Lunes 27.05.2019
CULTURA

Leyendas y misterio: el Patrimonio Inmaterial de España

Cada vez son más las personas que deciden su destino vacacional por su Patrimonio Inmaterial. Leyendas, relatos y vivencias místicas atraen a los turistas a localidades como Belchite, Bélmez u Ochate en estas fechas de Semana Santa

La torre de San Miguel, en Ochate. | Imagen de archivo
La torre de San Miguel, en Ochate. | Imagen de archivo

Para el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Patrimonio Inmaterial son "los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana”.

Actualmente, en nuestro país existen 10 bienes declarados como patrimonio inmaterial de la humanidad, entre los que podemos encontrar la dieta mediterránea, el flamenco o la cetrería. Pero en España también hay otro tipo de Patrimonio inmaterial que atrae a muchos turistas. Las leyendas misteriosas o fantasmales se han convertido en muchos casos en la atracción turística de la Comunidad o región. Muchos investigadores y aficionados al misterio reclaman la entrada a esta lista de Bienes Inmateriales de algunos de los lugares que repasaremos a continuación.

1. Belchite 

La provincia de Zaragoza es un lugar que acoge a multitud de turistas por la leyenda de la Virgen del Pilar que es un Tesoro del Patrimonio cultural Inmaterial de España. Pero uno de los mayores atractivos de la provincia es Belchite, un pueblo abandonado donde resuenan todavía tambores de guerra, concretamente de la Guerra Civil española. Muchos turistas y amantes del misterio han peregrinado hasta este pueblo que quedó como símbolo de la victoria franquista.

En esta localidad, que conserva los desperfectos surgidos por los bombardeos y la metralla de una de las batallas más cruentas que se vivieron en aquella época, hay quien asegura se escuchan aún los sonidos de los aviones, los misiles en su eterno silbido y las voces de quienes desaparecieron. Belchite ha sido objeto de estudios y psicofonías. Desde luego, pasear por sus calles y escuchar el fuerte viento que se cuela por los escombros de las casas e iglesias derruídas es una experiencia sobrecojedora. 

2. Ochate

En el corazón del Condado de Treviño hace mucho tiempo que los caminos se perdieron en Ochate. Un pueblo que habría sufrido el abandono debido a tres epidemias misteriosas sucedidas en 1860, 1864 y 1870 (Viruela, Tifus y Cólera). La leyenda nació en los años ochenta, a causa de un artículo publicado en Mundo Desconocido titulado Luces en La Puerta secreta. El artículo se basa en una fotografía de un ovni volando en las cercanías del distrito de Ochate, aunque algunos expertos opinaron que la fotografía era falsa, la Universidad de Deusto emitió un ambiguo informe que dio pie a que se siguiera considerando un Objeto Volador No Identificado. También cabe destacar la existencia de una necrópolis medieval en sus cercanías, con tumbas antropomorfas esculpidas en la roca. En la actualidad, la torre de San Miguel es de lo poco que queda en esta población en la que la Historia se cebó de epidemias, desapariciones y muertes inexplicables. Tras su abandono, ha sido objeto de numerosas psicofonías y relatos dignos de una película de terror.

3. Bélmez

En la casa de la ya fallecida María Gómez Cámara en la calle Real número 5 de Bélmez de la Moraleda (Jaen) está la que para muchos es “el lugar más encantado de España”. Adeptos a la parapsicología consideraron este suceso como "sin duda, el fenómeno paranormal mas importante del siglo XX". Por contra, varios estudiosos del tema lo catalogaron como un fraude. 

Tras los nuevos estudios realizados en 2014 por el programa de investigación Cuarto Milenio, el debate sobre vuelve a abrirse al desmontar cada uno de los métodos de fraude que supuestamente demostraban que las Caras de Belmez eran falsas. Sea como fuere, para esta localidad de Jaén, el fenómeno se ha convertido en una gran fuente de ingresos por la cantidad de curiosos que han visitado el pueblo.

4. El Parador de Cardona

Resulta raro que la gente no quiera hospedarse en la habitación 712 del Parador de Cardona, un antiguo castillo que, en la actualidad, funciona como hotel. Quizás sea porque han sido constantes las apariciones en este cuarto del que se dice vagan los espíritus de antiguos moradores de un fortín que sirvió de cárcel y centro de tortura en la Edad Media. Ruidos extraños, grifos abiertos, sueños inquietos e incluso apariciones, son algunas de las experiencias que los huéspedes de la 712 han vivido aquí. Salvo que alguien pida expresamente alojarse en esta misteriosa habitación, los responsables del hotel nunca la ofrecen.

5. El monte de las Ánimas de Soria

Gustavo Adolfo Bécquer nos regaló una de las mejores leyendas de fantasmas y apariciones que pasaron del boca a boca hasta la literatura más preciada del Siglo XIX. La del monte de las Ánimas es una historia de templarios y espíritus que se dejan ver cada noche de difuntos y que envuelven de misterio y sangre las muertes de los jóvenes Alonso y Beatriz. La narración de Bécquer nos hace imaginar aquel lugar envuelto por la niebla y luces fugaces. Gracias a su narración, Soria recibe miles de visitas durante el año.

Aprovechando estas fechas y la mística que rodea a la Semana Santa, seguro que son muchas las personas que se acercan hasta estos lugares misteriosos para vivir en primera persona las experiencias que cuentan las leyendas.

Patrimonio Inmaterial

Hasta que estos lugares no sean reconocidos como bien del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad o como tesoro del patrimonio inmaterial de España, tendremos que enorgullecernos de historias y fiestas que también atraen a multitud de turistas.

La Semana Grande de Bilbao, el Filandón de León, el Camino de Santiago, la Procesión de la Virgen de la Salud de Algemesí, la Leyenda de los amantes de Teruel, las Fallas de Valencia, la Tradición de la Virgen del Pilar de Zaragoza, la Leyenda del Lagarto de la Malena de Jaén, el Carnaval de Cádiz y la Bienal de Flamenco de Sevilla son los 10 tesoros del patrimonio cultural inmaterial de nuestros país.

Lo que llama la atención es la ausencia de estos tesoros nacionales en la lista del patrimonio inmaterial de la humanidad elaborado por la UNESCO. Por contra, si se encuentran los siguientes: la patum de Berga, el misterio de Elche, Tribunales de regantes del Mediterráneo español: el Consejo de Hombres Buenos de la Huerta de Murcia y el Tribunal de las Aguas de la Huerta de Valencia, el silbo gomero, el flamenco, el canto de la Sibila de Mallorca, los “castells”, la fiesta de «la Mare de Déu de la Salut» de Algemesí, la fiesta de los patios de Córdoba y la dieta mediterránea.

En definitiva, el Patrimonio nacional, ya sea material o inmaterial, es uno de nuestros tesoros que debemos preservar y proteger al paso del tiempo.  

Comentarios