Miércoles 22.05.2019
Acusado de delito contra la salud pública y contra el patrimonio

Prisión para un hombre por vender fármacos que sustraía de su empresa

Los Mossos d'Esquadra han detenido en Castellbisbal a un hombre, que ya ha ingresado en prisión, que vendía en internet fármacos psicotrópicos que sustraía de la empresa farmacéutica en la que trabajaba

El arrestado, de nacionalidad española y vecino de Castellbisbal, está acusado de un delito contra la salud pública y otro contra el patrimonio.

La investigación se inició el pasado mes de septiembre, cuando los Mossos tuvieron conocimiento de que el trabajador de una empresa farmacéutica del Vallès Occidental estaba sustrayendo productos psicotrópicos para luego revenderlos a terceros.

Los agentes identificaron al trabajador y comprobaron que efectivamente estaba sustrayendo comprimidos de Rubifen, un fármaco psicotrópico que tiene como principio activo el metilfedinat, para luego venderlo a terceros.

Los investigadores determinaron que el trabajador aprovechaba su condición de coordinador y supervisor del turno de noche para apropiarse de las cápsulas de medicamento rechazadas en el proceso de fabricación.

Durante la jornada laboral, el hombre cogía del contenedor de rechazo las bolsas de comprimidos que no cumplían los estándares de fabricación requeridos y se las llevaba a casa para después venderlas a particulares en pequeños lotes de entre 100 y 200 comprimidos en función de la dosis.

Para ello, utilizaba anuncios en páginas web donde ofrecía lotes por unos 70 euros de 100 unidades de Rubifen de 20 miligramos o de 200 unidades de 10 miligramos, y una vez acordaba la compraventa enviaba los fármacos por correo postal a contra reembolso.

El detenido tenía un nivel de vida muy por encima de sus capacidades económicas. Sólo entre los meses de septiembre y octubre, por ejemplo, hizo 154 envíos con los que consiguió más de 17.000 euros.

El pasado 7 de noviembre, la policía catalana le detuvo en Castellbisbal cuando se disponía a realizar varios envíos de medicamentos y localizó en el interior de su vehículo ocho sobres con varios lotes listos para enviar con unos 2.030 comprimidos en total.

Ese mismo día, los policías registraron su domicilio, donde intervinieron 187.860 pastillas del medicamento y material para su distribución. El material intervenido tenía un valor de unos 85.000 euros.

El hombre pasó el 9 de noviembre a disposición del juez, que decretó su ingreso en prisión provisional.