sábado 11.07.2020

Coque Malla se lanza a la "aventura" con un disco "¿revolucionario?"

Entre interrogaciones encara Coque Malla la doble revolución de su último disco: la que por un lado plantea descreído ante un mundo de "manipulación y mentiras"; y la que impulsa, por otro, confiado en el poder creativo y redentor de una música que aquí se interna por sorpresa hasta en el funk

Coque Malla se lanza a la "aventura" con un disco "¿revolucionario?"

"Yo siempre estoy con ganas de jugar y me enfrento a los discos con espíritu aventurero. Esa es la clave de lo que he hecho últimamente: si tengo una guitarra, un piano, unos músicos increíbles y podemos hacer 30 millones de cosas... ¡hagámoslas!", reflexiona.

Además de por ese disco y su próxima gira, Malla es protagonista en el tramo final de 2019 por un libro, "Sueños, gigantes y astronautas" (Editorial Efe Eme), que firma la periodista Arancha Moreno y que, en un repaso a sus grandes canciones, le ha servido "como un baño de ego" que le ha hecho emocionarse "muchas veces".

Con la crítica de acuerdo en celebrar el nivel de inspiración de sus últimos trabajos en solitario, especialmente desde "La hora de los gigantes " (2009), el ex-Ronaldo llega este viernes con una nueva entrega titulada "¿Revolución?" (Warner Music) en la que sus composiciones experimentan otra vuelta de tuerca.

"No es un disco conceptual de manera pretendida, ni siquiera me planteé hacer un disco sobre la revolución, pero ha terminado siéndolo. Me parece algo pedante llamarlo así, porque yo lo que hago son canciones, pero al terminar las letras vi una unidad, más que en las músicas, porque ahí es muy ecléctico", afirma.

Se abre con el corte que le da título, "un pregunta respondida de manera pesimista, con una amargura tremenda, una música que es como un tormenta de mal rollo" y una letra muy escueta en la que dice cosas como: "Nos tragamos todo lo que el mago oscuro nos hizo tragar".

"Ese mago oscuro son los poderes, pero también podemos ser nosotros mismos y esa nube negra de manipulación y mentiras", explica Malla (Madrid, 1969) ante lo vivido por ejemplo en los últimos días de la crisis catalana, "con medios de comunicación que hacen espectáculo de las noticias".

Esa actitud cínica ante el futuro da paso inmediatamente después a un tono más luminoso, optimista y colorido con "Nos queda la música" y otros cortes en los que, de manera inconsciente, alude varias veces a la búsqueda de un lugar idílico.

Cuenta que "¿Revolución?" es el resultado de un "proceso largo y muy paulatino en la composición" que comenzó hace dos años y medio, cuando concluyó la compleja producción del previo "El último hombre en la tierra" (2016), y le entraron ganas de coger la guitarra para esbozar cosas.

En el viaje de vuelta de un bolo repasó lo grabado en ese tiempo con su móvil y se topó con "ciento setenta y tantos audios", unas cuatro horas de escucha. Donde pensó que encontraría "dos o tres canciones", halló un disco entero: 20 bocetos que se convirtieron en 12 temas, reducidos finalmente a los 10 que integran su séptimo álbum de estudio.

Dos discos han sido decisivos en su forja: "Random Access Memories" (2013) de Daft Punk y "A Moon Shaped Pool" (2016) de Radiohead. Filtrados por su manera de entender la música surge este "fresco", más bien una película por su cualidad cinemática, como se aprecia en los cinco minutos de desarrollo de "América".

"Hacer una canción así esa era una ambición que tenía, fruto de una enseñanza muy asimilada gracias a The Divine Comedy. Siempre digo que sus letras son como novelas y sus músicas la banda sonora", cuenta.

Como características, subraya que es el álbum en el que menos ha tocado la guitarra de todos los que ha grabado en su carrera, para ceder un protagonismo mayor a los instrumentos sinfónicos, sin que este sea un disco de ese estilo.

Respecto al resultado, sorprendió especialmente cuando hace unos meses lanzó el primer sencillo, "Un lazo rojo, un agujero", corte con indudable influjo funk y la colaboración del rapero Kase.O, saliéndose así de los esquemas previos en los que se movía.

"Pensé que iba a haber más polémica con ese tema, pero de manera bastante unánime mis seguidores se lo han tomado muy bien. Quizás es porque es una canción muy disfrutona si te dejas llevar por ella sin premisas", señala.

Al directo lo llevará "sin complejos", porque el público va a escuchar "las canciones, una historia, una emoción y una melodía, no los arreglos" y, con el repertorio ya preparado, anuncia que además habrá "un bloque ronaldero bastante potente".

"Me he quitado bastantes complejos y prejuicios con Los Ronaldos. Esto es un poco como tener dos hijos y desatender al mayor mientras necesitas criar un poco más es al pequeño, hasta que está crecido y es sólido", comenta.

El 9 de noviembre arranca las presentaciones en vivo en el Centro de las Artes Escénicas y de la Música (CAEM) de Salamanca. Le seguirán ese mes Bilbao (Teatro Arriaga, día 13), A Coruña (Teatro Colón, días 21 y 22) y Sevilla (sala Custom, día 30).

Pasará además por ciudades como Barcelona (sala Razzmatazz, 31 de enero), Madrid (Wizink Center, 15 de febrero) y San Sebastián (Teatro Victoria Eugenia, 22 de febrero).

Comentarios