Viernes 19.04.2019

El obispo de Solsona formará a sus sacerdotes en afectividad y sexualidad

El obispo de Solsona (Lleida), Xavier Novell, organizará cursos de afectividad y sexualidad para todos los sacerdotes y trabajadores de la diócesis que tratan con menores como medida preventiva de posibles abusos

El obispo, que ha abierto una investigación sobre la actuación de todos los sacerdotes de su diócesis desde 1930 para descubrir si alguno cometió abusos sexuales sobre menores y que ha establecido una oficina, un correo electrónico y un teléfono para atender a posibles víctimas, anuncia esta nueva medida en la carta dominical de esta semana.

En la carta dominical que publicará en la Hoja Parroquial el domingo, titulada "Primeros pasos (II)", el obispo informa a sus feligreses de que "no sólo hay que preocuparse de las víctimas del pasado, también queremos proteger a los niños y los adolescentes de hoy: esta generación frágil y vulnerable que debido a tantas deficiencias emocionales puede ser, tan fácilmente, víctima y perpetradora de abusos".

"Estamos preparando un plan de formación para todos los agentes pastorales", anuncia Novell, que quiere que ésta se imparta también a todos los responsables y monitores de las clases de catequesis y de las colonias de verano que organiza la iglesia, ante la inminencia de sus actividades de verano.

Según el obispo, comenzará "con los sacerdotes en la próxima reunión trimestral de zona, convocaremos a todos los laicos después de Pascua y dedicaremos las jornadas pastorales de final de curso a ofrecer formación sobre afectividad y sexualidad, en vistas a crecer todos en una relacionalidad sana".

"Apostamos -especifica Novell- por la formación porque la mejor prevención ante el riesgo de abuso es que todos los miembros activos de la pastoral vivamos una afectividad equilibrada y madura y, si fuera el caso, detectemos nuestras carencias y pidamos ayuda para trabajarlas".

Este plan de formación forma parte de un proyecto de prevención y protección de los menores y adultos vulnerables que ha preparado el Obispado de Solsona y que según su prelado debe incluir "además, la definición y aprobación de un código de conducta, de un protocolo de prevención y protección y de unos indicadores de detección".

"Queremos formar a todos los agentes para que todos estos elementos de prevención, protección y detección sean útiles. De poco sirve tener unas grandes herramientas si no estamos preparados y sensibilizados para usarlas y hacerlo correctamente", puntualiza. 

Comentarios