lunes 30.03.2020
La última propuesta de Esperanza Aguirre

Un sector del PP considera una “tontería” y una “equivocación” fusionarse con Ciudadanos

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid se ha mostrado partidaria de que PP y Ciudadanos se fusionen en un único partido de centroderecha. Hay 'populares' que creen que al PP "le viene bien otro partido más en el centro que pueda llegar al votante al que él nunca llegaría”

¿Beneficia al Partido Popular la existencia de Ciudadanos? ¿Si no es así, qué deben o pueden hacer los ‘populares’? El debate existe. Eso es evidente. Pero la respuesta parece que genera discrepancias internas en el seno ‘popular’. La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, lanzó este miércoles, en un almuerzo-coloquio en el Círculo Ecuestre de Barcelona, su propuesta: una fusión. Es decir, que PP y Ciudadanos monten un partido de centroderecha, puesto que ambas fuerzas comparten la "misma raíz" liberal y conservadora. Una idea calificada de “tontería” por fuentes ‘populares’ consultadas por Estrella Digital. “No tiene sentido. No sumaríamos lo mismo. 6+2=7”, rematan las mismas fuentes, en la línea de la advertencia que meses atrás ya hizo Íñigo Errejón cuando se puso sobre la mesa la unión de Podemos e Izquierda Unida.

Hay un sector en el PP, que pese a no mostrar mucha simpatía por la formación naranja, ni su discurso político, sí piensa que un “partido centrista”, del estilo de Ciudadanos, “pone las cosas más fáciles al PP”. “Si lo abducimos, nos equivocamos”, advierten desde el PP, que ironizan con que la “politología nunca fue el fuerte” de Aguirre. “Al PP nos viene bien otro partido más en el centro que pueda llegar a un votante al que el PP nunca llegaría”, insisten estas fuentes, que también advierten de que “muchos votantes de Ciudadanos jamás votarían al PP”. De hecho, un sector ‘popular’ está convencido de que “siempre ha existido” un tipo de elector que “votaba al PSOE sólo por rechazo al PP”, y que ahora vota a la formación naranja.

Según recuerdan desde el PP, esa fue una parte del voto de CDS, después de UPyD y ahora de Ciudadanos. Eso sí, tal y como ha demostrado la historia, ese voto no siempre ha puesto las cosas fáciles al PP para gobernar, aunque en el Partido Popular hoy le ven un sentido mayor. “Puede que a nosotros ese voto no siempre nos dé el gobierno, pero lo que sí sabemos es que nunca se sumará a un proyecto en el que esté Podemos. Lo que hará será moderar al PSOE”, reflexionan fuentes ‘populares’.

La irrupción de Ciudadanos dividió al PP

La irrupción de Ciudadanos en la escena política nacional, que ya tenía a sus espaldas diez años de historia en Cataluña, pilló al Partido Popular con la marcha cambiada. Hubo discrepancias en las declaraciones públicas que vertieron durante meses sus dirigentes sobre la nueva formación. A veces, decían que la formación liderada por Albert Rivera era de izquierdas, para intentar evitar la fuga de votos que se estaban produciendo como consecuencia de los recortes y la corrupción.

Después, aceptaron que su estrategia de tildar a Ciudadanos de “izquierdas” había fracasado, y pasaron a la acción: asumieron que compartían espectro político con Albert Rivera; y su campaña electoral del 26J se centró en reclamar el voto útil y recordar al electorado de derechas que votar a la formación naranja podía significar dar más escaños y representatividad a Podemos. Es decir, recurrieron al miedo, y no les salió del todo mal: el PP pasó de 123 escaños a 137 en seis meses. Y Ciudadanos cayó de 40 a 32.

El nuevo runrún interno ‘popular’ es ¿y ahora qué? Mariano Rajoy ha conseguido salir investido presidente del Gobierno con los 32 “síes” de Ciudadanos y las 68 abstenciones del PSOE. Pero eso no significa aún que pueda gobernar. En el PP existe cierto convencimiento de que los socialistas no están en disposición de ir a unas terceras elecciones en junio de 2017; y que sólo por eso permitirá que los Presupuestos salgan adelante. Pero esto es más un deseo, que una realidad.

Por el momento, la decisión anunciada por el PSOE es la de votar “no” a las nuevas cuentas ‘populares’. Los diputados y senadores del PP confían, o bien en el apoyo del PNV o, de nuevo, en una “rectificación” de los socialistas. En el PP dan por supuesto el “sí” de Ciudadanos. Los ‘populares’, públicamente dan por seguro este apoyo, pero internamente saben que no saldrá gratis. Ésta es la razón por la que en las últimas semanas desde el Partido Popular se ha dejado entrever que no sería una mala idea incluir a miembros de Ciudadanos en el nuevo Ejecutivo.

La oferta estuvo sobre la mesa, pero Rivera se ha resistido hasta el último momento. Los ‘populares’ arrancarían la legislatura más tranquilos con 169 apoyos asegurados, aunque eso no les diera la llave de la gobernabilidad. Por el momento, la formación naranja está dispuesta a demostrar que podrá hacer la “misma” oposición que el resto de grupos parlamentarios. Aunque no descartan alianzas más serias en un futuro en el que ya no esté Rajoy al frente del Partido Popular. ¿Esto podría acabar en una fusión formal? Esa es una incógnita que sólo el tiempo podrá despejar. 

La oferta estuvo sobre la mesa, pero Rivera se ha resistido hasta el último momento. Los ‘populares’ arrancarían la legislatura más tranquilos con 169 apoyos asegurados, aunque eso no les diera la llave de la gobernabilidad. Por el momento, la formación naranja está dispuesta a demostrar que podrá hacer la “misma” oposición que el resto de grupos parlamentarios. Aunque no descartan alianzas más serias en un futuro en el que ya no esté Rajoy al frente del Partido Popular. ¿Esto podría acabar en 

loading...
Comentarios