Viernes 17.08.2018
Casi desnuda en público

Una concejala de Podemos lo enseña todo por carnaval

Hizo honor a su cargo de concejal de Transparencia y mostró todo su cuerpo por arriba y por abajo

El disfraz de María Romay.
El disfraz de María Romay.

Para que luego digan que los políticos no son fieles a lo que propugnan. Desde luego María Romay, la octava teniente alcalde del Ayuntamiento de Cádiz y concejal de Transparencia, Participación Ciudadana y Fiestas, lo ha sido con el disfraz que ha elegido para carnaval, apenas dejando nada por enseñar.

María Romay dio auténticamente la nota en el Gran Teatro Falla, donde se celebró la final del Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz 2018, al aparecer con un disfraz que emulaba a la estatua de la diosa Gades, que va desnuda. Eso sí, lo hizo tras poner a parir a una comparsa que subió un burro al escenario.

carnaval

El alcalde, que optó por senador romano -de la comparsa de Paco Alba 'Los senadores romanos' de 1968-, en plan homenaje al Brujo, padre y maestro de la comparsa, y cuyo centenario se celebra este año, al tiempo que defendía a capa y espada la libertad de expresión tras las últimas críticas: "Creo que en un momento de su historia, durante el Franquismo, el Carnaval de Cádiz tuvo censura y ya no va a volver a tenerla. Es la fiesta de la libertad, de la libertad de expresión, de la democracia, del pueblo, que lógicamente tiene que tener un mínimo de respeto".

Captura de pantalla 2018-02-12 a las 12.12.33

La escultura de la diosa Gades, en Cádiz

Según él, "a mí en mi casa me han enseñado que mi libertad acaba donde empieza la del otro. Eso sí, estoy convencido también que es un debate que nos ayuda a ponernos a nosotros mismos delante del espejo y crecer. Yo tengo mi propia teoría, hay un elemento, más allá de la libertad de expresión, y que es muy clásico de nuestro Carnaval, que es el doble sentido".

José María González subrayó que "para mí el humor siempre debe ser ascendente y transversal, jamás debe ser descendente", y hasta puso un ejemplo de ello, "la chirigota del Canijo, que lleva un tipo con estereotipos de la raza gitana, pues se ha reunido con una asociación, le ha enseñado su libreto y les ha preguntado, qué os parece, cómo puedo mejorar, eso me parece maravilloso. Eso no se llama censura, se llama respeto. Creo que marca una estela a seguir".

Comentarios