domingo 18.08.2019
Activista Jorge Mújica dice que muchos indocumentados tienen el derecho de seguir en ese país

John Lennon ‘ayudará’ a parte de los migrantes detenidos en EUA

De los 680 indocumentados que fueron arrestados el miércoles pasado en Misisipi, al menos los 300 que fueron liberados mantienen el derecho de seguir viviendo y trabajando en los Estados Unidos en apego a la Ley Nacional de Migración y gracias a un argumento jurídico esgrimido hace 47 años por el beatle John Lennon, que luego sirvió de inspiración al expresidente Barack Obama para su programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), conocido como dreamers (soñadores)
John Lennon ‘ayudará’ a parte de los migrantes detenidos en EUA

Esto lo afirma el activista mexicano radicado en Chicago, Jorge Mújica Murias, quien va más allá y refiere que incluso algunos de los mexicanos que siguen en prisión podrían, mediante un juicio individual, emprender una batalla legal para tratar de seguir permaneciendo en el vecino país.

Mújica, organizador de campañas estratégicas y miembro de la agrupación Arise Chicago Worker Center, que defiende y orienta a trabajadores principalmente en el medio oeste de Estados Unidos, refiere que las 300 mexicanos fueron liberados a “discreción”.

Entrevistado vía telefónica por Notimex, explica que esa discreción es una facultad de los agentes de Inmigración, de los jueces, y “por extraño, chusco o impactante que parezca, es algo que se utilizó por primera vez con John Lennon, por el abogado de Lennon, para evitar que fuera deportado”.

Hace 47 años, el entonces presidente norteamericano Richard Nixon -quien buscaba su reelección- y su gobierno, quisieron deportar al exbeatle, quien se proponía en una gira promover el empadronamiento de votantes.

Bajo el argumento de que en 1968 a Lennon le habían hallado residuos de cannabis en Londres, Estados Unidos pretendía expulsarlo, pero la leyenda musical contrató al joven abogado Leon Wildes (a quien por cierto no le interesaba la música de Los Beatles).

Hasta antes del caso Lennon, el Servicio de Inmigración y Naturalización, hoy USCIS, no había reconocido que usaba su propia discreción para decidir a quién deportar. Entonces el abogado Wildes, usando la ley de libertad de información, descubrió mil 843 casos en los que el Sistema de Inmigración y Naturalización había invocado esa facultad como parte de un programa secreto empleado en casos que no eran prioritarios.

Al revelarse la existencia del programa, al “SIN” no le quedó otra que admitir su existencia y emitió lineamientos oficiales sobre cómo se podía usarlo.

“Entonces la discrecionalidad, y es algo por demás curioso, el que ganó la aplicación de la discrecionalidad en Estados Unidos fue el exbeatle John Lennon, su abogado, quien comprobó que la "migra" tiene discrecionalidad. Te pueden deportar o también te pueden dar la residencia legal permanente”, relata Jorge Mújica Murias y enseguida ríe.

Y al final de cuentas, añade, eso es lo que utilizó el Presidente Barack Obama cuando creó este famoso programa Daka, dreamers o soñadores, que es un ejercicio de discrecionalidad, de decir todos aquellos que llegaron siendo menores de edad que desde los 16 a los 30 años pueden solicitar quedarse aquí en un estado protegido.

Mújica señala que los 300 indocumentados que fueron liberados en Misisipi recientemente son madres y padres soleteros, que tienen que hacerse cargo de sus hijos, por lo que los agentes de Migración los deja irse a sus casas y les da una fecha en la que se presenten en la corte.

Esta, apunta, es una buena noticia, pues aunque suene muy trágico, pues no se puede voluntariamente abrir un expediente y hacer una solicitud de residencia permanente.

“Pero si Inmigración te detiene automáticamente te abre un caso legal y entonces tienes la oportunidad de pelear tu caso, eres padre o madre soletera, eres una persona de buen carácter moral, tienes un trabajo estable, pagas tus impuestos, vas a la iglesia, contribuyes en la comunidad, etcétera.

“Y entonces demuestras que eres una persona valiosa para quedarse en Estados Unidos, porque además, si te deportan habría un sufrimiento extremo, esa es la terminología legal de parte de tus dependientes, entonces no te pueden deportar porque significaría deportar junto contigo a los ciudadanos estadunidenses que son tus hijos”, detalló.

Sobre el resto de los detenidos en las redadas de Misisipi, unos 380 mexicanos, el activista refirió que todo indica que pueden ser personas que llevan menos de dos años establecidos en los Estados Unidos, que tienen órdenes de detención previa, alguna orden de arresto, ya sea por delitos del fuero común o porque perdieron sus casos de inmigración.

En este sentido, añadió, es probable que tengan órdenes de deportación que nunca obedecieron, es decir, mucha gente que pidió asilo que perdió su caso en la corte, al no poder demostrar su caso de asilo.

En torno a los indocumentados que tienen la posibilidad de pelear su caso, dijo que se trata de juicios muy largos, tomando en cuenta que en los Estados Unidos solo hay unos 519 jueces de inmigración.

Solo en Illinois, dijo, se estima que hay alrededor de un millón y medio de mexicanos, de los que según estimaciones de universidades y activistas unos 500 mil son indocumentados.

“Entonces, si divides medio millón de casos entre 500 jueces, pues cada juez tiene mil casos a su cargo, y para atender mil casos se tardan entre seis y ocho años, por lo menos, y durante ese periodo como eres sujeto de un proceso legal en Estados Unidos tienes derecho a que te den un permiso de trabajo y tienes derecho a que te den un número del Seguro Social.

“Y ya con eso puedes vivir y trabajar por lo menos esos cinco, seis u ocho años que va a durar tu caso, y si ves que vas a perder el caso, a final de cuentas pues tienes es el tiempo para prepárate e irte”, agrega.

En la actualidad en Chicago, la quinta ciudad con más mexicanos en el mundo, reconoce Mújica, existe temor ante las recientes movilizaciones que ha realizado en diversos estados el servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Jorge Mújica Murias dice que a partir del jueves en “El Barrio 18” y “La Villita”, la más grande concentración en Chicago de mexicanos, con alrededor de 200 mil, así como en otros sectores se han corrido muchos rumores.

“Pero nosotros como organización tenemos que evitar los rumores, el pánico; sostenemos que el miedo paraliza y la buena información organiza, entonces hay que darle buena información a nuestros connacionales, a los hispanos, a todos los migrantes para que defiendan sus derechos, porque los tienen”, puntualizó.

Comentarios