lunes 30.03.2020

OHL negocia la compra de una constructora en EEUU y la construcción de una autopista en China

Con un 80% del negocio centrado en el exterior y alejado de la construcción residencial, el grupo OHL ha conseguido superar en el 2008 el primer azote de la crisis financiera. Siguiendo con la estrategia de diversificación hacia las concesiones, el grupo lideró en el último ejercicio nuevos proyectos en Europa y América, aunque también en Asia donde están estudiando la construcción de una nueva autopista en China, por valor de 1.400 millones de euros. En este sentido, el presidente del grupo, Juan Miguel Villar Mir, reiteró en la rueda de prensa previa a la junta general de accionistas, que OHL "es una empresa más concesionaria que constructora, y lo vamos a seguir siendo todavía más". La constructora espera además cerrar este mismo ejercicio la compra de una nueva constructora en EEUU y, aunque Villar Mir no quiso concretar detalles sobre la operación, si matizó que esta adquisición no se realizará en Florida, donde el grupo ya tiene una presencia significativa.

Durante el pasado ejercicio, el grupo elevó su beneficio un 7,3%, elevando sobre todo el ebitda de la construcción internacional y de las concesiones. Concesiones, la mayoría de ellas, participadas con otras compañías, aunque con una presencia mayoritaria del grupo liderado por la familia Villar Mir, lo que le faculta para la toma de decisiones.

Además, el grupo mantiene su estrategia de abandono de la construcción residencial: "Sólo hacemos edificios singulares, pero no viviendas", insistió Villar Mir. De hecho, el pasado ejercicio la facturación por este importe alcanzó el 2% y este año "se aproximará a cero".

De cara al 2009 Villar Mir garantizó que el grupo "va a crecer en ventas, en ebitda y en beneficio neto", precisamente sobre los ejes de concesiones y construcción nacional. De hecho, vaticinó que el próximo ejercicio la facturación de la construcción internacional superará por primera vez a la nacional.

Además, el grupo está en conversaciones para adquirir una nueva empresa constructora en EEUU, aunque Villar Mir no quiso ofrecer detalles, limitándose a afirmar que no será en Florida, donde el grupo ya cuenta con una presencia significativa.

En lo referente a nuevos proyectos, destaca el estudio de viabilidad y de ejecución que el grupo realizará durante los próximos dos años para la construcción de una autopista en China por valor de 1.400 millones de euros.

Bajo nivel de deuda

Y en cuanto a la posición económica del grupo, Villar Mir insistió en que la deuda neta del grupo se sitúa en los 716 millones de euros (muy inferior a otras constructoras), y cuenta además con una liquidez de 1.100 millones de euros.

Por cierto que la Junta General de Accionistas de ayer dio el visto bueno a la amortización del 5% del capital del grupo (cerca de 4 millones de acciones), y al mismo tiempo ha autorizado al consejo para realizar nuevas compras de acciones propias. La junta también ha aprobado hoy el reparto del 25% del beneficio neto del 2008 en forma de dividendo.

Además, el consejo de administración mantendrá un año más congelado el sueldo en los 750.000 euros anuales a repartir entre los doce representantes.

Sector "demasiado grande"

Villar Mir también hizo un análisis de la actual coyuntura económica, incidiendo en "los tres problemas" que arrastra la economía española. Y es que al margen de la crisis financiera, el presidente de OHL insiste en que España está sufriendo una crisis inmobiliaria y de pérdida de competitividad, derivado del diferencial de inflación que, durante casi diez años, ha arrastrado España respecto de la zona euro, pero derivado también del fuerte incremento de los costes laborales en los últimos años.

En cuanto a la situación del sector, Villar Mir insiste en que la dimensión de dicho sector sigue siendo demasiado grande, con una facturación equivalente al 19% del PIB, frente al 10% de los Veintisiete.

De hecho, advirtió de que la caída en el sector podría ser cercana al 10%, debido a la fuerte dependencia hasta hace poco de la vivienda. En este sentido, el máximo accionista del grupo ha mostrado su confianza en que sigan aumentando las concesiones de infraestructuras en España.

Además, alertó del "tapón" existente en el sector inmobiliario, con casi un millón de viviendas sin vender, y una perspectiva de tres años de absorción de dicho stock. El propio Villar Mir reconoció que el pasado año ya recomendó a sus socios con negocios inmobiliarios la necesidad de "darse prisa y vender aunque haya que bajar el precio". A su juicio, las inmobiliarias que tienen viviendas sin vender tienen un problema.

Al mismo tiempo, el presidente del grupo reconoció que algunas de las grandes constructoras tienen una deuda importante, aunque al mismo tiempo ha mostrado su confianza en que logren mejorar la renegociación de sus préstamos.

OHL negocia la compra de una constructora en EEUU y la construcción de una autopista en...