Martes 19.03.2019
EL 19 DE JUNIO EN EL CONGRESO

El único Rey europeo que faltará en la proclamación de su hijo

Felipe de Bélgica, Guillermo de Holanda y el Gran Duque de Luxemburgo Enrique accedieron al trono en ceremonias en las que no faltaron sus antecesores en el cargo. Don Juan Carlos no estará en la proclamación del futuro Felipe VI “para darle todo el protagonismo”

El Rey Juan Carlos I y el heredero a la Corona, el Príncipe Felipe, en El Escorial. | GTRES
El Rey Juan Carlos I y el heredero a la Corona, el Príncipe Felipe, en El Escorial. | GTRES

El Rey Don Juan Carlos I ha decidido que el próximo 19 de junio no estará presente en la ceremonia de proclamación de su hijo, el futuro Felipe VI. Se convierte así en el único monarca europeo que ha optado por ausentarse de un celebración histórica tras anunciar su abdicación.  Ni la Reina Beatriz de Holanda, ni el Rey Alberto II de Bélgica, ni Juan de Luxemburgo faltaron el día de la proclamación de sus respectivos hijos como nuevos jefes del Estado. “Para dar todo el protagonismo al nuevo Rey”. Ésta ha sido la excusa filtrada por Zarzuela para justificar tan señalada ausencia.

La Familia Real, por su parte, estará representada por la Reina Doña Sofía, la Infanta Elena y las hermanas de Don Juan Carlos, doña Pilar y doña Margarita. Ellas serán las encargadas de acompañar en el Congreso de los Diputados a los nuevos Reyes, Don Felipe y Doña Letizia, y a las hijas de estos: la nueva Princesa de Asturias, Doña Leonor, y la nueva Infanta Sofía. Don Juan Carlos, y como era de esperar, su hija la Infanta Cristina y el marido de ésta, Iñaki Urdangarin –ambos imputados en el ‘caso Nóos’-, no estarán presentes en la ceremonia del próximo jueves.

Una estampa curiosa la del próximo jueves en el Parlamento Nacional, además de inusual en lo que al resto de monarquías europeas respecta. Tres han sido los Reyes que han accedido al trono precedidos por abdicaciones en los últimos 14 años; y en ninguna de dichas celebraciones han faltado los antecesores en dicho cargo. El primero fue Juan de Luxemburgo, que abdicó el 7 de octubre del 2000 en favor de su hijo, el Príncipe Enrique, después de 36 años de reinado. En este caso sí puede considerarse una tradición, su madre y su tía también abdicaron del Gran Ducado luxemburgués. Por supuesto, Don Juan no quiso faltar a la ceremonia de juramento y lectura del primer discurso de su hijo Enrique, con quien nada más terminar se fundió en un emotivo abrazo. 

Las posteriores, sin embargo, ya pillaron más de sorpresa. Aunque la abdicación también es una fórmula casi consuetudinaria en Holanda, su madre y su abuela también abdicaron, la decisión de la Reina Beatriz de Holanda de abdicar en favor de su hijo Guillermo el pasado 30 de abril de 2013 no la esperaban los holandeses. Y lo cierto es que abrió una nueva era en las monarquías europeas. El grave accidente que sufrió esquiando su hijo Johan Friso fue decisivo a la hora de tomar esta decisión. Permaneció durante año y medio en coma. Los Orange se negaron a desconectar al príncipe y decidieron emplazar los cuidados en el hospital Wellington de Londres, especializado en problemas neurológicos y cerebrales. Esta decisión no fue bien entendida por el pueblo holandés, que no compartía que se invierten 3.000 euros diarios en mantener a una persona clínicamente muerta. Finalmente, el príncipe Friso falleció en agosto de 2013 y nunca pudo ver a su hermano mayor como Rey. La Reina Beatriz eligió un día significativo para su abdicación. El día de su investidura. Ella, al igual que Juan de Luxemburgo, también decidió vivir este momento en primera fila.

Y de igual manera ocurrió con Alberto II de Bélgica, donde la abdicación es casi tan inusual como en España, donde por no existir, no existía ni una ley que la regulara. Cuatro meses después de Países Bajos, llegó el momento de Bélgica. Al Rey Alberto II, al igual que a Don Juan Carlos I, también le perseguía la sombra del escándalo. A punto de enfrentarse en los tribunales a una mujer de 45 años que reclamaba su paternidad. Y después de que la reina Fabiola (la esposa de su hermano, el fallecido Rey Balduino I), fuera criticada por haber usado una fundación para eludir tributar por la herencia de su esposo, tomó la decisión de abdicar en favor de su hijo Felipe el 21 de julio de 2013. Ése día, Alberto II tampoco quiso faltar.

