lunes 14.10.2019

Ocaña sugiere que el nuevo Impuesto de Circulación castigue la contaminación

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, sugirió este martes que el Impuesto de Circulación, que gestionan los ayuntamientos, se reoriente hacia una tributación centrada en aspectos como la contaminación. Ocaña, que participó en el Foro Aragonex, matizó que esta reforma "no se trata de subir impuestos, pues se pretende ajustar lo que cada uno paga en función de lo que contamina y por esta razón hay que hacer los cambios con mucha prudencia".

El secretario de Estado reconoció que en la reforma de este impuesto el gravamen que ya se aplica sobre la matriculación de automóviles "sirve de ejemplo". Ocaña apuntó que los ciudadanos han percibido positivamente el hecho de pagar en función de lo que se contamina.

Sobre el estado actual de la reforma del Impuesto de Circulación indicó que se estudia la posición de los ayuntamientos, a través de un interlocutor con la Federación Española de Municipios y Provincias, que "es muy positiva".

Las características de la reforma del impuesto precisan de algunos cambios, según Ocaña, "pero son cuestiones técnicas y creo que los ayuntamientos están conformes con esta modificación".

Ocaña se mostró favorable a un acuerdo global a este respecto, porque "lo más razonable es una visión de conjunto y hasta que no se culmine ese planteamiento no saldrá adelante, pese a que no plantea muchos problemas".

Sin IVA reducido

El alto cargo del Ministerio de Economía y Hacienda no se atrevió, sin embargo, a concretar una fecha de promulgación de la definitiva reforma del Impuesto de Circulación.

Ocaña también descartó aplicar un IVA reducido para la tarifa eléctrica, como propuso el pasado domingo el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

"Entendemos el planteamiento, pero no lo compartimos", afirmó el secretario de Estado, quien explicó que "se puede entender el planteamiento desde la lógica empresarial, pero no es una buena idea en este momento porque eso significaría que se perderían ingresos y habría que subir otros impuestos".

El domingo, Sánchez Galán había reclamado la aplicación de un IVA reducido a la electricidad, frente al 16% con el que se grava este producto en la actualidad. Según dijo, más del 50% de la factura de la luz se destina al pago de impuestos (28%) y a primas al régimen especial (24%).

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos aprovechó para decir que sería prematuro e "imprudente" suprimir los estímulos fiscales para este año y el 2010 a pesar de que a mediados del ejercicio que viene habrá una subida de impuestos para conseguir mayor recaudación y disminuir el déficit.

Agregó que pese a que la crisis ha tocado fondo y a que se espera una recuperación para el segundo semestre del 2010, "nada hace pensar que la situación actual sea pasajera" y añadió que, además, existen problemas estructurales que exigirán sacrificios y medidas "excepcionales" para afrontarlos.

Durante su intervención en el Foro Aragonex, Ocaña dijo que la subida prevista del IVA a partir de julio del 2010 no tendrá efectos negativos en el empleo porque en nueve meses la situación de la economía española estará en condiciones de poder asumirlo.

En cuanto a los Presupuestos, que se debaten hoy en el Congreso, afirmó que en materia fiscal no espera que se produzcan modificaciones de naturaleza estructural ni "grandes cambios".

El secretario de Estado subrayó que la solución "pasa" por un cambio de modelo productivo que evite la concentración excesiva de actividad en sectores como el inmobiliario y por crecer manteniendo la inversión productiva (I+D+i) y en infraestructuras, además de la formación en capital humano.

Aunque en este año y en el 2010 se mantendrán las medidas fiscales para animar la economía, eso "no quita" para dar los primeros pasos en la consolidación fiscal, en referencia a los cambios fiscales reflejados en los Presupuestos, aunque "combinar" estos elementos "implica prudencia", aseguró Ocaña.

Añadió que la subida de impuestos supone un esfuerzo, pero indicó que es un "ejercicio de responsabilidad" para que las cuentas públicas retornen a niveles sostenibles.

En cuanto a los PGE y preguntado sobre la contradicción entre lo que el Gobierno considera una de sus "grandes apuestas", es decir, mantener la inversión en I+D+i y rebajar en tres puntos el presupuesto destinado a este apartado, Ocaña respondió que "la lectura" es que en cinco años los investigadores casi han triplicado su presupuesto "y eso se mantiene".

Ocaña sugiere que el nuevo Impuesto de Circulación castigue la contaminación