Lunes 19.11.2018
Exclusiva de Estrella Digital

Villarejo aconsejó al exalcalde de Boadilla cómo debía declarar en Gürtel

Arturo González Panero preparó su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional ayudado por el comisario ahora en prisión.

El comisario José Manuel Villarejo en una imagen tomada de un vídeo.
El comisario José Manuel Villarejo en una imagen tomada de un vídeo.

La trama Gürtel ya había estallado. Arturo González Panero estaba en el ojo del huracán y desde el PP se empeñaban en señalarle como uno de los artífices de la corrupción del partido conservador. El exalcalde de Boadilla debía declarar ante el juez y defenderse de unas acusaciones que él siempre ha desmentido. Quedaba poco tiempo para la citación y pidió ayuda a un hombre que siempre le había escuchado cuando se quejaba de las presiones de Bárcenas: un comisario que residía en su localidad. ¿Su nombre? Jose Manuel Villarejo.

González Panero y Villarejo coincidían por el municipio. Pronto, cogieron cierta confianza y el entonces alcalde se animó a hacerle ciertas confidencias. Le contó que Bárcenas le llamaba para pedirle que adjudicara a empresas afines al PP, que él siempre se había negado y que él solo se avenía a lo que marcaban los informes técnicos. Villarejo, entonces, le ofreció concertarle una entrevista con Bermúdez de Castro, como desveló Estrella Digital. Sin embargo, las cosas no mejoraron para Panero y siguió imputado en Gürtel.

Fue allí cuando Villarejo volvió a aparecer y le ofreció consejo al exalcalde. Él, como policía, sabía perfectamente cómo funcionaba la Justicia y, ante la inminente declaración de Panero, quedaron para hablar de cómo debía hacer su declaración. “Él me animó a que yo contara al juez todo lo que había pasado en Boadilla y que defendiera mi inocencia. Me decía que debía contar las insinuaciones de Bárcenas, que Correa me había ofrecido un dinero que yo rechacé. Él me decía: tú di esto, insiste en aquello…”, rememora Panero.

A pesar de los consejos, Panero decidió finalmente acogerse a su derecho de no declarar, aunque siempre se ha mostrado proclive a colaborar con la Justicia. Así, en posteriores ocasiones declaró que su relación con Bárcenas y Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama, habría cambiado a partir de 2004. Según el exalcade,  Bárcenas le impuso como concejal a Francisco Sánchez Arranz, próximo al extesorero y al presidente del Senado, Pío García-Escudero, desde 2003. No acaba ahí la cosa. La secretaria de la comisión de Hacienda que Arranz presidía en esa legislatura fue una funcionaria llamada Susana Sánchez Campos, que ahora es la primera teniente de alcalde en Boadilla con Antonio González Terol y que ya entonces una persona muy cercana a Bárcenas, según Panero.

En medio del enfrentamiento, González Panero dejó "no solo de tener trato con Correa sino que ni nos dirigíamos la mirada". Se convirtió así para la red Gürtel en "un obstáculo al que tenían que quitar", según explica ante Estrella Digital.  Tanto que Bárcenas intentó que dejara de ser cabeza de lista en las elecciones de 2007. Su plan fracasó y Panero habló con la entonces presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, para que Sánchez Arranz, exconsejero de Iberia ya fallecido, no formara parte de su candidatura. Ésta, sin embargo, le habría dicho, siempre según su versión, que tenía que convencer a al extesorero del partido. "Si no convences a Bárcenas, lo tengo que poner", ha asegurado que le dijo la líder regional. El intento por librarse de la influencia de Bárcenas fracasó.

Villarejo se convirtió de esta manera en un testigo privilegiado de lo que estaba pasando en el centro del PP de Boadilla. El comisario no tardó en compartirlo con altos miembros de la cúpula del partido conservador. Según detalla el propio policía a Ignacio López del Hierro en las grabaciones difundidas por Moncloa.com, “González Panero maneja mucha información sobre la investigación y lo mejor es que se mantenga en silencio”. Panero, por su parte, tiene previsto pedir que Villarejo declare como testigo en su causa para que corrobore ante la Justicia lo que él tanto tiempo lleva sosteniendo: que jamás aceptó un soborno y que todas las adjudicaciones se hicieron siguiendo los criterios de los informes técnicos.

Por su parte, Susana Sánchez ha asegurado a Estrella Digital que ella nunca ha sido cercana a Bárcenas y que sólo le conoce de haberle visto en la televisión. Además, Bermúdez de Castro ha negado tajantemente que se produjera ningún tipo de reunión con Panero y, menos todavía, que le desvelase cualquier tipo de irregularidad en el seno del partido. Además, ha querido remarcar que él no conoce de nada al señor Villarejo. “Es absolutamente falso”, ha zanjado.