martes 25.02.2020

Ullate, 20 años formando profesionales

Después de 27 años dedicado exclusivamente a la formación y a la creación artística, Víctor Ullate vuelve a los escenarios. Un inesperado regreso que ha hecho coincidir con el estreno del último trabajo de su compañía: obra-homenaje dirigida por el también bailarín y coreógrafo Eduardo Lao, mano derecha de Ullate. Con ella pretende no sólo conmemorar el 20 aniversario de la fundación de la Compañía de Danza de la Comunidad de Madrid, sino reconocer la tenacidad y la valía del maestro Ullate al frente de la misma. Encantado y agradecido por el apoyo recibido a lo largo de su carrera, el bailarín zaragozano, en una distendida conversación con ESTRELLA DIGITAL, nos ha confesado que su ilusión siempre fue que "España contase con una compañía que pudiese pasearse por todo el mundo y con una buena cantera de bailarines". Un deseo que ha visto cumplido tras comprobar el éxito alcanzado por algunos de los que un día fueron alumnos suyos: Tamara Rojo, Ángel Corella, Joaquín de Luz y Ana Noia, entre otros muchos.

En 1988 nace la Compañía Víctor Ullate Ballet. ¿Cómo fueron los inicios? ¿Cómo surge la oportunidad de formar la compañía?

La vida te va dando pautas y te va diciendo lo que tienes que hacer. La vida es sabia. Cuando comencé a actuar con el Ballet Nacional salí fuera, pero pronto me di cuenta de que mi labor estaba en España. Aquí monté mi propia escuela y durante años trabajé muy duro. Surgieron alumnos, con ellos crecí. Hasta que TVE me encargó hacer un programa de danza en televisión y ello me dio mucho prestigio. A continuación, el Gobierno español me invitó a un viaje a China, que compartí con otros artistas de nuestro país, y allí Javier Moro me ofreció la posibilidad de formar mi propia compañía. Así es como nació la Compañía Víctor Ullate. Cosechamos éxito tras éxito, y al no haber nada parecido en España el público se volcó mucho en el proyecto.

Desafíos y adversidades por los que Víctor Ullate ha tenido que pasar para conseguir formar una compañía de renombrado prestigio.

A los diez años, la compañía funcionaba muy bien artísticamente, pero económicamente iba muy mal. Yo dije que dejaba la compañía. Alberto Ruiz-Gallardón, por aquel entonces presidente de la Comunidad de Madrid, se enteró de la situación por la que atravesaba el Ballet e hizo todo lo posible para que nuestra compañía llevase el título de la Comunidad. A partir de ese momento comenzó a ser semiprivada, ayudada por la Comunidad de Madrid. Y gracias a su apoyo la compañía ha podido crecer hasta límites insospechados, en los que hoy, por supuesto, nos encontramos.

20 años al frente de una compañía de éxito. Todo un hito en la historia de la danza española. ¿Qué supone eso para usted?

Ha supuesto muchísima satisfacción, alegría e ilusión. Ilusión porque España tuviese una buena cantera de bailarines y una compañía que pudiese pasearse por todo el mundo.

¿Dónde cree que reside el éxito de la Compañía que usted dirige?

Todas las personas no somos iguales ni tenemos la misma capacidad de trabajo. A mis alumnos siempre les he enseñado que lo importante no es levantar una pierna, sino cómo la levantas, lo que quieres decir al levantar un brazo, al mirar al público y al hacer un gesto. Yo creo que es muy importante no hacer las cosas por hacer, sino que tengan un sentido, y eso es lo que al final me ha hecho ser maestro. No me interesa sólo la técnica, también considero importante la parte personal de mis alumnos. Me intereso por ellos e intento motivarles. Creo que ahí, probablemente, resida el éxito de la danza que hacemos tanto mis alumnos como yo. Y que ha hecho de esta compañía una de las más importantes.

¿Cree que hay suficientes escuelas de danza en nuestro país?

