sábado 14.12.2019

La nueva financiación autonómica no compensará la caída de ingresos, según S&P

Las comunidades autónomas registrarán el año que viene, a causa de la crisis, una pérdida en sus ingresos del 13%, 20.000 millones de euros menos que no podrán ser compensados con las ganancias que supondrán el nuevo sistema de financiación autonómica, de 7.400 millones. Así lo asegura en un informe la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's, que advierte de que, después de las inversiones que hagan y debido a estos menores ingresos, las cuentas de las comunidades autónomas tendrán saldos negativos "récord" en el 2010.

Standard & Poor's también avisa de que los déficit provocarán niveles de deuda pública "sin precedentes" que podrían alcanzar el 94% de su presupuesto. En el 2008 sólo llegó al 71%.

S&P añade que sólo un control "vigoroso y sin precedentes" puede evitar una "severa dislocación" de las finanzas públicas, así como que el desajuste llegue a ser estructural y que la carga de la deuda cause una rebaja en la calificación crediticia de las comunidades.

La agencia analiza diez comunidades y las califica según la calidad de su deuda. Así, sitúa en la mejor posición al País Vasco y Navarra, con 'AAA' y perspectiva estable, seguidas de Aragón y Madrid, con 'AA+' y perspectiva negativa.

Galicia, Andalucía, Canarias y Baleares tienen la calificación 'AA', las tres primeras con perspectiva estable y la última negativa. Finalmente, Cataluña y la Comunidad Valenciana tienen la peor calificación, la 'AA-' con perspectiva negativa en ambos casos.

La agencia calificadora cree que todas las comunidades autónomas sobrepasarán los límites de déficit que marcó el Gobierno en el 2,5% del Producto Interior Bruto para el 2010 y del 1,7% en el 2011.

Asimismo, considera que habrá un deterioro "más virulento" del ratio de sostenibilidad, que calcula el tiempo que una administración necesita para devolver el importe de la deuda mediante su ahorro corriente.

Standard & Poor's prevé que dicho ratio estará en 6,6 años a finales de año, pero advierte que podría alcanzar los dos dígitos en los dos próximos ejercicios.

La nueva financiación autonómica no compensará la caída de ingresos, según S&P