domingo 05.04.2020

El político más poderoso de Japón evita ser procesado por falta de pruebas

La Fiscalía de Tokio descartó este jueves procesar al considerado el hombre más poderoso del partido gobernante de Japón, Ichiro Ozawa, por falta de pruebas en relación a la supuesta compra irregular de un solar en Tokio en 2004. Por este caso, que ha provocado una fuerte polémica, sí será procesado en cambio el diputado Tomohiro Ishikawa, perteneciente a su vez al gobernante Partido Democrático (PD) y ex secretario privado de Ozawa, informó la agencia Kyodo.

Ishikawa fue arrestado el mes pasado por su presunta relación con unos fondos irregulares que se habrían utilizado para la compra del terreno y que se cree provenían de donaciones políticas ilegales a un fondo de Ozawa, llamado Rikuzankai. Junto con el diputado fueron detenidos otros dos ex secretarios de Ozawa, Mitsutomo Ikeda y Takanori Okubo, todos ellos acusados de haber violado la Ley de Control de Fondos Políticos.

Según fuentes de la investigación citadas por Kyodo, Ishikada habría admitido que de forma deliberada evitó registrar en los libros contables unos 400 millones de yenes (cerca de 3 millones de euros) utilizados para la compra del terreno. Por su parte, Ozawa, conocido en Japón como el "shogun en la sombra" por su poder político, ha negado en dos interrogatorios tener relación directa con el caso.

El político es sobre el papel el número dos del PD por detrás del primer ministro, Yukio Hatoyama, pero muchos analistas lo ven como el verdadero hombre fuerte del Gobierno. A él se le considera el artífice de la victoria electoral del PD el pasado agosto, cuando arrasó en las urnas y expulsó del poder al Partido Liberal Demócrata (PLD) tras 54 años de gobierno casi ininterrumpido. De 67 años, Ozawa era en un principio el candidato del PD en aquellos comicios, pero cuatro meses antes de la votación se vio obligado a dimitir por otro escándalo de donaciones ilegales por el que había sido procesado su secretario particular.

El político más poderoso de Japón evita ser procesado por falta de pruebas