jueves 20.02.2020

Salgado reconoce que el G-20 no logró el consenso suficiente para limitar las primas a directivos bancarios

La vicepresidenta segunda del Gobierno español, Elena Salgado, admitió que la reunión que mantuvo este sábado en Londres el G-20 no generó un consenso "suficiente" para limitar las primas y las remuneraciones variables en la banca. "Yo creo que no hemos llegado a un consenso absolutamente suficiente y hemos quedado en seguir trabajando", afirmó Salgado tras asistir a la reunión de dos días que los ministros de Economía y Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G-20 (países ricos y emergentes) mantuvieron en la capital británica. "Cuando hablamos de límites, yo creo que en ningún caso serían límites cuantitativos estrictos, sino alguna relación entre remuneración fija y remuneración variable", explicó la vicepresidenta.

"Es decir -aclaró Salgado-, qué porcentaje de la retribución es razonable que tenga ese carácter de variable; cómo puede estar relacionado ese porcentaje de la retribución con lo que pueden ser los resultados". La ministra insistió en que hay que "acotar más que establecer un límite cuantitativo estricto".

"Lo que desde los países de la Unión Europea hemos estado discutiendo es más un sistema preventivo y hacia el futuro. Por tanto, creemos que debe aplicarse a todas las entidades financieras", apuntó la titular española de Economía.

Los ministros del G-20 acordaron promover un sistema que respalde la creación de valor y estabilidad financiera a largo plazo e impida los riesgos excesivos a corto plazo, pero no consensuaron unos límites específicos para las primas bancarias.

Países como Francia y Alemania habían abogado por la imposición de topes en las primas (remuneraciones a las que se ha culpado de la crisis crediticia), si bien otras naciones como EEUU, Reino Unido y Canadá se opusieron a esa idea.

Salgado añadió que "en el caso de España, los ciudadanos españoles no perciben este problema con la misma intensidad, fundamentalmente porque nosotros en España no hemos tenido la experiencia de que actuaciones en los ámbitos de los derivados hayan producido crisis de nuestras instituciones financieras". "No obstante -precisó-, nosotros sí que creemos que dentro del marco de la supervisión evidentemente hay políticas de remuneración, en particular de remuneración variable, que en sí mismas pueden condicionar lo que podría ser un comportamiento de los agentes".

"Creemos que debe formar parte también de ese sistema de supervisión. Eso no quiere decir que sea el Banco de España el que tenga que establecer los sistemas de remuneración (...), pero sí que nuestra autoridad de supervisión debe conocer cuál es el sistema de retribución", concluyó la vicepresidente segunda del Gobierno.

La reunión que los ministros de Economía y Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G-20 celebraron en Londres es preparatoria de la cumbre que los jefes de Estado y de Gobierno celebrarán en Pittsburgh (EEUU) los próximos 24 y 25 de septiembre.

loading...
Salgado reconoce que el G-20 no logró el consenso suficiente para limitar las primas a...