España, "is different"

Aunque en España todo será diferente. En primer lugar, la ceremonia de abdicación y la ceremonia de proclamación no será el mismo día. Y en segundo lugar, el Rey Don Juan Carlos no acudirá a la proclamación en el Congreso. Ésta era la mayor incógnita de este día, y Zarzuela ya la ha despejado.

Ni la Constitución, ni protocolo de las Cortes Generales contemplaba la posibilidad de que hubiera una ceremonia de proclamación con dos Reyes, así que desde hace varios días la Casa Real, el Gobierno y el Congreso de los Diputados llevaban inmersos en la configuración de la celebración histórica del 19 de junio. Poco a poco ya se han ido conociendo detalles, pero sin duda alguna, el más sorprendente es el de la ausencia del que dentro de unos días se convertirá en Rey padre. En un principio, Moncloa barajó una ceremonia con los dos Reyes. Según los expertos en protocolo militar consultados por ESTRELLA DIGITAL, lo normal en este caso hubiera sido rendir honores militares en dos momentos. Primero a la llegada, los últimos a Don Juan Carlos como Jefe de Estado. Y a continuación a la salida, en este caso ya al nuevo Rey Felipe VI, y por lo tanto comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y capitán general de los Ejércitos. Aunque finalmente el aún Rey ha optado por no “restar protagonismo” a su hijo y no acudir.

Es tan el afán del Rey Don Juan Carlos por no robar protagonismo a su hijo, que incluso Zarzuela ha decidido que la ceremonia de abdicación y de proclamación se haga con un día de diferencia. De esta manera, se ha decidido que el 18 de julio –un día después de que la ley de abdicación haya sido aprobada por las cortes-, sea el acto solemne de sanción y promulgación de la nueva norma. Tendrá lugar a las 18.00 en el salón de columnas del Palacio Real de Madrid y a la misma asistirán 150 invitados, representantes de las principales instituciones del Estado. Don Juan Carlos firmará y sancionará su última ley como Monarca, la de su propia abdicación, tras 39 años de reinado. Aunque no será hasta un día después, el 19, cuando su hijo sea proclamado el nuevo Rey de España, el mismo día en el que el BOE publicará la ley que da trámite a la abdicación de Don Juan Carlos.

Día de la proclamación

Una larga jornada que arrancará a las 9.30 cuando don Juan Carlos imponga el fajín de capitán general a su hijo en la sala de audiencias del palacio de La Zarzuela. Media hora después, a las 10 de la mañana Don Felipe, vestido con el uniforme de gala del Ejército de Tierra, Doña Letizia, la nueva Princesa de Asturias, Doña Leonor, y su hermana, la infanta Sofía se dirigirán en coche hacia el Congreso de los Diputados. Y a las 10.30, representantes de los tres ejércitos le rendirán honores en la carrera de San Jerónimo. A continuación, y tras ser saludado por las autoridades, accederán al Parlamento por la Puerta de los Leones, que sólo se abre en ocasiones excepcionales -la última, para la capilla ardiente del expresidente Adolfo Suárez-. Entrarán en el hemiciclo y comenzará el acto solemne de proclamación: jurará como nuevo Rey de España y pronunciará su primer discurso, en el que desgranará las líneas maestras de su reinado. Una vez concluido el acto, y ya proclamados Reyes, Don Felipe y Doña Leticia presidirán un desfile militar desde la escalera de la Puerta de los Leones.

A las 11.30, los nuevos Reyes iniciarán un recorrido en coche por el Paseo del Prado, la calle Alcalá, Gran Vía, Plaza de España y Plaza de Oriente para saludar a los ciudadanos. Una vez en el Palacio Real saludarán desde el balcón central. Ahí sí les acompañará Don Juan Carlos y Doña Sofía, así como la Princesa de Asturias y su hermana Sofía. A las 13.00 comenzará una recepción especial en los salones del Palacio Real, último acto previsto de la jornada. La Casa Real ya ha anunciado que no asistirá ningún jefe de Estado extranjero ni ningún miembro de ninguna realeza del mundo. Además, tampoco acudirán los grupos parlamentarios republicanos: La Izquierda Plural (IU, ICV y CHA), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el Bloque Nacionalista Galego (BNG), Compromís-Equo, Geroa Bai y Amaiur.

Tal y como ya había anunciado Zarzuela, la ceremonia será aconfesional. Felipe VI jurará su cargo ante la Constitución y no habrá símbolos religiosos ni actos posteriores con carácter religioso, tal y como sí ocurrió en anteriores ocasiones. A partir del 19 de junio, Don Juan Carlos dejará de ser Rey de España, y por lo tanto jefe del Estado español, para convertirse en Rey "a secas". Seguirá siendo su Majestad.

Comentarios