domingo 23.02.2020
CANDIDATO PARA COMISARIO DE ENERGíA

Se complica la elección de Cañete

El PSOE vuelve a ignorar el pacto que existe en Bruselas entre conservadores, socialistas y liberales e insiste en que el exministro español no puede ser comisario. Los verdes se oponen a su nombramiento y los socialistas europeos exigen más información. La decisión se aplaza

Miguel Arias Cañete comparece en el Parlamento Europeo. | GTRES
Miguel Arias Cañete comparece en el Parlamento Europeo. | GTRES

Ni "pactos precocinados", ni nada. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sigue creyendo que Miguel Arias Cañete no es apto para asumir la Comisaría de Energía y Acción climática. "Lo que piensa del cambio climático es 'uf, qué calor hace'", ha ironizado el líder socialista durante un desayuno informativo que ha protagonizado este jueves en Madrid, en el que ha asegurado que los socialistas españoles no van a respaldar al candidato español, porque no se trata de "una cuestión nacional", sino que son "las acciones y las omisiones" de cada uno las que forjan su "presente" y su "pasado político".

Sánchez, además ha denunciado que el exministro hubiera "escondido el sobresueldo que cobró como responsable del PP en su declaración" ante el Parlamento europeo y ha considerado "lamentable" que después se viera "obligado" a reconocerlo. Y por lo que se refiere a sus acciones, el líder del PSOE ha aludido a su gestión en el campo de la energía y el cambio climático como ministro del Gobierno de Mariano Rajoy. El líder socialista ha explicado que los socialistas están pidiendo en la UE una política energética común y una lucha decidida contra el cambio climático y, por eso, no pueden apoyar que se encargue de estos asuntos el exministro que elaboró la actual ley de costas, que no reconoce los efectos del cambio climático, que ha formado parte del Ejecutivo que ha "desmantelado las energías renovables" e incluso ha sido apercibido por la UE por no transponer la directiva comunitaria de eficiencia energética.

Sánchez ha insistido en que si se quiere que la UE siga siendo "un faro" en la lucha contra el cambio climático no se puede "poner a una persona que no cree en absoluto en el cambio climático" al frente de esta tarea.

¿Adiós al pacto europeo entre socialistas, liberales y PP?

Una decisión que pone de manifiesto la intención del PSOE de dinamitar el acuerdo alcanzado entre 'populares', socialistas y liberales europeos para repartirse el pastel. "Un pacto precocinado", tal y como le denominan fuentes 'populares' consultadas por estrelladigital.es y cuyo objetivo no es otro que evitar que los "grupos de estrema izquierda y extrema derecha" se hagan con el control de la Eurocámara. Ante eso, los 'populares' permitieron que el socialista Martin Sulch fuera elegido presidente del Parlamento Europeo. Y ahora se supone que es el turno de los socialistas de devolver el favor. Deben de votar a favor del equipo que proponga el nuevo presidente de la Comisión Europeo, el conservador Jean-Claude Juncker.

Aunque está claro que la llegada de Pedro Sánchez a la secretaría general del PSOE ha complicado el escenario. El nuevo líder ya rompió con la disciplina de voto el pasado julio, cuando impidió a la delegación del PSOE votar a favor de Juncker. "Rompieron el pacto y generaron mucha controversia dentro del propio grupo parlamentario de socialistas europeos", insisten fuentes del PP. Los socialistas llevan meses inmersos en una cruenta guerra por arrebatar a Cañete la opción de acceder a una Comisaría. Sus declaraciones machistas contra Elena Valenciano durante la campaña de las pasadas elecciones europeas supusieron el detonante. Y desde entonces, tienen claro que ningún pacto les impedirán bajarse del caballo.

El líder socialista dio orden a su grupo en Bruselas de escuchar al candidato español antes de decidir si le apoya como comisario europeo en la cartera de Clima y Energía. Y la decisión parece que ya está tomada: no habrá apoyo. Las declaraciones del exministro español ante el Parlamento Europeo no han convencido a Pedro Sánchez, que ya afirmó hace dos semanas en Los Desayunos de TVE que los eurodiputados socialistas españoles no votarán a favor de la nueva Comisión Europea porque su presidente será Jean-Claude Juncker, porque sus miembros son aún más defensores de la ortodoxia económica que el anterior Ejecutivo comunitario y porque el español Miguel Arias Cañete, que será comisario de Energía y Clima, como ministro "ha sido de todo menos verde".

Lo que no significa que el resto de socialistas europeos vayan a seguir su estela. El pasado julio, el PSOE ya votó en contra del 'popular' luxemburgués Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión y según fuentes 'populares' "generaron mucha controversia dentro de sus propias filas". Aún así, Juncker pudo hacerse con el control de la Comisión.

No obstante, el desenlace final no se conocerá hasta la próxima semana. En la reunión de los portavoces de las comisiones de Medio Ambiente e Industria, Innovación y Energía, las dos que lo examinaron el miércoles por la tarde, no se ha llegado a un acuerdo. Los Verdes se oponen y los socialistas han exigido más información sobre los negocios de Arias Cañete y su familia. El dictamen de la Comisión Jurídica sobre la declaración de bienes de Cañete, que pidió este miércoles el Grupo Socialista europeo en su primera intervención, llegará el lunes, y está previsto que la votación de las dos comisiones ya sea el martes. Por el momento, los únicos votos favorables serían los del PP, y se prevé que los de los liberales también, tal y como estaba acordado.

La incógnita ahora está en la decisión que tomarán los socialistas europeos, que hasta la fecha se han desligado de las campañas públicas que se han organizado contra el exministro español, como el es caso de #STOPCañete -promovida por Izquierda Unida y Podemos, entre otros-, y a la que sólo se sumaron tres eurodiputados socialistas. "Si votan en contra de Cañete habrá consecuencias", advierten fuentes del PP europeo consultadas por este diario. El PP también tiene opción de bloquear las candidaturas promovidas por los socialdemócratas.

Comentarios