domingo 1/11/20
Tottenham 0-1 Atlético

El Atlético regresa con su gen competitivo intacto

El equipo de Simeone se impuso a su rival inglés gracias a su efectividad a balón parado y a una destacada actuación de Jan Oblak. Versaljko y Tiago también dejaron buenas sensaciones

Godín adelantó al Atlético en una jugada aislada
Godín adelantó al Atlético en una jugada aislada.

El Atlético consiguió la victoria en su primer compromiso contra un rival top en esta pretemporada. Tras superar al Numancia en el memorial Jesús Gil, los colchoneros volvieron a dejar la puerta a cero y demostraron que, más allá de que los nombres puedan cambiar, la identidad del equipo es innegociable.

El Atleti volvió a ser un equipo que mezcló la alta presión durante algunas fases del partido con el repliegue intensivo en otros muchos minutos. Volvió a echar de menos la presencia de un delantero con verdadero instinto goleador, aunque le bastó con una única ocasión para ganar el partido.

Pese a todo, este viernes también necesitó una pequeña dosis de suerte para ganar un choque equilibrado en el juego en el que los de Pochettino disfrutaron de mejores ocasiones. Los palos y un enorme Oblak evitaron los tantos del Tottenham en varias oportunidades claras.

Con las ausencias de los internacionales europeos y a falta de la contratación de un ‘9’, Simeone alineó a todos los titulares que tenía disponibles. Por eso, la defensa y el centro del campo que se vio este viernes se parecerá mucho al que se presentará en la primera jornada de Liga.

Sin embargo, en los primeros minutos se vio que el equipo todavía está muy lejos del ritmo competitivo que le caracteriza, aunque en ningún momento pierde el orden y los fundamentos tácticos. No obstante, el Tottenham disfrutó de las primeras tres ocasiones claras en la primera mitad.

Versaljko pasa la prueba con notable

Primero fue Oblak el que casi la lía ante un disparo centrado de Eriksen. El balón le hizo un extraño, pero el Zamora de la Liga pasada reaccionó a tiempo para enviar el balón a córner con una reacción poro ortodoxa. Además, los palos salvaron a los colchoneros en otras dos acciones claras.

Onamah aprovechó un balón suelto en el área en una jugada a balón parado para conectar una volea que se estrelló en el larguero, cuando Oblak no podía hacer nada para evitar el tanto. Asimismo, Érik Lamela supo encontrar el hueco entre los centrales para buscar un remate desde el suelo que golpeó en el palo ante la atenta mirada del guardameta rojiblanco.

No obstante, en una de las pocas llegadas del equipo español en la primera parte, Godín hizo el segundo gracias a una falta lejana colgada al área por Gabi. Walkes peinó el balón hacia atrás en un intento de despeje y el uruguayo solo tuvo que empujarlo muy cerca del arco de Vorn.

La primera parte sirvió también para conocer un poco más a Versaljko, que llegó en varias ocasiones a línea de fondo y centro con criterio, aunque en el apartado defensivo no estuvo nada exigido. Asimismo, Tiago también dejó buenas sensaciones después de que se pasara casi toda la temporada pasada lesionado.

Tras el paso por los vestuarios, Oblak volvió a convertirse en protagonista, aunque esta vez protagonizó dos paradas de muchísimo mérito. El esloveno sacó una mano colosal ante un disparo a bocajarro y a contrapié de Mason. Además, también respondió a la perfección a un lanzamiento de falta ajustado de Janseen, que buscó sorprenderle por el palo del portero.

En cambio, con el paso de los minutos llegó el carrusel de cambios y el ritmo del partido bajó de forma súbita. Finalmente, el canterano Amath Diedhiou también mostró muy buenas maneras y lo intentó con dos disparos desde la frontal que estuvieron cerca de ver puerta y convertirse en el segundo tanto del encuentro, pero el marcador no se volvió a mover. 

Comentarios