassai, que se comió un penalti de Umtiti a Sterling que en directo tan solo no existió para él y para los ojos de 'Lobo' Carrasco. No obstante, el Barça controlaba bien el juego en esos minutos, a pesar de que el City intentaba presionar en campo contrario. Por eso, Messi logró hacer el primer gol del partido en un contragolpe en el que Neymar le asistió a la perfección y el definió a las mil maravillas ante la salida de Caballero.

A partir de ahí, el dominio azulgrana se hizo más patente, ya que durante algunos minutos los futbolistas de Guardiola perdieron el rumbo. No obstante, Luis Suárez no estaba nada acertado, mientras que Neymar y Messi tampoco fueron capaces de encontrar el camino de gol. Después, la pájara de los 'citizens' pasó y al borde del descanso se aprovecharon de una pérdida de balón de Sergi Roberto en la frontal del área. Agïero asistió a Gundogan y el alemán no perdonó solo ante Ter Stegen.

En cambio, Fernandinho no fue capaz de encontrar la portería con un disparo con todo a favor justo antes del descanso y Agüero tampoco llegó a tocar el balón en la misma boca de gol. Así las cosas, estos últimos minutos fueron una inyección de moral para los jugadores del City que tras el paso por los vestuarios salieron con los ánimos renovados y fueron muy superiores a los de Luis Enrique.

De Bruyne hizo el segundo para su equipo con un lanzamiento de falta desde la frontal, ante el que Ter Stegen pudo hacer mucho más, a pesar de que estaba muy tapado por varios futbolistas. Asimismo, el City disfrutó después de una serie de oportunidades muy claras, pero ninguna fue como la que tuvo André Gomes, tras una dejada de Luis Suárez en el área. El portugués estaba en una posición inmejorable, pero envió el balón al larguero, por lo que Guardiola pudo resoplar tranquilo.

Finalmente, los ingleses encontraron su merecido premio en una jugada por la banda derecha en la que Jesús Navas puso un centro perfecto. Agüero intentó rematar, pero con su error garrafal le salió una dejada perfecta para Gundogan, que solo tuvo que empujar el balón para firmar el segundo en su cuenta particular. El Barça no renunció en ningún momento al partido, pero el City no se echó atrás y los azulgranas no supieron meterles mano de ninguna manera.

Griezmann firma el pase a octavos

Por su parte, el partido del Atlético de Madrid frente al Rostov (2-1) no pudo resultar más agónico, puesto que todo se decidió gracias a un gol de Griezmann en el último minuto. El árbitro le puso un gran suspense, ya que tardó mucho en conceder el gol, puesto que dudaba sobre había fuera de juego, pero sus asistentes le aclararon que el jugador que asistió al francés pertenecía al equipo ruso.

En la primera parte, el mismo Griezmann adelantó a los suyos gracias a otra asistencia del rival, pero el Rostov vendió cara su derrota y empató a los pocos minutos. La cenicienta del grupo fue un equipo muy rocoso y que defendió muy bien en el Calderón, pero no evitó la clasificación matemática del Atlético para los octavos de final. El Bayern también ganó por lo que en los próximos partidos ambos equipos lucharan por la primera posición, para evitar a los cocos de la competición en la siguiente ronda.  

Comentarios