martes 22.10.2019
BELLEZA

La cosmética que ama a los animales

Desde 2004 la Unión Europea prohíbe experimentar con animales con fines cosméticos, pero todavía el 80 por ciento de los países sigue haciéndolo, no importa que sean pruebas desactualizadas e innecesarias

Imagen de la página oficial de Instagram de The Body Shop.
Imagen de la página oficial de Instagram de The Body Shop.

La gran mayoría de los países no cuenta con leyes contra la experimentación en animales con fines cosméticos, lo que causa el sufrimiento de unos 500.000 animales cada año. Con la campaña #ForeverAgainstAnimalTesting (Siempre Contra la Experimentación Animal), puesta en marcha por la firma The Body Shop junto a la ong Cruelty Free International se quiere pedir a la Asamblea General de la ONU que apruebe una ley internacional que prohíba las pruebas con animales en todas partes y para siempre.

Hablamos con Jessie Macneil-Brown, de The Body Shop y Michelle Thew, de Cruelty Free International sobre el tema.

¿Cuál es el mayor reto para conseguir una prohibición global?

El desafío más grande es unificar a los responsables y líderes alrededor del mundo y convencerlos de respaldar nuestro llamamiento para una convención de la ONU.

Estamos trabajando para asegurar el apoyo del mayor número de países posible para firmar el tratado, iniciando el proceso en la Asamblea General de las Naciones Unidas presentando una petición global e influenciando a los países miembros a presentar una resolución y respaldarla. Una prohibición mundial armonizada reduciría décadas de sufrimiento de los animales, crearía condiciones equitativas para las empresas de todo el mundo y significaría que las pruebas no podrían trasladarse de un país a otro.

Si ya se ha verificado el escaso nivel de exactitud de estas pruebas para garantizar la salud de los seres humanos (40% -60%, según sus datos), ¿por qué se siguen realizando? ¿Qué hay detrás de todo esto?

Las razones por las que la prueba en animales persiste no suelen ser científicas. En cambio, puede deberse al conservadurismo dentro de las organizaciones. A veces es más fácil y más cómodo hacer lo que siempre se ha hecho. Incluso cuando se han desarrollado nuevas alternativas, a veces hay obstáculos burocráticos para implementar y hacer cumplir su uso.

Cuando leemos en el envase de un producto 'Clínicamente probado' o 'Dermatológicamente probado', ¿significa esto que se ha probado en animales?

No. Se han hecho muchos progresos en el establecimiento de métodos alternativos de ensayo que no son animales, y estas alternativas progresivas suelen ser más baratas, rápidas y mejores para predecir las reacciones humanas. También hay miles de ingredientes ya aprobados y productos disponibles.

Las alternativas humanas a las pruebas con animales pueden utilizar organismos simples como bacterias o tejidos y células humanos, así como modelos informáticos sofisticados.

Casi todos los tipos de células humanas y animales pueden cultivarse ahora en el laboratorio. Ambos tejidos sanos y enfermos donados de voluntarios humanos también pueden proporcionar una manera más relevante de estudiar los efectos de los productos químicos que las pruebas con animales.

¿En qué consiste la experimentación con animales? ¿Qué animales se utilizan?

Las pruebas de animales en cosméticos se hacen tanto para los productos terminados como para los ingredientes. Los experimentos científicos se realizan en animales, donde se someten a pruebas que probablemente les causan daño. Los conejos, ratones, ratas y cobayas son los animales más comúnmente utilizados en estas pruebas. Aproximadamente 500.000 animales se utilizan en todo el mundo en las pruebas de cosméticos cada año.

Si no se usan sustancias tóxicas en el desarrollo de cosméticos y productos para el cuidado personal, ¿no sería necesario probarlos?

No es posible saber si una sustancia es tóxica o no hasta que haya sido probada. Sin embargo, afortunadamente, hay alternativas a la mayoría de las pruebas estándar de animales que se realizan con el fin de identificar si una sustancia es tóxica o no.

¿Cuáles son los países que realizan estas pruebas?

