Miércoles 26.09.2018
Los agujeros del atentado del 17-A en Barcelona/17

El “comando Ripoll” tenía previsto atentar en la “Sala Bagdad” de Barcelona

La célula yihadista situó en el punto de mira a diversas salas de fiesta o discotecas de Cataluña a las que consideraba un “germen de adoctrinamiento de infieles”

Sala Bagdad de Barcelona.
Sala Bagdad de Barcelona.

La sala porno “Bagdad” de Barcelona, la discoteca “Colossos” de Lloret, la sala Razzmatazz del Poble Nou barcelonés y la discoteca Pachá, estaban en el punto de mira de la célula yihadista que dirigía el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty y su lugarteniente, Younes Abouyaaqoub. Así se desprende de la documentación incautada al comando en los diversos registros efectuados durante estos últimos doce meses.

Desde distintos terminales informáticos, la llamada “célula de Ripoll” había recabado información de diversas salas de fiesta o discotecas a las que se consideraba centros de “adoctrinamiento” de infieles.

LLoret, Barcelona y Sitges

Al menos en tres ocasiones se recabó información de la “Sala Colossos” de Lloret, un recinto que acoge a más de 1.800 personas. La primera de las consultas se efectuó el día 8 de agosto de 2017, justo al mismo tiempo que Abouyaaqoub consultaba hasta en 43 ocasiones información acerca de la Sagrada Familia en la red. Los Mossos califican de muy creíble la posibilidad de atentado en la discoteca “Colossos”. De hecho, según expresan los agentes policiales en un informe remitido a la Audiencia Nacional el día 13 de octubre de 2017 “era muy creíble dado que la célula de Ripoll estableció un directo paralelismo entre la macrodiscoteca de Lloret y la Sala Bataclán (con un aforo para 1.500 personas) que fue objeto de un brutal atentado terrorista el día 13 de enero de 2015 en París. En nuestra opinión era un  objetivo válido”.

Muerte a los homosexuales 

Según los análisis de la Comisaría General de Información, la célula yihadista tenía una verdadera obsesión por los espacios lúdicos (casi tanta como por la Sagrada Familia y el Camp Nou). Los distintos comunicados del Daesh  “satanizan” esos lugares de ocio al considerarlos “parte de la guerra de occidente contra la virtud proclamada por el profeta”.

Especial inquina muestran sobre las salas gays o pornográficas. Es el caso de la mundialmente conocida sala Bagdad de Barcelona, un local en el que se ofrece un espectáculo de sexo explícito y que los terroristas calificaron como “un ejemplo contra la moral y la virtud”.

En los días previos al atentado del 17-A y mientras una parte de la célula hacía acopio de datos sobre el Camp Nou (hasta 38 consultas en la red en tan sólo dos días), otros se dedicaban a obtener datos de dos conocidas discotecas de Barcelona: La sala Pachá y la Razzmatazz. Esta última, según los Mossos que han analizado la documentación incautada a la célula, era “la sala más popular de Barcelona que acoge regularmente todo tipos de fiestas y actuaciones. Sería muy asimilable a la sala Bataclán de París”, concluyen los investigadores.

Sitges en alerta

Al cierre de esta información no consta que la policía haya informado o alertado de estas amenazas a las discotecas o salas de fiesta mencionadas.

Sin embargo, la lucha antiterrorista sí ha puesto en antecedentes al ayuntamiento de Sitges, población de la costa de Barcelona habitualmente concurrida por personas del colectivo LGTBI. Sitges aparece en al menos 6 búsquedas de información  de los terroristas. “Discoteca gay en Sitges” o “Discoteca gay en Sitges la más grande”, son dos de las captaciones de información que llevaron a cabo los discípulos de Es Satty.

Esta semana se celebra la fiesta mayor de Sitges y los mossos han previsto un operativo especial de seguridad.