jueves 02.07.2020

Montilla espera que nadie dañe el espíritu de unión acordado en el Estatut

El presidente de la Generalitat, José Montilla, aseguró este domingo que "lo que ayer fue escrito, acordado y votado para unir no puede servir hoy para dividir, éste es el verdadero espíritu constitucional", y se ha mostrado esperanzado de que "nadie dañe de forma temeraria e imprudente este espíritu". El primer secretario del PSC y presidente de la Generalitat, José Montilla, ha invitado a perseverar en la defensa del Estatuto en la ofrenda floral en la tumba de Ernest Lluch, en Maià de Montcal, con motivo del noveno aniversario de su asesinato a manos de ETA.

José Montilla ha pedido "la máxima prudencia y sentido de Estado" a la hora de respetar la función y acatar las decisiones del Tribunal Constitucional.

También recordó este domingo "a aquellos que tienen la alta responsabilidad de velar por la constitucionalidad de nuestras leyes" que "la interpretación de la Constitución no debe dañar en ningún caso el carácter abierto e inclusivo del texto constitucional".

Durante su intervención el presidente catalán ha explicado que "quien pretenda reducir la presente situación en una nueva fase del denominado 'problema catalán', se equivoca".

"Este no es un problema exclusivamente nuestro, según cómo, ni principalmente nuestro, sino una cuestión que atañe, en primer lugar, a todas las instituciones del Estado ya todos los españoles, ya que de ella se derivará el futuro de este proyecto español común de convivencia en la diversidad ", ha indicado el máximo responsable de la Generalitat.

"Nadie puede ignorar la historia"

Montilla considera que "nadie puede ignorar la histórica responsabilidad que tiene el Tribunal frente a la Sentencia del Estatuto" ya que "no se puede ignorar una realidad irrefutable: por primera vez en 30 años deben pronunciarse sobre una ley refrendada por el pueblo".

"Tanto la excepcionalidad de la ley, como la excepcionalidad de la actual situación del Tribunal, obligan a que el respeto a su función y al acatamiento de sus decisiones vayan acompañadas de la máxima prudencia y sentido de Estado: es la hora de la responsabilidad histórica ", ha concluido el presidente de la Generalitat.

Montilla espera que nadie dañe el espíritu de unión acordado en el Estatut