miércoles 25/11/20
ATHLETIC 1-2 BARCELONA

Un Barcelona irreconocible exhibe su pegada en San Mamés

El equipo de Luis Enrique, que no dominó el encuentro en ningún momento, se impuso con goles de Munir y Neymar en las dos únicas aproximaciones al área rival. Aduriz, a última hora, permite soñar al Athletic

Neymar y Munir festejan el segundo gol. | AFP
Neymar y Munir festejan el segundo gol. | AFP

Con la Copa del Rey como escenario, el Athletic trató de olvidar la reciente goleada (6-0) que le endosó el Barcelona el pasado domingo. Sin expulsiones tempraneras que condicionaran el encuentro, el equipo de Valverde saltó al césped con la intención de asemejarse al de la Supercopa de España. Y lo hizo con un gran comienzo, en el que la intensa presión de Aduriz, Williams y los centrocampistas se tradujo en sufrimiento para el equipo de Luis Enrique, que llegado el minuto diez no había invadido el campo rival.

En su primera posesión larga, el Barcelona trató de dormir el encuentro, de frenar ese empuje inicial de los locales. Neymar dio primer aviso con una vaselina que el guardameta del Athletic despejó a córner. Pese al susto, el Athletic se aferraba a su propuesta y mantenía su dominio. Sin embargo, el riesgo era máximo, pues los rojiblancos acumulaban varios hombres en zona de tres cuartos de campo para evitar una salida cómoda de los visitantes.

Un esquema que ante la calidad del Barcelona, se vino abajo en cuestión de segundos. Arda, rodeado de hasta tres rivales, recibió un balón escorado a la banda derecha. Consiguió prolongar el esférico hasta Rakitic, libre de marca. El croata corrió toda la banda y puso un centro preciso al área. Munir, que llegaba desde atrás, se lanzó y metió el pie para abrir la lata. En su segunda llegada, el conjunto blaugrana abría el marcador.

El Athletic se negó a dar la eliminatoria por perdida y mantuvo su buena actitud. Pero la fortuna seguía sin sonreírles, ya que Eraso, en disposición de remate en el área, se resbalaba en el momento más inoportuno. Justo un minuto después, el Barcelona castigaba en exceso a los de Valverde con otro tanto. Esta vez el gol nació en la izquierda. Sergi Roberto puso un balón a la frontal, al que corría Neymar. Herrerín salió mal, Laporte se fue al suelo y el brasileño anotó cómodamente a portería vacía.

Tan sólo habían transcurrido veinticinco minutos y el Barcelona, que apenas había tenido peso en el juego, mandaba en el marcador. El paso del tiempo no cambió la situación. El Athletic lo intentó, con Eraso como mayor amenaza, y el conjunto de Luis Enrique aguardó a la contra, consciente de su ventaja. Sin ocasiones clamorosas se alcanzó el descanso.

Los locales encararon el segundo tiempo con la misma ilusión y mantuvieron su dominio, pero la intensidad se diluyó poco a poco. Los entrenadores movieron el banquillo en busca de sus objetivos. Luis Enrique dio entrada a Aleix Vidal y más tarde a Adriano, pero no tomó el mando del partido. Valverde apostó por Muniain, San José y Merino, pero no encontró esa movilidad arriba.

El encuentro, mediado el segundo periodo, adquirió un tono bronco y agresivo. Neymar fue el foco de numerosas entradas y el colegiado perdonó la segunda amarilla a De Marcos por una entrada sobre Iniesta. Con continuos balones largos e interrupciones el duelo no destacaba pos un excelso juego.

Cuando restaban quince minutos, el Athletic apuró sus opciones con un asedio final. Merino, con un gran cabezazo tras un saque de esquina, obligó a Ter Stegen a sacar una mano prodigiosa. Poco después llegó el gol de Aduriz, fruto de un error de Alves. El brasileño erró al sacar el balón y San José, presente en la presión, asistió al delantero, que acortó distancias y mantiene vivo el sueño de las semifinales. Casi sobre la bocina, los rojiblancos pudieron equilibrar la balanza. Aduriz golpeó con dureza y Merino desvío el balón hacia la portería. Pero ahí, de nuevo, surgió la figura del alemán, que salvó el gol. El Barcelona, pese a su irreconocible juego, se adjudica el primer asalto y aumenta su favoritismo.

Comentarios