jueves 13/8/20

Zapatero: la Alianza de Civilizaciones puede mitigar recelos tras la pandemia

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero considera que la Alianza de Civilizaciones, una iniciativa que propuso en 2004 y que cumple ahora quince años, puede ampliar su plan de acción y "mitigar los nuevos recelos" que puedan surgir entre países tras la pandemia de la COVID-19

Zapatero: la Alianza de Civilizaciones puede mitigar recelos tras la pandemia

En una entrevista coincidiendo con ese 15 aniversario del lanzamiento de la iniciativa por parte de Naciones Unidas, Zapatero explica que el proyecto nació para ayudar al entendimiento entre la cultura occidental y el Islam, pero en la actualidad puede tener un papel a desempeñar en todas las regiones del mundo.

Pone como ejemplo las crisis migratorias en el Mediterráneo o en EE.UU. pero también el "acercamiento y la tarea de diálogo para la paz" por los recelos que pueden surgir a raíz del coronavirus.

LA ALIANZA QUE SURGIÓ FRENTE AL "TERRORISMO MASIVO"

Zapatero echa la vista atrás y recuerda que cuando propuso la Alianza de Civilizaciones ante la Asamblea General de la ONU, en septiembre de 2004, "el mundo se enfrentaba a un nuevo tipo de terrorismo masivo: Nueva York, Bali, Madrid..." (seis meses antes, el 11 de marzo, la capital sufría el mazazo del yihadismo con los atentados de Atocha).

"Mi principal preocupación -dice- fue que no se abriese entre religiones y culturas un foso de rechazo y de odio. Quería proponer al mundo una iniciativa que contribuyera a movilizar a gobiernos y sociedades civiles en favor de la cultura de la tolerancia y el respeto".

Sin embargo, 15 años más tarde, admite, "seguimos sufriendo el azote del terrorismo. En demasiados países nuevos grupos terroristas han sembrado el terror y la muerte. Boko Haram, ISIS y tantos grupos más copan titulares a diario".

Zapatero asegura que la Alianza de Civilizaciones sigue vigente, "trabajando y creciendo" y pone en valor el papel de los Altos Representantes -en la actualidad está al frente el exministro socialista Miguel Ángel Moratinos-.

Cuenta además con un grupo de países amigos que componen 152 miembros y miles de jóvenes que se han implicado en programas de intercambio y la búsqueda de diálogo y respeto a la diversidad.

EL APOYO DE PEDRO SÁNCHEZ

A Rodríguez Zapatero le consta el apoyo del presidente de Gobierno, Pedro Sánchez. "Sé que está apoyando el trabajo del Alto Representante Miguel Ángel Moratinos".

El expresidente recuerda que Sánchez, en su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU (en septiembre de 2018), ya se refirió a la Alianza de Civilizaciones.

"Es una iniciativa co-patrocinada por España, que nació de un presidente de Gobierno español y los gobiernos sucesivos la han apoyado, tanto con una tarea diplomática como financiera".

Rodríguez Zapatero recuerda que, en un inicio, la misión de la Alianza de Civilizaciones fue un instrumento para fomentar el diálogo entre pueblos y religiones como una herramienta de prevención de conflictos.

Años más tarde, Moratinos propuso ampliar el campo de actuación e incorporar "la mediación" en asuntos con una dimensión sociocultural y religiosa.

Y explica que el Alto Representante compartió con él su Plan de acción 2019-2023, que incluye iniciativas ambiciosas como los planes de acción para proteger sitios religiosos y crear la 'Task Force' de la UNAOC (en sus siglas en inglés) para la mediación de conflictos identitarios.

NUEVOS DESEMPEÑOS: LA PANDEMIA Y LAS CRISIS MIGRATORIAS

Aunque fue promovida para el diálogo y la paz intercultural e interreligiosa, la Alianza, según Zapatero, tiene un papel que desempeñar en las crisis migratorias y en la actual pandemia.

"Sabemos que en todas las crisis económicas y sociales se buscan chivos expiatorios o culpables. Fomentar el diálogo y la paz es una tarea imprescindible para crear sociedades de paz", señala el expresidente.

Los campos en los que se mueve son muy diversos.

En 2015, la Alianza lanzó la iniciativa #SpreadNoHate que busca prevenir los discursos que incitan al odio y la representación negativa de los migrantes y refugiados en los medios.

Y lo hizo porque, según Zapatero, "somos responsables de la visión que promovemos sobre la convivencia porque esa visión bien puede acabar convirtiéndose en una profecía que se autocumple".

Para el expresidente, la experiencia histórica demuestra que las sociedades pacíficas son aquellas que se han dotado de un modelo de valores propio de una cultura de paz. "De modo que si queremos convivencia, hagamos convivencia, y con todos los medios a nuestro alcance". 

Comentarios