jueves 17.10.2019
ELECCIONES GENERALES

Rajoy maneja encuestas internas que auguran una debacle que llevaría al PP a los años 80

Rajoy tiene en su poder estudios que dan a los conservadores una horquilla de 105-112 diputados en los próximos comicios generales. Habría que retrotraerse a 1982, a la Alianza Popular de Manuel Fraga y al éxito demoledor del PSOE de Felipe González, para encontrar resultados similares

El presidente del PP, Mariano Rajoy. Imagen de archivo.
El presidente del PP, Mariano Rajoy. Imagen de archivo.

Los últimos estudios electorales en manos de Rajoy reflejan resultados demoledores para el bipartidismo: 105-112 escaños para el PP, 90-95 para el PSOE, 65-70 para Podemos y 20 para Ciudadanos, según confirman fuentes ‘populares’ a estrelladigital.es. Los peores resultados de la historia de los populares; y unos resultados que el PP no registra desde los años 80. Si las elecciones municipales y autonómicas supusieron un duro revés para la formación conservadora liderada por Mariano Rajoy, el escenario que auguran estas  encuestas internas indican que la sangría de votos no se ha detenido, sino todo lo contrario.

De confirmarse estos resultados, ni la alianza PSOE-Podemos sería suficiente para alcanzar los 176 escaños necesarios para investir a Pedro Sánchez. Y mucho menos aún la unión PP-Ciudadanos para hacer lo propio con Mariano Rajoy. En realidad, tanto PP como PSOE deberían de recurrir al resto de fuerzas parlamentarias –IU, Compromís o nacionalistas, por ejemplo- para conseguir pactar aunque sea abstenciones que les permita reunir más votos favorables que en contra para ser investidos.

Ante este complicado escenario postelectoral, las fuentes conservadoras consultadas no dudan de que el próximo presidente del Gobierno será socialista. Paradigmático si tenemos en cuanta, según los datos que maneja el PP, que el  nuevo candidato del PSOE a La Moncloa pasaría a liderar el palmarés de los peores resultados registrados por su partido en toda su historia. En 2011, los 110 diputados obtenidos por Alfredo Pérez Rubalcaba ya alcanzaron esta marcar. Y todo apunta a que podría ser superada por los 90-95 que se le otorgan a Pedro Sánchez, quien a diferencia de Rajoy, se vería beneficiado por el auge de las nuevas formaciones emergentes.

El PP retrocede hasta los años 80

El PP ha introducido caras nuevas, jóvenes y televisivas en la cúpula; ha ‘centrado’ su logo y lo ha tuneado en “la línea de Apple”; Rajoy ha multiplicado su presencia pública en actos, ruedas de prensa y entrevistas en medios de comunicación para explicar los motivos de las decisiones políticas que tanto desgaste le han causado; y como colofón final antes de las elecciones generales ha organizado una Conferencia Política para abrir melones como el de la reforma electoral y el de la democracia interna del partido. Pero aún así, los resultados electorales que auguran sus últimas encuestas internas son desastrosos. “Son de después de haberse producido los cambios”, advierten las fuentes consultadas. Lo que significa que estos aún no han producido los efectos deseados entre el electorado conservador.

Si finalmente se confirma que el PP se queda con 105 diputados en el Congreso de los Diputados, habría que retrotraerse hasta 1982 para encontrar resultados similares. Entonces, el Partido Popular aún no existía, y los resultados no fueron malos. Después de los 16 y 9 escaños que obtuvo la Alianza Popular de Manuel Fraga en 1977 y 1979, los 105 escaños que consiguió en las elecciones de 1982 supusieron un revulsivo para la formación conservadora, que se colocó como principal oposición. Claro que hoy, este resultado representaría un absoluto fracaso. Después de los 107 escaños obtenidos en 1989 por José María Aznar, en pleno auge del liderazgo de Felipe González, el PP nunca más había vuelto a bajar de la barrera psicológica de los 140 diputados.

