domingo 15.12.2019
ESPAñA, POCO AFECTADA POR EL ATRACTIVO DEL ESTADO ISLáMICO

La reforma de la justicia universal de Rajoy complica la lucha contra el terrorismo yihadista

Cuatro decenas de españoles luchan hoy en Oriente Próximo encuadrados en el yihadismo radical, número a gran distancia de otros países europeos y árabes. Recientes cambios legales han sido contraproducentes en la lucha contra este terrorismo

La reforma de la justicia universal de Rajoy complica la lucha contra el terrorismo yihadista

Ejercicio de racionalidad poco frecuente para hablar de terrorismo. El Real Instituto Elcano ha organizado este miércoles un debate en Casa Árabe de Madrid sobre los desafíos para España de la movilización yihadista en Siria e Irak. Analistas y responsables del ámbito judicial, diplomático y policial han arrojado luz sobre la primera prioridad en materia de seguridad en estos momentos.

Dos conclusiones importantes: recientes reformas legales y otras anunciadas han sido contraproducentes contra este tipo de terrorismo o no son necesarias. La segunda, la movilización yihadista en España es hoy muy inferior a la de otros países europeos; son pocos y están vigilados.

La reforma del pasado mes de marzo de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que introduce nuevos límites para que los jueces españoles puedan juzgar, bajo el principio de la justicia universal, crímenes de especial gravedad cometidos fuera de nuestras fronteras, ha sido contraproducente en la lucha contra el terrorismo yihadista.

Así opina la fiscal coordinadora contra el terrorismo yihadista en la Audiencia Nacional, Dolores Delgado, que no comparte la necesidad de una próxima reforma del código penal, como anuncia el Gobierno, y considera incluso que la limitación de la justicia universal complica un elemento imprescindible en la lucha contra el terrorismo, la cooperación internacional.

Fiscal Delgado: "El código penal no hace falta cambiarlo"

En la mesa redonda organizada por Elcano, la fiscal señaló que "nuestro código penal es suficientemente expreso, no hace falta cambiarlo". Delgado opina que la legislación española es completa, "contempla la colaboración, pertenencia, financiación y la difusión publica", se ha ido conformando a lo largo del tiempo con ETA como principal amenaza, y sí serían necesarias algunas reformas imaginativas en derecho procesal para aumentar la eficacia en la lucha contra el terrorismo yihadista.

"La colaboración ciudadana no tiene los cauces necesarios", defiende la fiscal en referencia a la protección de testigos. Es partidaria además de mejorar la capacitación de jueces, fiscales, cuerpos de seguridad en este nuevo tipo de terrorismo que utiliza naturalmente medios tecnológicos y redes sociales. Un campo que considera prioritario es facilitar la infiltración de agentes encubiertos, muy complicado en esos círculos pero esencial para conseguir pruebas.

Porque la fiscal señala que en muchas ocasiones se carece de pruebas directas, testigos o documentos que acrediten la comisión de un delito, por lo que hay que actuar con rigor para que los detenidos acaben finalmente condenados, que la acumulación de inidicios tenga carga probatoria.

Delgado percibe carencias en herramientas procesales, y en ese aspecto observa lagunas u obstáculos en la cooperación internacional. "El terrorismo yihadista no tiene fronteras, es un terrorismo de ida y vuelta, lo vimos con los que fueron a Bosnia o Afganistán y volvieron, no conocen fronteras y nosotros sí". En ese punto reconoce la estrecha colaboración con Marruecos, pero que existen dificultades en las comisiones rogatorias a otros países que complica esa cooperación.

Interior calcula que 30 ó 35 españoles pueden estar actuando en Siria e Irak

"Muchas veces la prueba incriminatoria está en Marruecos y el autor es español y está aquí", señala. Plantea alternativas como "que se juzgue al sospechoso en el país que tenga más pruebas, la entrega temporal para que se juzgue fuera de España aunque luego cumpla la condena en nuestro país", algo hoy no posible. "Ahora con la reforma de la justicia universal se han establecido trabas" para, por ejemplo, que investigaciones concurrentes en dos países se unan y se juzque al acusado donde se tenga mayores posibilidades de éxito.

Amenaza y datos

El investigador principal sobre terrorismo internacional del Real Instituto Elcano, Fernando Reinares, señaló que "España no está entre los países europeos más afectados por este problema, ni en términos cuantitativos ni cualitativos". La movilización yihadista de nacionales de origen inmigrante es mucho mayor en Francia, Alemania, Reino Unido o Bélgica.

La causa que maneja el analista es que la población musulmana en España es principalmente de origen inmigrante por causas económicas y de primera generación, mientras que en los otros países la radicalización se produce en segundas y terceras generaciones, no asimiladas culturalmente.

Reinares señala que siete de cada diez detenidos en nuestro país se concentran en Ceuta y Melilla, y que la mayor parte de las redes desmanteladas en la última década tienen doble composición hispano-marroquí o un fuerte contenido del vecino del sur.

El jefe del área de terrorismo internacional del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista, dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad, Juan Carlos Marín, puso números al tema de discusión. Interior maneja la cifra de unos 60 combatientes españoles en Siria e Irak, 30 ó 35 actualmente presentes y activos, otra decena podría haber fallecido en atentados y otra decena podría haber vuelto de la zona. Se estima que en Oriente Próximo actúan unos 12.000 combatientes extranjeros, de ellos 1.200 procedentes de Europa occidental.

El Gobierno presentará en breve un plan nacional contra la radicalización

En relación con el grupo autodenominado Estado Islámico, "hoy creemos que no tienen capacidad de atentar en nuestro país, pero a medio plazo sí pueden tenerla", afirma el representante de Interior, y señala el riesgo de que grupos terroristas del norte de África se unan al Estado Islámico, como ha ocurrido recientemente con parte de Al Qaeda del Mágreb, alrededor de 200 militantes que pueden tener como objetivo intereses españoles en el norte de África, por ejemplo, en Argelia.

Insiste Marín en la importancia de actuar en todo el ciclo de vida de la actividad terrorista y anuncia como inminente la presentación por parte del Gobierno de un plan nacional de lucha contra la radicalización violenta.

Más allá de las cifras, el riesgo de actuación ha sido elevado por el Ministerio este mes a nivel alto, al igual que otros países como Reino Unido, y confiesa que el atentado este mes de mayo de un ciudadano francés en el Museo Judío de Bruselas, con cuatro víctimas mortales, ha encendido todas las alarmas de los cuerpos policiales del continente.

Comentarios