lunes 09.12.2019
LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA

"La mujer que ha abortado y quiere ser perdonada tiene que acudir a un sacerdote"

El portavoz de la organización, Gil Tamayo, dice que el Papa quiere quitar "trabas" para "aliviar" a quienes se arrepienten del pecado del aborto

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo. | EP
El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo. | EP

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, ha explicado que, con su última decisión, el Papa Francisco quiere quitar "trabas" para "aliviar" a quienes se arrepientan del pecado del aborto durante el Año Santo de la Misericordia.

"A lo largo de la historia ha habido pecados de especial gravedad que han estado más penados y facilitar, quitar esas penas, que la gente pueda acudir sin trabas para aliviar y quitar ese peso de encima que supone un pecado de estas características. Que esa persona se quede con paz y reconciliada", ha subrayado en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press.

Hasta ahora, según ha recordado, la mujer que hubiera abortado o los médicos que hubieran practicado un aborto y quisieran obtener el perdón tenían que acudir a alguien con especial facultad como el obispo o penitenciarios y, ahora, con esta decisión, el Papa da facultad a cualquier sacerdote para que pueda "aliviar a esas personas".

Según ha precisado, a lo largo de la historia ha habido determinados pecados que la Iglesia ha penado cuando han adquirido una "extensión social" para "extirparlos". Ahora, la Iglesia pone "determinados tiempos" de "amnistías religiosas" para esos pecados y este año jubilar el Papa lo ha querido hacer con el aborto.

Gil Tamayo ha defendido que la opción de la Iglesia no es la del "rigorismo" sino la del "perdón" porque la Iglesia "no es de cátaros" sino que está compuesta por "pecadores".

En este sentido, ha asegurado que Dios "siempre ofrece su perdón" y que "la Iglesia no va a machacar". "Hay que dar una imagen de coherencia con las convicciones, de una gran comprensión y de una gran confianza en el perdón", ha subrayado

Comentarios