lunes 14.10.2019
ALUDEN POLITIZACIóN DE LA JUSTICIA

Pablo Iglesias acude a la Comisión Europea para defender a Artur Mas

Los eurodiputados de de Podemos e ICV han registrado juntos una pregunta al órgano europeo sobre la decisión del TSJC de imputar al presidente en funciones de la Generalitat por convocar la consulta del 9N

Los eurodiputados de Podemos e ICV, Pablo Iglesias y Ernest Urtasun, han registrado juntos una pregunta en la Comisión Europea sobre la decisión del TSJC de imputar al presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, por convocar la consulta del 9N.

En un comunicado, los ecosocialistas exponen que el texto presentado defiende que poner las urnas para que la gente exprese su opinión "nunca puede ser un delito".

En el escrito cuestionan sobre qué acciones llevarán a cabo las instituciones europeas para "garantizar la separación de poderes y el libre ejercicio de sus funciones de los cargos electos".

Esta pregunta se realiza después de que varios miembros de los dos partidos, que forman la confluencia SíQueEsPot junto con EUiA y Equo, hayan vinculado la decisión del TSJC con el Gobierno liderado por Mariano Rajoy.

Por eso, en el documento los eurodiputados lamentan "la extrema politización de la justicia española", que a su juicio vulnera los principios democráticos básicos como la separaciones de poderes.

"La Fiscalía ha actuado con criterios específicamente políticos, como brazo judicial del PP", han censurado.

A juicio de Iglesias y Urtasun, la imputación de Mas demuestra la "falta de independencia del poder judicial", lo que, según ellos, da a la UE margen de actuación en sus competencias de protección del Estado de derecho.

Los diputados coinciden en que los problemas políticos deben tener respuesta política y han criticado que "el Gobierno del PP espera que los jueces resuelvan los problemas que ellos están creando por puro electoralismo".

También inciden en que uno de los querellantes contra Mas, la exvicepresidenta del Govern Joana Ortega y la Consellera de Enseñanza, Irene Rigau, es "el sindicato de extrema derecha" Manos Limpias.

"No podemos mirar para otro lado y permitir que una organización fascista participe en el ataque ala convivencia pacífica dentro de unas normas democráticas", han concluido.

Comentarios