lunes 2/8/21
Alemania 0-0 Polonia

Alemania pone en duda su condición de favorita

El conjunto de Löw arrancó con intensidad, pero tardó poco en dar un paso atrás. Polonia, encomendada a Milik y Lewandowski, no hizo intervenir a Neuer en todo el encuentro. Merecido empate, que deja a ambas selecciones al frente del 'Grupo C' con cuatro puntos

alemania
Kroos disputa un balón. | UEFA

Alemania partió con intensidad, pero su arreón inicial fue escaso, insuficiente. Polonia tomo aire y con el transcurso de los minutos se acercó al área de Neuer, siempre sin generar peligro. Tras un primer tiempo sin apenas intensidad, las alternativas crecieron en el segundo periodo. Milik, en dos ocasiones, pudo adelantar a los de Nawalka, pero no anduvo afortunado. También lo intentaron los germanos, pero el ‘plan b’ de Löw con Schürrle y Gómez no tuvo efecto. Empate justo, que deja a ambas selecciones al frente de su grupo con cuatro puntos. 

Monólogo alemán

El equipo de Löw partió con la premisa de buscar un tempranero tanto que evitara el sufrimiento atravesado en la primera jornada. Kroos, MVP ante Ucrania, se erigió de nuevo en la batuta de su equipo. Alemania encerró a Polonia y combinó en zona de tres cuartos de campo. Tras pérdida, el trabajo de Khedira y la ayuda de los delanteros para robar de inmediato eran de admirar. La selección que lucía de rojo esperaba a la contra, pero no lograba superar siquiera el centro del campo.

El único problema para Alemania era su juego previsible. Kroos casi siempre optaba por volcar el juego hacia la banda izquierda, con la constante presencia de Draxler y Héctor. Eso propició que Polonia defendiera con menos apuros y soportara algo mejor los constantes ataques. Götze, Héctor y Kroos dispusieron de ocasiones para abrir el marcador, pero ninguno estuvo acertado. Y tras quince minutos de dominio absoluto, llegó la reacción de los pupilos de Nawalka.

Lewandowski, el referente

Con el transcurso de los minutos Polonia se deshizo de la extenuación a la que le había sometido el rival. Y casi todo, gracias a la labor de su delantero. Lewandowski bajó a recibir y fue un apoyo constante para los mediocentros. De su presión salió la primera ocasión para Polonia. Le robó la cartera a Hummels y apunto estuvo de dar un susto. Minutos después volvió a intentarlo pero la zaga germana desbarató su ocasión. Los polacos acechaban el área alemán, pero sin hacer intervenir a Neuer.

En el último tercio antes del ecuador, Alemania retomó su dominio, pero este fue mucho más tenue que al arranque. Mucho balón, pero poca intención. Khedira, el hombre de contención, parecía ser el que más quería proponer. Müller, el hombre de ataque germano, apenas entró en contacto con el esférico. El ritmo bajó en exceso y ningún equipo fue capaz de generar nuevamente peligro y dejaron los deberes para el segundo tiempo. 

Polonia mete miedo

Tras quince minutos de respiro, los veintidós protagonistas impusieron una marcha más, lo que dejó un encuentro más animado, con alternativas para ambos equipos. Fue Polonia la primera en asustar, con un centro de Grosicki, que Milik no supo aprovechar. Minutos después, a balón parado, tuvo otra ocasión tras un sorprendente toque de Lewandowski, pero el esférico tampoco encontró portería. Mientras, Robert se mostraba impotente frente al buen hacer de Hummels y Boateng.

Alemania, ya sin dominio ni posesión, salía rápida, con la idea de imponer su verticalidad. Sin embargo no hallaban la fórmula de superar la zaga polaca en los últimos metros. Esta Eurocopa ha vivido sus mejores momentos en el tramo final, y ambos conjuntos parecían aferrarse a eso. Milik difícilmente olvidará su partido. Otra vez tras asistencia de Grosicki, no acertó a rematar cuando se encontraba libre de marca en el punto de penalti.

Instantes después respondió Alemania. Schürrle, que acababa de saltar al césped, combinó con Özil, que se topó con un gran Fabianski. Löw también mandó entrar al campo a Mario Gómez, para buscar el triunfo en los últimos quince minutos.Pero su 'plan b' no surgió efecto. Nawalka también movió el banquillo, pero con idéntico resultado. Cuando apenas restaban cinco minutos la conclusión, llegó la jugada polémica. Boateng, con la mano, interceptó un control de Lewandowski. El colegiado lo vio, pero no quiso mostrarle la segunda amarilla. 

En los minutos finales, Alemania lo intentó con sucesivos centros desde la banda, con Schürrle como principal artifice. Pero ni Müller ni Gómez lograron desequilibrar la balanza. Justo empate que deja a ambas selecciones al frente del 'Grupo C' con cuatro puntos. 

Comentarios