El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado el ingreso en prisión provisional sin fianza para los dos ciudadanos chilenos Francisco Javier Solar Domínguez alias 'Cariñoso' y Mónica Andrea Caballero Sepúlveda, alias 'Moniquita', detenidos el pasado miércoles junto a otras tres personas por su relación con los ataques con explosivos contra la Basílica del Pilar de Zaragoza. Los detenidos han sido acusados como presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización terrorista, estragos terroristas por el artefacto de la Basílica de El Pilar y también conspiración para la comisión de estragos terroristas en la Basílica de Montserrat, según informaron fuentes jurídicas.

Los otros tres detenidos, una mujer italiana llamada Valeria Giacomoni y la pareja formada por el argentino Gerardo Damián Formoso y la también chilena Rocío Yune, han quedado libres con comparecencias semanales, retirada de pasaporte y prohibición de salida del territorio, acusados de colaborar con organizaciones anarquistas terroristas.

El juez considera que pertenecen a la asociación anarquista FAI-FRI, declarada ilegal por la UE, y en Espana actuaban bajo las siglas de la asociacion anarquista-insurreccionista GAC (Grupo Anarquista Coordinado) comando Mateo Morral, sobre el que se ha encontrado un documento en el domicilio de los dos chilenos que ingresan en prisión.

Agentes de la Policía Nacional arrestaron a estas cinco personas en la madrugada del pasado miércoles en la vivienda que ocupaban en el barrio del Carmel de Barcelona.

La Policía sospecha que el pasado 2 de octubre, los detenidos se dirigieron a Zaragoza en transporte público llevando consigo en una bolsa el artefacto explosivo que luego colocaron en la Basílica del Pilar, lo activaron produciendo cuantiosos daños en el interior de este templo y provocando heridas de diversa consideración a una persona, han indicado Interior.

Según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, los dos chilenos fueron procesados en su país por delitos de asociación ilícita terrorista y colocación de artefactos explosivos. En concreto, fueron acusados junto a otras doce personas de participar en hasta 30 actos de violencia entre el 18 de enero de 2006 y el 16 de octubre de 2008 por los que la Fiscalía chilena pidió un total de 20 años de cárcel para 'Moniquita' y 25 años de cárcel para 'Cariñoso'.

No obstante, tras meses de proceso judicial, todos los acusados fueron absueltos. El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha asegurado que se trata de "un comando anarquista muy bien organizado, extremadamente peligroso y con fuertes relaciones internacionales" y ha atribuido su absolución en esta causa a "un error procedimental".