Sábado 16.02.2019
CONTRA EL 3+2 DE WERT

Disturbios en Sol al término de la manifestación estudiantil

Los antidisturbios han tenido que intervenir para separar a varios grupos que se han enfrentado entre sí después del encendido de una bengala

Antidisturbios rodean a la manifestación en Sol. | EP
Antidisturbios rodean a la manifestación en Sol. | EP

La marcha, que comenzaba en Atocha a las 12.30 horas de la mañana bajo el lema 'Abajo el decreto 3+2', ha acabado con una reyerta entre varios grupos manifestantes y los antidisturbios. Testigos allí presentes, afirman que la pelea comenzó con el encendido de una bengala por parte de un protestante. Hasta ese momento, la manifestación se había desarrollado con total normalidad y con un gran éxito de convocatoria.

Según fuentes del Sindicato de Estudiantes, han sido más de 40.000 las personas que han llenado las calles de Madrid para protestar contra el ya famoso 3+2 de Wert. El diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón, y su coordinador federal, Cayo Lara, han encabazo esta protesta en Madrid que ha comenzado en Atocha a las 12.00 horas de la mañana. En las pancartas se podían leer lemas como: "El hijo del obrero a la universidad", "3+2 es privatización", "ni pública ni privada, libertaria" o "3+2 caro y clasista".

En Barcelona también se han sucedido las protestas, llegando a cortar la Avenida Diagonal, bajo los gritos de: "Ya está aquí el movimiento estudiantil"

Para el Sindicato de Estudiantes este nuevo modelo educativo "pretende expulsar de la Universidad a los hijos de los trabajadores". Además añaden que "la reducción de los grados a 180 créditos o tres cursos supondrá su completa devaluación convirtiendo éste título en papel mojado para el mercado laboral".

Entre los estudiantes la crispación es evidente. Iván Ramírez, un estudiante de Comunicación Audiovisual, reclama "más becas y menos reformas inútiles, que sólo comprimen el temario para que los estudiantes con menos recursos tengamos una enseñanza de peor calidad".

"Es una reforma injusta. Creará una desigualdad y una fragmentación de la sociedad difícilmente recuperable", afirma Marta, una estudiante de publicidad que también reclama una aplicación "real" del plan Bolonia, argumentando que en su clase deberían ser 60 personas, y superan los más de 100.

Los estudiantes de máster también parecen estar en contra de la nueva reforma educativa. Pablo Martínez, que se encuentra cursando un máster en Física Médica, cree que "un estudiante no estará preparado para salir el mercado laboral con sólo tres años de carrera, por lo que deberá cursar esos dos años de máster si quiere ser competitivo laboralmente". "Para que la nueva reforma se transforme en un ahorro para las familias, como dice Wert, deberían bajar las tasas en vez de eliminar un año de Grado", concluye Pablo.

Ana García, secretaria general del Sindicato de Estudiantes, ha calificado la huelga como "masiva" e "histórica" en su primer día y calcula "que la reforma que la reforma de los grados va a suponer 1.000 millones de euros menos. Mil millones que se añadirán a los 1.500 millones que ya han perdido las universidades públicas en los últimos 4 años". 

"El seguimiento a la huelga general estudiantil en su primera jornada osciló entre el 80 y el 90% en los Institutos de Enseñanza Secundaria y universidades de Madrid, Asturias, Galiza, País Valencía, Catalunya, Andalucía, Canarias, Extremadura, más del 75% en Aragón, Castilla-La Mancha, Euskadi, Navarra, Murcia, Rioja, Cantabria, Castilla y León y Baleares. En la Universidad Complutense de Madrid el paro fue absolutamente masivo en la mayoría de las facultades, declara el Sindicato de Estudiantes.

En la redes sociales, el movimiento estudiantil también se ha mostrado muy activo. Bajo el hastag '#EstudiantesEP' los mensajes contra la reforma y contra el ministro Wert se han sucedido durante toda la mañana convirtiéndose en trending topic.

 

Las protestas estudiantil parecen haber cobrado más fuerza después de las últimas declaraciones de la Secretaria de Estado de Educación, Monserrat Gomendio. En ellas asevera que el actual sistema universitario español "no es sostenible". "El problema es que la educación no es gratuita" y la pregunta es "quién lo paga, cuándo y cómo", afirma Gomendio. Respecto a la huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes, la Secretaria de Estado la define como "poco seria" ya que "no tiene ninguna relación con la realidad".

Comentarios