miércoles 16.10.2019
ANTE EL DESAFíO SOBERANISTA DE CATALUñA

Rajoy pasa a la acción

El ministro de Hacienda acudirá este fin de semana a Barcelona para desmentir que el Ejecutivo central "expolie" a Cataluña

Mariano Rajoy y Artur Mas. Foto de archivo | Gtres
Mariano Rajoy y Artur Mas. Foto de archivo | Gtres

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, siempre se ha declarado más amigo de los actos que de las palabras. Por ello, desde que Artur Mas comenzara su ofensiva independentista al líder del Ejecutivo nunca se le ha escuchado una palabra fuera de tono. Desde el principio, Rajoy y el partido que preside –por lo menos de cara a la galería- siempre se han mostrado contrarios a la amenaza. Es más, el Gobierno central siempre se ha decantado por el “diálogo”. El mismo diálogo que el pasado viernes, en rueda de prensa ante el presidente de la Comisión Europea, reconoció que ya era “imposible” mantener con aquellos que habían decidido actuar de manera unilateral “sin buscar entendimiento y sin consultar a nadie”.

Una dura declaración que hacía un día después de que el Parlament remitiera al Congreso de los Diputados la petición del traspaso de la competencia para poder convocar un referéndum de autodeterminación. Controvertida petición que este mismo martes aceptaba la Mesa del Congreso de los Diputados y que previsiblemente no se discutirá hasta después del verano. Múltiples han sido las ocasiones en las que se le ha intentado interrogar a Rajoy por su hoja de ruta con Cataluña, pero no hay manera de que suelte prenda. ¿Hará uso del artículo 155 de la Constitución –que suspende la autonomía- en caso de necesidad? Esta es una de las preguntas que con más frecuencia se le ha planteado al presidente del Gobierno; pero la respuesta siempre ha sido la misma: "no adelantemos acontecimientos". Rajoy asegura que tiene un plan para Cataluña, pero se resiste a desvelarlo.

Desde el Ejecutivo advierten de que el presidente prefiere responder con hechos. Así que en vista de que el diálogo político está totalmente encallado, el líder del Ejecutivo ha decidido pasar a la acción. ¿Cómo? Aumentando la presencia del Gobierno central en Cataluña, tal y como insistentemente le han reclamado desde el PP catalán. Siempre que ha tenido oportunidad, el presidente del Gobierno ha apoyado y respaldado a su lideresa allí, Alicia Sánchez Camacho, pero los 'populares' catalanes no creen que sea suficiente. El PP de Cataluña teme el ascenso de Ciudadanos en la región y tiemblan porque la formación liderada por Albert Rivera se haga con su electorado. Así que aprovechando que este fin de semana se celebra la Convención Regional del Partido Popular de Cataluña, Rajoy ha decidido escuchar a esas voces críticas que dentro de su partido le piden una respuesta más contundente. Así pues acudirá a Cataluña con su ministro de Hacienda e intentará demostrar que las cifras que baraja el Gover no se ajustan a la realidad. El objetivo está claro: desmontar los argumentos del independentismo.

Bien es cierto que desde que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, anunciara la fecha y las preguntas de la consulta, Rajoy se ha mostrado firme: "el referéndum es inconstitucional y no se va a celebrar. La soberanía reside en el conjunto del pueblo español". Pero dentro del PP existe una importante inquietud fruto del desconocimiento de cuáles son los mecanismos que tiene pensado poner en marcha el Ejecutivo central para evitarlo. 

Moncloa se niega a mostrar sus cartas. Pero la presencia de Cristóbal Montoro este viernes en Cataluña es muy significativa. Tal y como ha advertido este miércoles en los pasillos del Congreso el mismo ministro de Hacienda, acudirá a Barcelona para desmentir el "expolio" del que el Govern de Artur Mas acusa al Ejecutivo Central. "Este viernes haré una exposición de argumentos económicos y de financiación de la Generalitat relacionada, imbricada en la financiación de las comunidades autónomas", ha aseverado Montoro.

Aunque el ministro de Hacienda no será el único que viajará este fin de semana a Cataluña, el presidente del Gobierno (en la clausura) y la secretaria general de los ‘populares’, María Dolores de Cospedal, también asistirán a la Convención Regional del Partido Popular de Cataluña. Y los tres tratarán de redebatir los argumentos independentistas, sobre todo los económicos. El Ejecutivo considera que en tiempos de crisis como los que atravesamos éstos son los motivos que más calan en los ciudadanos; y que Artur Mas se está aprovechando de ellos para tratar de convencer a los catalanes de que solos les irá mejor.

El Gobierno de Mariano Rajoy quiere demostrarles que nada más lejos de la realidad. “La independencia produciría un empobrecimiento de valores incalculables”, advirtió el pasado viernes el presidente sobre Escocia, pero que bien podría extenderse a Cataluña. Hace varias semanas, la Generalitat hizo pública una lista de los “agravios” del Gobierno central con Cataluña que el consejero de Presidencia, Francesc Homs, cuantificó en 9.375 millones de euros. Este viernes puede ser un buen momento para que el ministro de Hacienda, con sus datos en la mano, le dé respuesta.  

Comentarios