En España hay mucha gente, con muchas ganas, interés y esfuerzo. Creo que cada uno en nuestro ámbito estamos haciendo todo lo posible. Hay mucha gente como yo que está luchando por que España, en cuanto a danza, florezca.

¿Qué evolución cree que ha sufrido la danza española desde 1988 hasta hoy?

La danza española no tiene nada que ver con respecto a cuando yo empecé. La evolución ha sido sobresaliente. Y sin duda alguna, ha sido positiva. Sobre todo, gracias al esfuerzo empleado por muchos de los que amamos la danza. Cada uno a su nivel, pero todos estamos interesados en que la danza florezca y en que se hable de esta disciplina tanto dentro como fuera de nuestro país. Este fin de semana estuvo en el Teatro Real la directora del Conservatorio de Murcia y me contaba que cada vez reciben más apoyos para crear encuentros entre bailarines y fomentar la danza. Está claro que cada uno hacemos lo que podemos, pero para mí esto supone un claro ejemplo de que la danza está evolucionando.

Una de las principales críticas por parte de los bailarines españoles es que en España no hay posibilidad de evolucionar. Se sienten obligados a salir fuera. ¿Qué piensa al respecto?

Yo pienso que eso no es cierto. Soy consciente de que nadie es profeta en su tierra y que a los bailarines españoles les cuesta más triunfar en España que fuera. Se adquiere el éxito mucho más rápido y creo que ése es el motivo por el que deciden abandonar el país. Hoy día no es como hace unos años, hoy existe gran cantidad de grupos de danza. Por ejemplo, Ángel Corella acaba de abrir una compañía, también tenemos una Compañía Nacional de Danza y hay grupos interesados en dar a conocer la disciplina a través de los medios de comunicación. Por tanto creo que no es necesario salir fuera de España para poder bailar.

¿Considera la danza una disciplina marginada en nuestro país?

En lo que a mí trabajo respecta no. Los teatros por los que yo paso suelen llenarse siempre. El Teatro Real, desde que estrenamos el nuevo espectáculo, permanece lleno.

Con motivo del 20 aniversario nace 2 you maestro. ¿Cómo habéis conseguido resumir tanta historia en un único espectáculo?

Ésta fue una idea de Eduardo Lao. Él me tiene mucho cariño y admiración y decidió hacer un recorrido por la historia de mi vida profesional y sobre todo por la evolución que ha sufrido la compañía desde hace varios años. Él me consultó las piezas que quería introducir y a mí me pareció muy bien. Yo creo que lo ha hecho muy bien. Con un hilo conductor que tiene que ver con mis aficiones. Le dije que me encantaba Antonio Molina e introdujo algunos fragmentos de su obra para conectar las piezas que componen 2 you Maestro.

¿Imagino que es un honor para usted que su hijo, Josué Ullate, debute en esta obra tan importante y emotiva para usted?

Para mí ha resultado ser una de las cosas más bonitas de esta nueva obra. Me ha dado fuerza y me ha emocionado ver cómo mi pequeño crecía dentro del escenario del Teatro Real.

Próximos proyectos de Víctor Ullate

Lo cierto es que tengo muchas ideas en mente, pero prefiero no adelantar nada, por temor a que se gafen (carcajadas). Aunque te diré que una de mis prioridades es rescatar proyectos de la compañía un poco olvidados, como Beethoven, espectáculo en el que la compañía puso mucho empeño y que siento que aún no se le ha hecho el suficiente caso.

Existen rumores de la posibilidad de que nazca una nueva compañía nacional de danza, apoyada por el Ministerio de Cultura y la Comunidad de Madrid. ¿Es cierto que le han ofrecido dirigirla?

Es cierto que existe el proyecto. Aunque aún no se ha confirmado nada al respecto de la dirección. Si me lo ofrecen me sentiré muy satisfecho y orgulloso y procuraré hacerlo lo mejor posible. Si no es así, apoyaré el nombramiento y le desearé toda la suerte del mundo.