lunes 30/11/20
EXCLUSIVA

El Rey del Cachopo: "Ni descuarticé, ni maté a nadie, ni trasladé ningún cadáver como sostienen las acusaciones"

Estrella Digital consigue en exclusiva, la entrevista a César Román, el Rey del Cachopo que está acusado de asesinar presuntamente a su novia y por el que la fiscalía pide 15 años de cárcel.

​Nuestro director, Raúl Sánchez, entrevista a César Román, más conocido como el Rey del Cachopo,  que permanece en la cárcel en prisión preventiva, por estar acusado del presunto asesinato de la que era su novia, Heidi Paz. Se hizo famoso hace varios años, por abrir varios restaurantes en Madrid especializados en la carne asturiana por excelencia, El Cachopo. En 2021 se espera que se celebre el juicio , ya que a causa de la pandemia, se ha tenido que retrasar el proceso. Lleva en la cárcel desde noviembre de 2018 y desde ahí nos responde a las preguntas de Estrella Digital

La Fiscalía pide 15 años para usted por el asesinato de su exnovia Heidy paz y la profanación de su cadáver. ¿Qué tiene usted que decir de estas acusaciones?

Ni descuarticé, ni maté a nadie, ni trasladé ningún cadáver como sostienen las acusaciones. No tengo nada que ver con ningún asesinato ni profanación y, por tanto, soy absolutamente inocente. En el sumario no hay una sola prueba contra mí, como ha reconocido hasta el abogado de la acusación particular en una reciente entrevista en Televisión Española. La Fiscalía nunca pediría una condena por homicidio de 15 años de cárcel si existiera una sola prueba que demostrara mi culpabilidad porque una atrocidad como la que hicieron con esa chica se penaría con la prisión permanente revisable. Se está haciendo un teatro para no reconocer que todo es un tremendo error policial y judicial. La función continúa, a sabiendas de que los culpables andan sueltos mientras un inocente está en la cárcel. El caso del Rey del Cachopo y el de Rocío Vaninkoff son casi idénticos en muchos sentidos.

Si usted no cometió ese crimen, ¿quién cree que lo cometió?

Esta respuesta la tiene que dar la policía, no yo. Para eso hay que querer investigar todas las posibilidades, pero aquí no se ha querido investigar nada, ha sido todo un despropósito. Tanto que yo mismo pedí por escrito a la jueza que la investigación pasará a la UCO de la Guardia Civil. ¿Cree usted que si yo fuera culpable iba a pedir que me investigaran los mejores y más minuciosos investigadores de España?

¿Cree que alguna persona quería vengarse de usted?

La verdad es que lo he pensado muchas veces y no tengo respuesta para esa pregunta. Lo que sí tengo muy claro es que ese cuerpo lo dejaron allí a propósito y que quienes hicieron esto eran profesionales.

La investigación afirma que la causa de la muerte fueron los celos, al enterarse usted de que ella había empezado una relación con otro hombre.

He escuchado esa teoría, pero con todos los respetos, es una estupidez. Heidy y yo habíamos dejado en la relación meses antes, en junio, tras lo que quedó una buena amistad. Ni éramos novios como se ha dicho, ni vivíamos juntos, aunque es cierto que nos seguíamos viendo de vez en cuando sí a los dos nos apetecía.

 Su hermana no cree que pueda usted ser un asesino y es una de las personas que defiende su inocencia, ¿por qué cree ella que es usted inocente?

No solo mi hermana, a la que quiero una barbaridad, sino que toda mi familia opina lo mismo y me apoya. También muchos más amigos de los que hubiera imaginado, porque en estas situaciones es cuando se vean los amigos de verdad.  Esa fábula de que estoy solo y aislado es una de las grandes mentiras que se han contado sobre mí para dar una imagen lo más negativa posible.

 ¿Qué motivó que se fuera a vivir a Zaragoza? ¿De qué o de quién se ocultaba?

El énfasis que siempre se pone en mi viaje a Zaragoza es una cortina de humo para que el público no se fije en lo importante. Aquí lo fundamental es saber quién es la víctima y quién la mató si la mató a alguien, que sigue siendo una incógnita. Tampoco sabemos dónde murió, ni se sabe cómo murió, porque los forenses ni siquiera han sido capaces de determinar si murió de forma natural, violenta o accidental. Contra mí no había ninguna orden de detención hasta unas horas antes de detenerme, por lo que podía decidir irme a vivir donde quisiera como cualquier ciudadano de esta nación. La policía no me estaba buscando porque no me consideraba sospechoso y ahí está el sumario que lo demuestra.

 ¿Por qué cambió su aspecto físico? En las imágenes se le ve con barba, gorra y un aspecto más informal a lo que usted estaba acostumbrado.

Cuando no trabajo suelo vestir así de informal y en invierno me gusta usar gorras y bufandas o pañuelos. Lo de la perilla es algo que ahora está de moda y la he llevado durante dos años, hasta hace muy poco, porque me gustaba. En realidad, en Zaragoza estaba entre amigos, algunos de ellos, de toda la vida.

 ¿Por qué decidió irse a Zaragoza? Se especula que pensó en irse a vivir al extranjero. ¿Qué tiene que decir?

Es verdad, de ahí viene ese rumor que meses antes recibí una oferta muy importante para irme a trabajar a Londres en un proyecto hotelero y que estudié una propuesta de unos buenos amigos para abrir restaurantes de cocina española en Sao Paulo y Río de Janeiro. Pero no, nunca pensé en irme a vivir fuera de España porque aquí está mi hija, que es lo más importante de mi vida y están mi familia y amigos.

 Cuando la policía le detiene en el restaurante, ¿qué se le pasa por la cabeza?

En realidad, no pensé nada. Cuando me dijeron que eran policías los acompañé sin más a comisaría. Si no has hecho nada, nada tienes que temer. La policía de Zaragoza fue muy educada conmigo y yo con ellos y, cuando esto acabe, pasaré a saludarles como les prometí y les daré las gracias por el buen trato recibido.

En breve empezará su juicio y lleva casi dos años en la cárcel. ¿Cómo es su vida dentro de ella?

Pues tengo todo mi tiempo ocupado y estoy enfocado el luchar por mi hija y por mi familia, además de en preparar mi juicio, donde demostraré mi total inocencia y limpiaré mi nombre. Con todo el mundo aquí muy bien, la verdad, no tengo problemas con nadie.

¿Se arrepiente de haber tomado alguna decisión importante en su vida?

Bertrand Russell decía que lo más difícil de aprender en esta vida es qué puentes hay que cruzar y qué puentes hay que quemar. Como todo el mundo, hay muchas cosas que podría haber hecho mucho mejor, pero eso suele saberse a posteriori o cuando se ven los toros desde la barrera.

¿Cómo recuerda su infancia?

Pues tuve una infancia feliz y normal en una familia obrera, en la que vivíamos sin lujos y en la que me inculcaron la cultura del esfuerzo y el trabajo, que es a lo que me he dedicado toda mi vida. Me siento muy orgulloso de mi familia, si es eso lo que me pregunta.

 Si pudiera volver atrás, ¿qué cosas cambiaría?

Leí hace no mucho a Laurence Peter que proclamaba que sólo hay una cosa más dolorosa que aprender de la experiencia y es no aprender de la experiencia. Claro que cambiaría muchas cosas, pero como se decía en latín, fugit irreparabile tempus: el tiempo huye sin remedio.

Comentarios