De esta manera, Rajoy podría convertirse así en el líder conservador que mejores y peores resultados ha obtenido en la historia del Partido Popular. El cielo lo tocó en 2011, logrando los mejores resultados del PP, tres escaños por encima de la mayoría absoluta de Aznar del año 2000. Pero hoy está a un paso de pasar a la historia por el hito contrario. Obtener 105 escaños en las elecciones de finales de año le pondría en una posición mucho más comprometida que la de 2004, cuando el PP no sólo perdió la mayoría absoluta de Aznar, sino también las elecciones. ¿La diferencia fundamental? entonces existía una explicación aceptada: las elecciones se produjeron tres días después de los atentados del 11M. Hoy, la explicación que encuentra el partido a una debacle de estas dimensiones no es otra que el “abandono” que el PP ha sufrido por parte de Rajoy en estos últimos años. Unido, por supuesto, a una “falta de comunicación que hoy ya es imposible suplir”.

El liderazgo de Rajoy, en cuestión

Rajoy es consciente de estas críticas internas, y por ello, el pasado 18 de junio, cuando anunció los cambios previstos en la estructura de mando, también dejó clara su intención de volver a coger las riendas del partido. Desde entonces, todos los lunes preside en Génova,13 los comités de Dirección del partido. Aunque el desánimo ya es generalizado. Pocos confían en poder remontar esta situación. Y únicamente encuentran consuelo  en un cambio más radical. “Hay que cambiar a la cabeza (Mariano Rajoy) si de verdad queremos hacer algo en las elecciones generales”, insisten fuentes conservadoras.

Aunque en el PP hay mucha división a este respecto. Hay conservadores que creen que “ya es imposible a estas alturas del juego”. Es más, también piensan que si Rajoy quiere continuar está “legitimado” para hacerlo, puesto que el Congreso Nacional, el único órgano en el que se puede plantear esta cuestión, no “toca” convocarlo hasta enero-febrero de 2016. Rajoy podría convocar un Congreso extraordinario para discutir este extremo, pero ya ha dejado claro que no tiene intención.

Sin embargo, también existe un sector acallado y soterrado que cree que aún hay tiempo suficiente para cambiar a Mariano Rajoy. “Aznar fue designado candidato un mes y medio antes de las elecciones de 1989 y consiguió darse a conocer y mejorar los resultados de Manuel Fraga. Hoy en día, con las herramientas que existen a disposición de los partidos, sería aún más posible”, argumentan los críticos, quienes además no tienen dudas de cuál ha sido uno de los principales problemas de la formación en los últimos años: “El poder absoluto y sin precedentes que el PP concentró en 2001. Hemos dejado de caer simpáticos”.

Los últimos resultados electorales son una muestra evidente de ello. Las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014 ya supusieron un importante aviso: el PP perdió 2,6 millones de votos y 8 eurodiputados. Los comicios andaluces del pasado 22 de marzo no fueron mejores: los conservadores dejaron de ser la fuerza más votada y obtuvieron los peores resultados en 25 años. Aunque la verdadera hecatombe llegó el pasado 24 de mayo. “Sabíamos que los resultados no iban a ser muy buenos, pero lo que finalmente ocurrió fue mucho peor de lo que nunca nos hubiéramos imaginado”, reconocen desde el PP. El pasado 24M, los conservadores perdieron 2,5 millones de votos, en torno a 3.000 concejales y más de 500 mayorías absolutas.

Desde entonces, el discurso conservador dominante (el elaborado por Rajoy) ha insistido siempre en los mismos argumentos: el PP sigue siendo la “fuerza preferida por los votantes”, y estos resultados “no son extrapolables a citas posteriores”. No obstante, tres citas electorales después, los ánimos internos ya son difíciles de acallar con palabrería.  Hoy, las encuestas internas anuncian tormenta; y el margen de maniobra del PP cada vez es menor. La “estrategia inicial” era “rascar” votos a Ciudadanos, pero si se cumplen los presagios de los 105 diputados, ni “eso logrará cambiar mucho la situación”.

Comentarios