viernes 05.06.2020

El último decreto ley del Gobierno provoca malestar en la oposición y en aliados

El último decreto ley para hacer frente a la expansión del coronavirus ha generado malestar en los grupos de la oposición, pero también entre los aliados parlamentarios del Gobierno, por la ausencia de información que han tenido sobre esta última medida de Pedro Sánchez

El último decreto ley del Gobierno provoca malestar en la oposición y en aliados

Fuentes de los tres partidos políticos que en el Congreso suelen apoyar las iniciativas del Ejecutivo han señalado a Efe este lunes que las "formas" que ha empleado el presidente para aprobar el último decreto han sido "desafortunadas".

Más cuando el miércoles pasado, en el pleno convocado para autorizar la prórroga del estado de alarma, los portavoces de algunos de estos grupos fueron vehementes en la defensa de un paro casi total de la producción, salvo en los servicios esenciales.

ERC, Más País y Compromís se pronunciaron a favor de un confinamiento más duro que consistiera en la paralización casi total de la producción. Hasta el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, contempló la opción.

Además, tanto ERC como EH Bildu, JxCat y el BNG registraron propuestas para su aplicación durante la prórroga del estado de alarma que abogaban por la interrupción económica casi completa.

Todas fueron rechazadas por una abultada mayoría parlamentaria, siempre por encima de los 300 votos en contra, ya que así actuaron PSOE, PP, Vox, Unidas Podemos y Cs, entre otros.

Hubo debate al respecto en ese pleno de hace cinco días, al que acudió Sánchez para explicar los motivos que habían llevado al Gobierno a alargar 15 días el estado de alarma.

Y el presidente, en la réplica, dijo a los portavoces que le instaron a una restricción aún más severa de los movimientos de los ciudadanos: "Todos estamos de acuerdo con las líneas básicas, que consisten en evitar la movilidad innecesaria y reducir la actividad económica que no sea esencial. Bien, ¿qué es esencial?, ¿qué no es esencial?", se preguntó.

Posteriormente, pidió no convertir este asunto en "una causa de fe" o en un "debate ideológico", según consta en el diario de sesiones.

El sábado pasado Sánchez anunció la aprobación, el domingo, de un nuevo decreto ley por el que se establecería una interrupción casi total de la economía. El decreto ha entrado en vigor este lunes después de que se publicara en el BOE al filo de la medianoche.

Fuentes del PNV, a tenor de los acontecimientos, han reparado en estas "formas", pero para lamentarlas.

Los nacionalistas apoyaron la convalidación de los anteriores decretos económicos aprobados para hacer frente al impacto que augura la crisis del coronavirus, y respaldaron también, en el Congreso, la autorización de la prórroga del estado de alarma.

Según han subrayado sus fuentes, la actuación del PNV en la Cámara seguirá siendo leal mientras dure la crisis, pero lanzan una advertencia: "La confianza en el Gobierno ha quedado resentida".

Dos fuentes de información habitualmente afines al Gobierno coinciden en denunciar la ausencia de llamadas o mensajes. Una de estas fuentes contrasta las explicaciones fluidas que hubo antes de la llegada al Congreso de los anteriores decretos con la ausencia total de diálogo que ha constatado ahora.

Todas las fuentes consultadas entre grupos nacionalistas, independentistas y de izquierdas se muestras predispuestos a apoyar la convalidación del decreto ley cuando llegue al Congreso, pero no evitarán las críticas.

El PP, por medio de su líder, Pablo Casado, ha ido más allá y ha avanzado que rechazará el decreto, aunque si el Gobierno se aviene a incluir cambios, la decisión podría virar hacia el apoyo a la abstención.

Casado también ha lamentado que Sánchez no le hubiera informado sobre sus planes antes de contárselos al país. Se siente engañado, ha reconocido.

Cs también ha manifestado su contrariedad a través de su líder, Inés Arrimadas. 



Comentarios