lunes 09.12.2019
EL CONGRESO CIERRA SUS PUERTAS HASTA MEDIADOS DE ENERO

Diputados y senadores cobrarán 15.000 euros por cuatro o seis días de trabajo

Sus señorías, que cobran una media de 5.000 euros mensuales, seguirán percibiendo sus suculentas asignaciones hasta final de año pese a que en octubre sólo hayan trabajado entre cuatro y seis días y ya no tengan obligación de acudir al Congreso durante los próximos dos meses. Este dispendio costará a las arcas públicas 5.250.000 euros en el caso del Congreso y 3.442.751 euros en el del Senado

Los diputados, con sus maletas, tras la última sesión de control al Gobierno de la legislatura. Foto ED
Los diputados, con sus maletas, tras la última sesión de control al Gobierno de la legislatura. Foto ED

Sus señorías están de enhorabuena. Los españoles les pagarán una media de 15.000 euros por cabeza de aquí a final de año en concepto de "indemnización de transición" para hacer frente al periodo sin actividad durante las próximas ocho semanas hasta que se celebren las elecciones generales del 20 de diciembre. Esto significa que los senadores y diputados cobrarán dos mensualidades íntegras sin pisar el Congreso y el Senado, lo que ascendería a una media de 10.000 euros por cada parlamentario, más la mensualidad que cobrarán este mes de octubre por sólo seis días de trabajo (en el caso del Congreso) y cuatro (en el caso del Senado), puesto que el mes laboral se ha clausurado este miércoles, una semana y media antes de su finalización.

Los diputados acudían este miércoles a la última sesión de control al Gobierno con sus maletas, las cuales no tendrán que volver a mover de sus respectivas provincias hasta mediados del próximo mes de enero, si así lo vuelven a decidir los ciudadanos. Esta incertidumbre está bien pagada. Según el Reglamento de pensiones parlamentarias y otras prestaciones económicas a favor de los exparlamentarios, aprobado por las Mesas del Congreso de los Diputados y del Senado en su reunión del día 11 de julio de 2006, el objetivo de esta paga es que los diputados puedan hacer frente al periodo de 53 días que hay entre la disolución del Parlamento y la víspera de las elecciones generales, puesto que se supone que los parlamentarios no pueden buscar trabajo hasta no saber si volverán a salir elegidos o no.

Según el artículo 11. 1 de dicho reglamento, los miembros de las Cortes Generales que causen baja por disolución de las Cámaras tendrán derecho a percibir una indemnización de transición en un pago único y en la cuantía que determine la Mesa de la respectiva Cámara con cargo a su Presupuesto. El Congreso de los Diputados, a diferencia del Senado, no hace pública la cantidad que los diputados podrán recibir a este respecto. No obstante, la información que circula a este respecto es que los diputados que deciden acogerse a esta asignación (cuya lista sí es pública) no sólo tienen derecho a su sueldo base de 2.813,87 euros al mes, sino que también se les mantiene la indemnización por manutención de 870 euros por mes si viven en Madrid o 1.823 si viven fuera, (pese a que no se muevan de sus casas, salvo los miembros de la Diputación Permanente), más los complementos, que oscilan entre 600 y 3.000 euros aproximadamente.

En el caso del Senado, la cuantía bruta de dicha indemnización será la resultante de multiplicar la cantidad de 154,54 euros por el número de días que medien entre el día de la disolución o el siguiente al de la expiración del mandato y el día anterior a la fecha de las elecciones, ambos incluidos. Lo que asciende a 8.190, 62 euros. Además, la Cámara Alta también deja claro que "autorizar el pago, hasta el momento de constitución de las nuevas Cámaras, de las cuotas y cotizaciones correspondientes a los Regímenes general y especiales de la Seguridad Social, derechos pasivos y mutualidades funcionariales y profesionales".

¿Error en la web del Congreso?

Aunque a esta "indemnización de transición" hay que sumarle el sueldo de octubre, que por cuatro o seis días de trabajo los senadores y diputados también van a cobrar su nomina íntegra. El Congreso, no sabemos si por error o no, marca en su agenda parlamentaria más días de los que los diputados han trabajado. Según establecen sus convocatorias y órdenes del día, los plenos que se han celebrado en octubre han correspondido a los días 1, 13, 14, 15, 20, 21. Sin embargo, tal y como se puede comprobar en la imagen que se adjunta a continuación también se han marcado como plenos los días 19, 23, 27, 28 y 29, pese a que ni ha sido, ni será así. El Senado, por su parte, sólo establece 4 días de pleno, que sí se ajusta más a la realidad.

Captura de pantalla 2015-10-21 a la(s) 18.31.17

En total, este dispendio costará a las arcas públicas 3.442.751 euros en el caso del Senado; y 5.250.000 euros en el Congreso.

Comentarios