lunes 14.10.2019
diferentes tipos y formas confeccionados para decoración personal

Los abalorios, parte de la cultura de la humanidad

La moda de cubrir el cuerpo con cierto sentido estético lleva acompañándonos desde tiempo inmemorial, desde las primeras civilizaciones mediterráneas, como minoica, o las orientales nacidas en Mesopotamia, en la India y, cómo no, en el antiguo Egipto

Los abalorios, parte de la cultura de la humanidad.
Los abalorios, parte de la cultura de la humanidad.

Los adornos en el cuerpo no se limitaban exclusivamente a los tejidos, sino que se incluían los tatuajes y un sinfín de complementos artísticos, como los collares y las pulseras, con fines tanto ceremoniales como para atraer las relaciones sexuales.

En este sentido, los abalorios, elementos de diferentes tipos y formas confeccionados para decoración personal, han sido parte imprescindible en el desarrollo de las diferentes culturas, ayudando en la actualidad a ciencias, como la arqueología o la antropología, para discernir civilizaciones o dividir las distintas épocas dentro de una misma cultura.

Como decimos, algunos descubrimientos arqueológicos sugieren que ya se utilizaban en la Antigua Mesopotamia, así como también en la India, en forma de cuentas de oro. En Egipto, los nobles regalaban collares con cuentas de piedras preciosas de colores, así como también de cristal o cerámica. Los nobles mongoles y los cortesanos de Bizancio llevaban consigo collares de perlas. En Norteamérica, algunos indígenas y tribus africanas utilizaban collares de abalorios pequeños. Los aztecas los utilizaban como parte de su vestimenta principal, llamada Maxtlatl; sobre los hombros portaban una manta a la que llamaban tilmatl y que los nobles decoraban con plumas y abalorios.

Tipos de Abalorios

Los abalorios pueden ser de distintos materiales, colores, formas y calidades. Dentro de la inmensa cantidad de materiales susceptibles de englobarse en el término abalorio, se están imponiendo los cristales, entre los que destacamos varios tipos: el austríaco, el de Bohemia o "cristal checo" y el de Murano.

Los abalorios son estupendos para muchos tipos de creaciones artísticas, ya seas experto o principiante. Los abalorios pueden utilizarse para hacer bisutería, decorar ropa y accesorios e incluso creaciones en papel. Las posibilidades son infinitas, porque hay muchísimos tipos de abalorios. Es tal la variedad en cuanto a tamaños, formas y colores que no importa el tipo de trabajo que estés realizando, porque seguro encontrarás las cuentas adecuadas para tu proyecto.

En la tienda online abaloriosmurania, vas a encontrar la más extensa variedad de abalorios online de todo Internet, en todo tipo de materiales posibles; cristal, metal, cerámica, madera, acrílicos, resinas, aceros inoxidables, piedras semipreciosas, y un largo etc.

Aparte de estos tipos, también se están imponiendo los cristales fabricados en Asia. Entre todos ellos, podemos destacar un tipo de cristal austríaco que, por su calidad, brillo y variedad de formas y colores, tiene nombre propio: El cristal de Swarovski.

Abalorios de cristal

Dentro del amplio mundo de los materiales usados para los abalorios, el cristal ocupa un lugar predominante por el juego de colores, texturas y brillos que ofrece. Desde los abalorios opacos (no se pueden ver a través de ellos), abalorios traslúcidos (puede que tengan color en su totalidad o no y permiten que la luz brille a través de ellos), abalorios trasparentes (no tienen color, permiten que la luz brille a través de ellos y simplemente son transparentes, como el cristal de una ventana), abalorios mate (han sido introducidos en un ácido para conseguir este acabado) hasta abalorios iridiscentes (tienen un baño que refleja la luz en colores tipo arco iris).

Encontramos en este extenso mundo variedades muy especiales, como los abalorios AB (Aurora Borealis), que tienen principalmente cualidades iridiscentes o baños en spray en tonos plateados, los abalorios Picasso o moteados, que son opacos con una apariencia moteada en prácticamente toda su superficie o abalorios Givre, que son translúcidos y contienen una nube de color opaco en el centro o parte de la cuenta.

Estos son solo algunos ejemplos de todos los que podemos encontrar, pues en esta lista, aunque pueda parecer extensa, faltan muchos abalorios de cristales. A partir de ahí, las combinaciones son interminables, porque puede darse el caso de ser de más de un tipo a la vez, por ejemplo: los opalescentes y los Picasso.

Tal es la cantidad de variedad en estos cristales que no es de extrañar que haya abalorios para todos los gustos y para todas las necesidades, siendo empleados en multitud de trabajos de artesanía.

Comentarios