Jueves 20.09.2018
Nuevo giro en el “Crimen de la Guardia Urbana”

Rosa Peral es inocente de intentar matar a su exmarido, según el juez

Primero se cerró la investigación por la supuesta muerte violenta de un mantero y ahora otro juzgado califica de inexistentes los indicios criminales contra la agente policial por la supuesta contratación de un sicario

Rosa Peral.
Rosa Peral.

El Juzgado de instrucción número 21 de Barcelona ha archivado “por inexistencia de delito, ni siquiera de meros indicios” las acusaciones vertidas por dos reclusas de la cárcel de Wad-Ras contra la agente de la guardia urbana, Rosa Peral, a la que acusaban, entre otras cosas,  del intento de contratación de un sicario para asesinar a  su ex marido Rubén Carbó.

En un auto al que ha tenido acceso Estrella Digital, el juzgado  expone sin rodeos que “de las actuaciones practicadas no resulta justificada debidamente la perpetración de delito alguno que motivó la incoación de esta causa”.

Una película que se desmorona

El motivo fue el siguiente: poco después de que Rosa Peral fuera encarcelada junto a su ex amante, el policía local, Albert López, por su supuesta participación en la muerte del novio de ella, Pedro Rodríguez, (también guardia urbano), Ruben Carbó ( el ex marido de ella), recibió una llamada telefónica de un hombre que trabaja en la cocina de la cárcel de Wad-Ras en la que estaba interna Peral.

Según declaró Rubén ante los mossos, ese hombre, amigo suyo según parece, le informó de que unas reclusas le habían dicho que Rosa Peral trataba de contratar a través de ellas un  sicario para matarlo. Rubén, que es mosso d´esquadra, lo puso en conocimiento de la policía autonómica y ésta del juzgado de El Vendrell que inicialmente abrió esta investigación.

Denuncia increíble

Efectivamente,  el juez citó a declarar a dos reclusas, Jennifer y Anyuli (con quien, según fuentes penitenciaras, el cocinero tiene una relación muy cercana). Ellas, en varias declaraciones deslavazadas, aseguraron que Peral en la cárcel trató de contratarlas con 30.000 euros y con el ofrecimiento de favores sexuales para que  estas reclusas contactaran en el  exterior con algún sicario a quien encargar la muerte de Rubén. 

No sólo eso. Dijeron que Rosa les reconoció que era la autora del asesinato de Pedro Rodríguez y que, incluso, les dio detalles escabrosos al respecto. Estas extraordinarias revelaciones, propias de una novela negra, provocarían ríos de tinta y situaban a Peral  como un verdadero monstruo, una mujer asesina y despiadada al más puro estilo del género negro.

Claudia, la única muerta

Sin embargo, la  única muerte  que se produjo alrededor de ese círculo carcelario, fue la de la joven Claudia, una reclusa de Wad–Ras, amiga de Rosa, enfrentada con  Jennifer y con Anyuli a la que la tenían amenazada y que apareció muerta en su celda por sobredosis pero con una bolsa de plástico en la cabeza.

La muerte de Claudia se produjo el mismo día en que esta joven enviaba una carta a Rosa Peral (entonces ya en la cárcel de Brians) en la que le decía que Jennifer, Anyuli y otras se jactaban de que la denuncia que presentaron contra la agente policial era un montaje. Un juzgado de Barcelona ha abierto una investigación al respecto.

Un caso que se tambalea

El juzgado de instrucción número 21 ha archivado, pues, la causa por la “contratación del sicario” con el aval de la fiscalía que tampoco ve en Rosa Peral  delito alguno.

Así pues, en menos de un mes las dos grandes investigaciones que se cernían contra esta mujer se han desmoronado: el supuesto asesinato de un  mantero en Montjuic  y las denuncias de varias reclusas de Wad-Ras.

Peral sigue siendo investigada por el juzgado de instrucción  número 8 de Vilanova y la Geltrú por la muerte de Pedro Rodríguez sin que el juzgado haya encontrado, tras un años de indagación, un móvil razonable del crimen que la incrimine  mas allá de las sospechas derivadas de la tardanza de 7 días en denunciar a su ex amante como autor del crimen.

Comentarios