Martes 21.08.2018
descubre su origen

Más expresiones curiosas del español

¿A quién se le ve el plumero?, ¿Qué tienen que ver los picos pardos con las faldas de las prostitutas?, ¿Dónde está Jauja? El español es una lengua repleta de expresiones de lo más ingeniosas, cuyo origen  se remonta a otras épocas y a variopintas circunstancias

En general, los españoles utilizamos cantidad de expresiones y frases hechas sin saber de dónde proviene su significado. Este texto, como la primera entrega: 'El curioso origen de ocho expresiones del español', recoge más frases o dichos, cuyo origen resulta curioso. 

-Irse ‘de picos pardos’

El origen de esta expresión, utilizada para referirse a irse de fiesta o a ligar, se remonta a la época de Carlos III, siglo XVIII, cuando el monarca obligó a las prostitutas a evidenciar su profesión a través de su vestimenta.

En aquel entonces, la moda vestía a las mujeres con faldas de cuatro picos, y a Carlos III le pareció oportuno que las mujeres que se dedicaban a la prostitución cogiesen uno de los picos con un lazo o cinta de color pardo o que cosieran un trozo de tela del mismo color a su falda para identificar su labor.

Otras teorías, apuntan a que también se impuso la norma de que las meretrices debían vestir unos mantos en los que los picos fuesen del mencionado color. En cualquier caso, quien se iba de 'picos pardos' iba en busca de pasar un buen rato.

-Dorar la píldora

El significado de esta frase se refiere a suavizar una mala noticia, a convencer de algo a alguien o a ‘maquillar la verdad’, y su origen, como era de esperar, se encuentra en las farmacias.

Antiguamente, los boticarios preparaban los remedios manualmente. El sabor de los medicamentos, sin recubrir como actualmente, era realmente desagradable, por lo que era necesario disimularlo. Para ello, los fármacos eran bañados en una sustancia dulce y después, se ponían al fuego para dorarlos y crear así una capa exterior dura y de sabor dulce.

- ‘Se te ve el plumero’

Es lo que le diríamos a alguien cuando descubrimos sus intenciones ocultas. El origen de esta expresión está relacionado con la política de principios del siglo XIX. Tras sellarse en 1812 la Constitución de Cádiz, se constituyó una milicia, cuyos miembros defendían ideas progresistas y que vestían un gorro con un penacho de plumas que les hacía visibles desde la lejanía.

Los absolutistas no estaban de acuerdo con ellos, ni con su presencia, por ello se avisaban si veían esos ‘plumeros’ acercarse.

-Cantar las cuarenta

La raíz de este dicho, que significa regañar o ‘echar la bronca’, proviene de un popular juego de naipes. El tute.

En este juego, cuando uno de los participantes obtiene el caballo y el rey del palo (oro, copas, espadas o bastos) al principio de la partida, debe cantar en alto los 40 puntos obtenidos por su jugada. Por ello, durante el juego, avisar de que se va a ‘cantar las cuarenta’ es algo común para amenazar a los contrincantes.

-Esto es Jauja

Para referirnos a un lugar en el que todo son facilidades o no hay normas, hacemos mención a Jauja, una ciudad de Perú, fundada por el conquistador español Francisco Pizarro.

En dicho territorio, bello, fértil y con un clima muy agradable, se almacenaban las riquezas de los incas, de las que se apoderaron los conquistadores españoles y que les permitían vivir muy cómodamente. Además, se decía que allí se podían curar las enfermedades. Todo ello, hizo que en España se empezase a idealizar aquella ciudad peruana.

-Romperse la crisma

Cuando queremos aludir al golpe que alguien se ha dado en la cabeza, utilizamos crisma como sinónimo de cráneo, debido a una expresión religiosa.

Crisma es una mezcla de aceite de oliva, considerada como símbolo de fuerza y de dulzura, y de un bálsamo, que consagran los obispos católicos el Jueves Santo para ungir a los que se bautizan, confirman u ordenan.

Esta palabra, que proviene del latin Khrisma, -ungir-, comenzó a utilizarse como sinónimo de cabeza, hasta que la RAE la admitió como tal.                 

-Por si las moscas

Este dicho, utilizado como sinónimo de 'por si acaso', tiene dos posibles orígenes.

Uno de ellos, explica que la expresión ‘por si las moscas’ proviene de la costumbre de tapar los alimentos una vez cocinados o justo antes de hacerlo, para evitar que las moscas se posaran en ellos, y nos estropeasen, según la creencia popular.

La segunda posibilidad se remonta una leyenda de 1287, cuando las tropas de Felipe II invadieron Gerona.

Al llegar a la tumba de San Narciso, patrón de la localidad, el monarca quiso profanarla y cuando abrió el ataúd, salieron de éste miles de moscas que les atacaron a él y a sus soldados y contagiaron la peste.¡De ahí la advertencia!

- Me importa un bledo

Un bledo es una planta muy popular y comestible, cuyo tallo está oculto. En numerosas ocasiones utilizamos nombres de hortalizas o verduras para indicar la poca importancia de algo, y en esta ocasión, el significado es el mismo: poca relevancia.

Comentarios