viernes 18.10.2019

Otegi critica en una carta a quienes se resisten a dejar la violencia

El que fuera portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, ha enviado, desde la prisión de Soto del Real (Madrid) en la que cumple condena, una carta a otro preso de la cárcel de Zuera (Zaragoza), en la que cuestiona la actitud "cerrada" del sector alineado con las tesis más duras y defiende las planteadas en la propuesta Fase politikoaren eta estrategiaren argipena (Clarificación la fase política y la estrategia) debatida entre las bases de la izquierda abertzale y posteriormente refrendada en la Declaración de Alsasua. Según la información publicada por Deia, que cita fuentes conocedoras de la situación, en la misiva, Otegi "redobla" su apuesta por los principios de la Declaración de Alsasua y expresa al otro preso que cualquier estrategia política al margen de los principios de este documento de la izquierda abertzale conlleva el "enterramiento" de su futuro político.

La misiva deja entrever "las dificultades" del representante de la izquierda abertzale para entender las posturas de "los sectores más ortodoxos que siguen apostando por la doble vía político-militar para avanzar en los objetivos de la autodeterminación y la 'libertad' de Euskal Herria". Por ello, entiende que, el que no está con Alsasua, "o no está en sus cabales o trabaja para el enemigo".

Los comentarios de Arnaldo Otegi realiza algunos comentarios expresados que "muestran la importante brecha abierta" en ese mundo, "dentro y fuera de las cárceles", y permiten pensar que "se está encontrando con serias reticencias a sus planteamientos también en el denominado frente de makos, en el que el Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) tiene un peso preponderante".

En esta línea, apunta que se ha topado con el "glorioso colectivo", en referencia al citado EPPK, y muestra su disgusto con las encarteladas "y cosas de esas" realizadas por los presos contrarios a sus tesis.

La prisión de Zuera, donde se encuentra el destinatario del escrito de Otegi, se ha convertido, junto con la de Villabona (Asturias) en el último año en el lugar de acogida de los presos críticos con la línea oficial de ETA y del Colectivo de Presos.

Otros históricos

Por la prisión zaragozana han pasado, entre otros, históricos dirigentes de la banda armada como Carmen Gisasola, José Luis Urrosolo Sistiaga, José Luis Álvarez Santacristina, alias Txelis, Kepa Pikabea, Francisco Mujika Garmendia, alias Pakito, Igor Martínez, Valentín Lasarte, Ignacio Arakama, alías Makario, o Santiago Arrospide. Gisasola y Urrosolo Sistiaga, además de una veintena de presos de ETA, permanecen en la prisión zaragozana.

Ambos fueron expulsados por el Colectivo de Presos tras la publicación de una carta en la que mostraban sus diferencias con la ruptura del alto el fuego de la organización armada en el último proceso de resolución, lo que dio al traste con las conversaciones de Loiola.

Los dos presos se unían, de esta forma, al tren de los disidentes en el que ya viajaban Txelis, Pikabea o Pakito, quienes, aunque por motivaciones diferentes, ya habían dado el paso de criticar internamente el mantenimiento de la estrategia armada y el recurso a la violencia y a los atentados.

El último en ser trasladado a este centro penitenciario ha sido Felipe San Epifanio, el pasado 20 de noviembre. San Epifanio fue diputado en el Parlamento Vasco por Herri Batasuna entre 1987 y 1990. Un año después huyó a Francia por su vinculación con un comando de ETA, y allí fue detenido hasta su extradición al Estado español.