lunes 06.04.2020
EL EXPRESIDENT SE SENTARÁ EN EL BANQUILLO EL 6 DE FEBRERO

Mas asegura que irá a juicio con la "cara alta" porque cumplió con su "deber"

El TSJC juzgará al expresidente de la Generalitat y a las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau por desobedecer al Constitucional al mantener la consulta independentista

El expresidente de Cataluña, Artur Mas.
El expresidente de Cataluña, Artur Mas.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha asegurado que irá a juicio, a partir del próximo 6 de febrero, con la "cara bien alta" y sin "ningún problema", pues considera que cumplió con su "deber" en la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) juzgará del 6 al 10 de febrero próximos a Artur Mas y a las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau por desobedecer al Tribunal Constitucional (TC) al mantener la consulta independentista del 9N.

Tras conocerse la fecha, Mas ha reaccionado a través de las redes sociales en internet: "Iremos a juicio con la cara bien alta y con el sentido del deber cumplido".

El líder del PDeCat (antes CDC) ha recalcado que, en su opinión, se les juzga "por las ideas, por escuchar a la gente, por poner las urnas y por defender la libertad y la democracia".

El expresidente catalán ha concluido, en este sentido, que no tiene "ningún problema" por sentarse en el banco de los acusados. Mas acudirá esta tarde en el Parlament a la reunión del pacto a favor del referéndum. 

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) juzgará del 6 al 10 de febrero próximos al expresidente de la Generalitat Artur Mas y a las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau por desobedecer al Tribunal Constitucional (TC) al mantener la consulta independentista del 9N.

En sendos escritos, el secretario del TSJC ha notificado hoy la fecha del juicio del 9N y ha dado por iniciados los trámites para la selección del tercer magistrado que debe formar parte de la sala que juzgará a Mas, que presidirá el propio presidente del tribunal, Jesús María Barrientos.

Por reparto, el ponente de la sentencia del 9N será también el presidente del TSJC, que compartirá la responsabilidad de juzgar a Mas junto al magistrado Carlos Ramos, uno de los miembros de la institución que fue designado a propuesta del Parlament.

El TSJC iniciará ahora los trámites previstos en el artículo 199 de la Ley Orgánica del Poder Judicial para seleccionar al tercer magistrado encargado de juzgar a Mas, ya que los otros miembros que componen la sala civil y penal del alto tribunal catalán no pueden hacerlo, al haber intervenido en la admisión de las querellas por el 9N o en la resolución de los recursos del proceso.

Una vez se haya designado al tercer magistrado y constituido el tribunal, será este el que deba resolver si admite los medios de prueba propuestos por las partes, entre ellos la testifical del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que plantean las defensas.

La Fiscalía pide diez años de inhabilitación para el expresidente de la Generalitat y otros nueve para cada una de las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega, por mantener la consulta soberanista del 9N, pese a haber sido suspendida por el Tribunal Constitucional.

En su escrito de calificación, los fiscales Francisco Bañeres y Emilio Sánchez Ulled acusan a los tres encausados de los delitos de desobediencia grave y de prevaricación, en el caso de Mas como autor, y en el de las exconselleras de Gobernación y Enseñanza como cooperadoras necesarias.

En principio, el ministerio público pide penas de diez y nueve años de inhabilitación para los encausados para ejercer cargos públicos electivos, de ámbito local, autonómico o estatal, por ambos delitos de desobediencia y prevaricación en concurso.

Para el caso de que el TSJC decida condenar a los procesados por esos dos delitos por separado, la Fiscalía propone como alternativa una pena de nueve años y medio de inhabilitación y multa de 36.000 euros para Mas y, para Ortega y Rigau, multa de 30.000 euros y ocho años de inhabilitación.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), tras la instrucción del caso, ciñó los hechos imputables a Mas, Ortega y Rigau a los delitos de prevaricación y desobediencia, que no llevan aparejadas penas de prisión, y descartó el de malversación, que inicialmente planteaba la Fiscalía en su querella y que sí está castigado con cárcel.

Por su parte, la acusación popular en la causa del 9N, que agrupa a los sindicatos policiales SPP y UFP y a Manos Limpias, presentó un escrito en el que pedía seis años de cárcel y otros 22 de inhabilitación para Mas, al atribuirle también malversación de caudales, aunque el TSJC rechazó que se le pudiera juzgar por ese delito. 

loading...
Mas asegura que irá a juicio con la "cara alta" porque cumplió con su "deber"
Comentarios