sábado 07.12.2019

Una treintena de universitarios vuelven a encerrarse en la biblioteca tras los incidentes de ayer

Una treintena de estudiantes se han encerrado nuevamente esta madrugada en la biblioteca de la Universidad Pompeu Fabra para llevan a cabo una huelga a la japonesa, según ha informado la asamblea por los derechos de los estudiantes. Por otro lado, ayer la manifestación de más de un millar de estudiantes universitarios en Barcelona para protestar contra el desalojo de la UB, derivó en cargas policiales en Las Ramblas y la Via Laietana que causaron medio centenar de heridos -entre ellos un niño de diez años que paseaba con sus padres- y varios detenidos.

En un comunicado han señalado que el encierro se ha llevado a cabo "para estudiar para los exámenes y por un nuevo plan de estudios, que nos exige más horas de trabajo personal ilimitado" y poder conciliar el modelo pedagógico que impone el plan Bolonia.

También han asegurado que todos los jóvenes que están llevando a cabo esta acción están matriculados en la UPC y que este acto "es una actuación legítima dentro del marco de las libertades colectivas que se deberían dar a una sociedad democrática y de derecho".

En el comunicado, en el que aseguran que el rector, Josep Joan Moreso, ha aceptado reunirse con la asamblea de estudiantes, condenan también la actuación de ayer de los Mossos d'Esquadra en la puerta del rectorado de la Universidad de Barcelona y la dura represión de la manifestación de los estudiantes.

Protestas de ayer

El Servicio de Emergencias Médicas (SEM) atendió esta noche a 24 estudiantes y 32 mossos, todos ellos heridos después de que los manifestantes 'antibolinia' iniciaran la concentración en la Plaza Universitaria, informaron fuentes de la Policía de la Generalitat.

Al acto, no autorizado según los mossos, asistieron 2.500 personas, según la Guardia Urbana, y 5.000 según el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC).

Las cargas se han iniciado en el mismo arranque de la marcha para evitar que los manifestantes ocuparan Las Ramblas.

Tras este momento de tensión, el gran despliegue policial —más de una veintena de furgones policiales y un helicóptero— han logrado apaciguar los ánimos, si bien las proclamas antipoliciales "mossos fuera de la universidad" y los lanzamientos de bolas de pintura han continuado. Cuando la masa humana ha alcanzado la Via Laietana, los altercados se han reproducido.

Botellas, mesas, sombrillas y demás enseres han volado de las mesas de las terrazas ubicadas en las calles por las que ha transcurrido la manifestación, especialmente en el barrio del Born, cuando la policía ha cerrado el paso a los estudiantes en su intento de dirigirse hacia la Plaza de Sant Jaume.

La protesta empezó como una concentración en la Plaza Universitat, pero los estudiantes iniciaron una manifestación improvisada que se disgregó tras cuando los estudiantes penetraron en el barrio de La Ribera para huir de las cargas.

El encierro era un "riesgo" según la Universidad

La UB ha asegurado por medio de un comunicado que el rectorado había pedido la intervención policial para el desalojo ante la "imposibilidad de garantizar las mínimas condiciones de seguridad, tanto de las personas como del patrimonio" y después de que el encierro hubiera derivado, a su juicio, "en una situación de riesgo marcada por un clima de provocación y deterioro de la convivencia".

Por su parte, el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans, mayoritario en los claustros de las universidades catalanas, ha pedido la dimisión inmediata del rector de la UB, Dídac Ramírez, y de su equipo, por haber reclamado el desalojo.

Al mismo tiempo, ha exigido al conseller de Universidades, Josep Huguet, y a la comisionada de Universidades, Blanca Palmada, que se posicionen públicamente sobre la entrada de las fuerzas policiales en las universidades públicas catalanas.

CiU y PP han pedido explicaciones al conseller del Interior, Joan Saura, por estos enfrentamientos, a la vez que han responsabilizado al conseller Huguet del recrudecimiento de las protestas.

Una treintena de universitarios vuelven a encerrarse en la biblioteca tras los...