Alrededor del 80 por ciento de los países del mundo todavía no tienen leyes contra la experimentación animal en cosméticos. En la mayoría de los países, no hay ningún requisito para poner a disposición del público, los datos de estas pruebas cosméticas. Esto significa que es imposible decir con certeza la frecuencia con la que se realizan, dónde está ocurriendo o cuántos animales están siendo utilizados. Podemos decir, sin embargo, que una sola prueba puede involucrar a cientos de animales y que hasta 1.400 animales podrían ser utilizados en las pruebas para testar un solo ingrediente cosmético. Por lo tanto, si sólo una empresa o un país realiza estos test, el impacto en la vida animal podría ser inmenso.

Basándonos en varios informes científicos, estimamos que el número de animales utilizados en las pruebas de cosméticos en todo el mundo podría ser de aproximadamente 500.000.

¿Es cierto que las empresas pueden quedar exentas de la aplicación de la prohibición en Europa si demuestran que no existe un sistema alternativo fiable?

No se pueden realizar ensayos con animales para fines cosméticos en Europa. Desde el año 2004 los ensayos con animales para productos cosméticos terminados están prohibidos, e igualmente, desde el 11 de marzo de 2009, se ha puesto fin a los ensayos con animales para ingredientes cosméticos ('testing ban'). Desde marzo de 2009, también está prohibido comercializar en la UE productos cosméticos que contengan ingredientes probados en animales con el fin de cumplir los requisitos de la Directiva («marketing ban»).

En el caso de que no sea posible llevar a cabo una evaluación de seguridad concluyente, debido a la falta de datos y porque no se pueden realizar nuevas pruebas con animales para fines cosméticos, no se debe utilizar el ingrediente correspondiente.

¿Cuáles son las alternativas a las pruebas con animales?

Con el avance científico, ahora hay muchas alternativas a los ensayos con animales disponibles. Una de ellas es utilizar tejido humano, ya sea donado por voluntarios o cultivado en un laboratorio. Los científicos incluso han conseguido que las células se conviertan en estructuras tridimensionales, como los órganos humanos en miniatura. Otra alternativa es utilizar modelos informáticos. Pueden ser utilizados para replicar aspectos del cuerpo humano e incluso predecir la seguridad de las nuevas sustancias cosméticas basadas en el conocimiento de las sustancias existentes.

¿Qué métodos alternativos utiliza The Body Shop?

Utilizamos las siguientes alternativas a las pruebas con animales:

1. Probamos en seres humanos

2. Utilizamos el modelado por computadora

3. Utilizamos alternativas validadas como la piel humana reconstituida

¿Cómo se logra el sello Cruelty Free?

La certificación Leaping Bunny es la certificación más robusta internacionalmente reconocida para cosméticos que no son probados en animales. Para recibir la acreditación, las empresas deben:

· Garantizar que no se realicen ensayos con animales en sus productos acabados y en los ingredientes de los que se compongan estos productos, en todas las etapas del desarrollo del producto. Esto se aplica a la empresa, sus laboratorios, fabricantes y proveedores de ingredientes.

· Supervisar activamente sus cadenas de suministro, obteniendo garantías anuales de que no se han llevado a cabo ensayos con animales.

· Acordar una auditoría independiente de su sistema de monitoreo de proveedores.

Después de enviar su campaña a la ONU y pedir una prohibición global, ¿cuál será el próximo paso?

La ONU trabaja con sus Estados miembros para implementar la convención. Para que la convención sea plenamente efectiva, debería ser ratificada por cada país miembro para incorporarla a la legislación nacional. Por eso es tan importante demostrar un apoyo global y público abrumador para esta prohibición para asegurar que todos los países se inscriban.

¿Estamos más cerca de lograr una prohibición?

The Body Shop ha estado haciendo campaña con nuestro socio Cruelty Free International desde la década de 1980. Desde entonces, hemos hecho campaña para prohibir los ensayos con animales en cosméticos en toda la UE, e influir en otras prohibiciones en países como Nueva Zelanda, India y Taiwán. Cada vez más países están siguiendo sus ejemplos, reconociendo que la prueba de cosméticos en animales está desactualizada e innecesaria. La lucha no ha terminado, pero estamos seguros de que esta campaña demostrará que el público cree que el tiempo para poner fin a los ensayos con animales para cosméticos ha desaparecido hace mucho tiempo y la práctica debe detenerse por todas partes y para siempre.

Comentarios