martes 07.04.2020

La ONU pide 454 millones de dólares para los desplazados de Pakistán

La ONU pidió este viernes a la comunidad internacional ayudas por valor de 454,6 millones de dólares para financiar sus proyectos de apoyo de los 1,7 millones de desplazados que ha ocasionado la ofensiva militar contra los talibanes en la zona de Swat, al noroeste de Pakistán. "La escala de este desplazamiento es extraordinaria en términos de volumen y velocidad, y ha causado un increíble sufrimiento", dijo en un comunicado el coordinador humanitario en funciones de la ONU en Pakistán, Martin Mogwanja.

"Pedimos el apoyo generoso de la comunidad internacional, aparte de la asistencia proporcionada por las familias normales y las autoridades nacionales".

Un total de 165 proyectos presentados por las organizaciones de ayuda y 52 agencias de la ONU requieren una financiación total de 543,1 millones de dólares, aunque 88,5 han sido ya comprometidos o suministrados para las acciones previstas. "La comunidad humanitaria pide una contribución urgente de los restantes 454,6 millones, para financiar la asistencia a los más necesitados y afectados por el resto del año 2009", aseguró en la nota la oficina de la ONU en Islamabad.

Pakistán pide ayuda internacional

Pakistán ya pidió este jueves más asistencia internacional en una conferencia de donantes para recaudar fondos, después de reunir 224 millones de dólares en ayuda hasta el momento. El objetivo del país es alcanzar los 1.000 millones de dólares, por lo que el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, pidió a las agencias humanitarias, los organismos multilaterales y las potencias extranjeras que asuman su responsabilidad por los desplazados.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, aproximadamente 1.740.000 civiles han abandonado sus hogares desde primeros de mayo en los distritos en conflicto de la división regional de Malakand, en el norte del país.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes mantienen en la actualidad una fuerte ofensiva contra los integristas de la zona, que habían expandido su presencia a varios distritos en los últimos meses, pero los combates han generado una difícil situación humanitaria. Unos 200.000 civiles se alojan en los campos de acogida, la mayoría de los cuales están ya saturados, y el resto de desplazados recurren a redes familiares o alquilan viviendas y habitaciones.