sábado 21.09.2019
FERNANDO PALACIOS, INVESTIGADOR DEL CSIC

"Las administraciones validan informes sesgados para poner en marcha incineradoras"

El científico titular del departamento de biodiversidad y biología evolutiva del Centro Superior de Investigaciones Científicas de Madrid asegura que la planta de Valdemingómez "genera patologías" y funciona "sin que nadie tome medidas"

Fernando Palacios, investigador del CSIC.
Fernando Palacios, investigador del CSIC.

¿Está relacionada la actividad de las incineradoras con el cáncer?

Evidentemente parece que sí. Existen una serie de publicaciones sobre incineradoras en Inglaterra, Francia, Italia y España que están actualmente en funcionamiento que lo demuestran.

El estudio sobre Inglaterra (Knox.2000) revela que hay el doble de casos de cáncer infantil entre los niños que han vivido toda su vida en las proximidades de las incineradoras, a menos de cinco kilómetros.

Otro estudio hecho en España (Instituto de Salud Carlos III. 2012) muestra un exceso de mortalidad por cáncer a una distancia de cinco kilómetros de las incineradoras. Se hace mención especial al cáncer de pleura que es un 71% más alto por vivir a menos de cinco kilómetros de las incineradoras, un 18% más de cáncer de estómago o un 18% más de cáncer de hígado.

Estas publicaciones revelan claramente que hay un alto riesgo de contraer cáncer por vivir cerca de una incineradora. Y son incineradoras modernas, no antiguas. Las administraciones reconocen que las antiguas sí producían problemas de salud pero que las modernas están muy controladas. Sin embargo, es evidente que siguen produciendo patologías.

¿Por qué se permite que funcionen?

Yo no lo entiendo. Me da la impresión de que las administraciones no tienen en cuenta ni la investigación, ni la legislación. La normativa lo que dice es que los procesos de gestión de residuos no deben poner en riesgo la salud de las personas, tal y como recoge una Directiva del 2008 y una ley estatal de 2011. Sin embargo, hacen lo contrario.

Las administraciones no tienen en cuenta estas publicaciones. Dicen que las afecciones a la salud no van a ser importantes y dan por válidos estudios que los promotores de las instalaciones que hacen informes a la medida de las necesidades de las compañías. Hacen caso de esos informes y dan las autorizaciones para quemar residuos.

¿Esos informes están sesgados?

Claro, están sesgados. El estudio que se ha realizado sobre el proyecto de incineración de residuos que se va a construir en San Sebastián dice que no va a haber afecciones en los espacios de la Red Natura que están la mayoría a menos de 10 kilómetros de la instalación. Pero si miramos estudios sobre afecciones de incineradoras en el entorno, por ejemplo uno sobre una incineradora de residuos urbanos en New Jersey, las afecciones por concentración de mercurio llegan hasta 4,5 kilómetros. Otro realizado en Qebec que mide la concentración de metales pesados en el suelo confirma que las mayores concentraciones, como el plomo, están entre 7 y 17 kilómetros de la instalación.

¿Quién ha elaborado el estudio sobre la incineradora de San Sebastián?

Una empresa que ha sido contratada por el departamento de residuos de la Diputación de Guipúzcoa y ha hecho el estudio a medida de los requerimientos de la Diputación. La incineradora se va a instalar cerca de localidades importantes. Hay ciudades a menos de cinco kilómetros que se van a ver sumamente afectadas y el estudio dice que ninguno de los espacios de Red Natura, que están casi todos a menos de diez kilómetros, no se van a ver afectados y eso no es verdad. Además, hay vientos dominantes que vana a impulsar la contaminación a larga distancia.

¿Y en el caso de Valdemingómez?

El proyecto Medea de la Comunidad de Madrid recoge la contaminación y los vientos que genera el centro de Madrid y se puede ver que no afectan al municipio de Rivas y, sin embargo, está afectado. El proyecto Medea recoge que en cáncer de colon de mujeres, Rivas está en el puesto cinco, en el cáncer de esófago de hombres en el número seis, el cáncer de estómago en el número 8 al igual que el cáncer de pulmón.

¿Cómo es posible que si Rivas no está afectado por la contaminación de Madrid haya esas afecciones tan importantes de patologías de Cáncer? Lógicamente esto se tiene que deber a las emisiones de Valdemingómez. Hay que estudiarlo. Es evidente que Valdemingómez está produciendo patologías en todo el entorno y sigue funcionando tranquilamente sin que nadie tome ninguna medida.

¿Se debería haber hecho un informe de Impacto Ambiental?

Valdemingómez incinera ocho veces más residuos urbanos de lo que en la normativa de la Comunidad de Madrid se considera el valor mínimo para que se haga un estudio de Impacto Ambiental con carácter obligatorio. Es decir, por encima de cien toneladas al día es obligatorio hacer un estudio de Impacto Ambiental en una instalación y en Valdemingómez se incineran casi 800 toneladas al día y no se ha hecho. Eso es llamativo.

Puede que no tengan por qué hacerlo porque la ley de 2002 de prevención y control de contaminación no están sujetas a la obligatoriedad de cumplir la ley. Las administraciones siempre dejan rendijas, siempre hay un capítulo con excepciones, pero no es lógico. Éticamente hablando no se sostiene porque se está haciendo daño al medioambiente y a las personas.

Comentarios