lunes 09.12.2019

El PSOE salva por un voto la nueva financiación autonómica gracias a UPN y NaBai

Navarra, una comunidad no afectada por el modelo de financiación autonómica, ya que tiene un sistema foral propio, ha sido la clave para que la reforma de la Ley Orgánica de Financiación Autonómica (LOFCA) siga adelante, aunque desde el Ejecutivo lamentan, como ha hecho Elena Salgado tras finalizar el Pleno, que no haya contado con más apoyos parlamentarios. Y es que, una de las normas más importantes para el Gobierno en esta legislatura ha sido aprobada "por los pelos", con 176 votos a favor (PSOE, UPN, Nafarroa Bai, CC, ERC e ICV), 157 en contra (PP, CiU, UPyD y BNG) y 5 abstenciones (PNV e IU), consiguiendo así la mayoría absoluta justa y necesaria, al tratarse de una ley orgánica, para continuar su tramitación y llegar ahora al Senado. El debate anterior a la votación de esta reforma estuvo marcado por el enfrentamiento entre el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre y la vicepresidenta del Congreso, Teresa Cunillera, que terminó con los gritos del catalán y que se originó con una frase del diputado que no gustó en absoluto a los representantes de ERC y PSOE.

Había muchos nervios este jueves en el Congreso. Nadie estaba convencido de lo que iba a pasar hasta que se han visto en el panel de la Cámara Baja los resultados de la votación. Esta situación de incertidumbre estaba provocada por el escaso margen que tenía el PSOE, que ha pedido la asistencia de todos sus diputados al Pleno, para aprobar la nueva Ley de Financiación Autonómica.

Esos mismos nervios se vieron reflejados en el debate anterior a la votación definitiva. El primero en defender su postura fue el portavoz económico de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, que dijo que los que refrendasen con su voto este nuevo modelo "iban a ser los responsables políticos del asesinato del Estatuto de Cataluña". La frase provocó el enfado de los diputados del PSOE y ERC, en especial del responsable de Política Autonómica de los socialistas, Álvaro Cuesta, que preguntó al catalán si les iban a "excomulgar" por votar a favor.

Fue entonces cuando Sánchez Llibre se encendió e hizo intervenir a la vicepresidenta del Congreso, Teresa Cunillera, que sustituía a Bono en ese momento, que pidió al diputado convergente que se "dedicara al tema" y le dejara a ella "el orden de la sala". Sánchez Llibre no aceptó las palabras de Cunillera y le pidió, esta vez a gritos, que no tomase "partido en este tema", tras lo cual repitió hasta en dos ocasiones; "¡Ya está bien!", y concluyó contestando al diputado socialista "¡No me hable de excomulgación!".

Tras el enfrentamiento, Sanchez Llibre aseguró que "el modelo incumple el actual Estatuto de Autonomía de Cataluña, vigente en la actualidad" y "no tiene en cuenta los costes diferenciales de los servicios públicos que hacen referencia a educación, sanidad y servicios sociales". "Es un sistema discriminatorio", que "maltrata a Cataluña, a sus ciudadanos y a todas las economías domésticas", ha aseverado, antes de pedir a la Cámara que "por favor" rechazase la ley.

El PP señala que el modelo es "el mismo que el anterior"

Álvaro Nadal, secretario de política económica del PP, usó su turno de palabra para volver a destacar el escaso consenso con el que cuenta la ley, que ha contado con apoyos "casi inexistentes". Asimismo, criticó la actitud del PSOE a la hora de recurrir a los dos partidos de Navarra, tanto de derecha como de izquierda, para salvar una norma que no les afecta, por lo que ha indicado que no entendía porque los partidos "no se abstenían" como han hecho otras veces.

El popular ha dicho que la falta de consenso se debe a la falta "de un objetivo claro en el Gobierno" y ha recalcado que la reforma "no mejora el sistema de servicios" y "reduce la financiación a las comunidades".

Nadal, que ha evitado en todo momento lanzar algún tipo de mensaje anticatalanista, algo que le pidieron desde la dirección del partido, ha asegurado que el modelo “premia al que sube los impuestos y castiga a quien los baja, y ha concluido diciendo que "el modelo es el mismo que el anterior, pero con 11.000 millones que se reparten de forma arbitraria" entre las comunidades, y que la nueva ley "da la espalda a la crisis económica".

Las claves

El Gobierno ha salvado la ley gracias al apoyo de UPN, que se hubiese abstenido de no ser por los acuerdos alcanzados en las últimas horas por Carlos Salvador, sobre todo en materia presupuestaria, Nafarroa Bai, voto de Uxue Barcos decisivo en este caso y que se justifica por el voto afirmativo de ERC, formación afín a la suya, CC, que cree que la reforma "abre nuevas partes", y ERC e ICV, que ven como claramente este nuevo modelo "beneficia a Cataluña".

Han votado en contra el PP, que pese a su voto recogerá a partir del próximo 1 de enero el dinero que se le ha asignado, lo que les ha valido a sus miembros el calificativo de "cínicos" por parte de los otros grupos parlamentarios, CiU, por los argumentos que hemos señalado anteriormente, BNG, que cree que el dinero que le corresponde a Galicia es insuficiente, y UPyD, que justifica que "dan a Cataluña más que al resto de España". Total; 176 votos a favor y 157 en contra, con 5 abstenciones, de PNV, al que no afecta este modelo y de ahí su decisión, e IU, aunque Llamazares ya anunció que si hubiese visto peligrar este nuevo modelo por falta de apoyos, pues no le convence del todo pero que cree que es mejor que el anterior, hubiese dado su voto positivo.

El PSOE salva por un voto la nueva financiación autonómica gracias a UPN y NaBai