martes 20.08.2019
POLéMICA TRAS LA MUERTE DE UN MILITAR ESPAñOL EN LíBANO

Margallo afirma que Israel conocía perfectamente la ubicación del cabo español fallecido

El Consejo de Seguridad de la ONU, donde se sienta España, pide una investigación inmediata, exhaustiva y urgente, en palabras del ministro. El embajador de Israel culpa del hecho a que no se evitan los ataques de Hezbolá

Militares españoles en Líbano, imagen de archivo. | MDE
Militares españoles en Líbano, imagen de archivo. | MDE

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, sigue pilotando la portavocía del Gobierno en relación con el cabo español muerto este miércoles en el sur del Líbano por fuego de artillería israelí.

El ministro ha afirmado este jueves en Logroño que el soldado español fallecido ayer en Líbano estaba en una 'línea azul' de la ONU "perfectamente conocida y delimitada" y ha insistido en "una investigación exhaustiva y urgente" del caso.

"Cuando se produzcan los resultados de esta investigación, será la hora de esclarecer si, cuándo y a quién hay que exigir responsabilidades. Pero vamos a dejar que siga", ha subrayado el ministro.

En declaraciones a los medios de comunicación, tras una conferencia sobre 'La nueva diplomacia económica', que ha ofrecido esta mañana en la capital riojana, y en la que se ha guardado un minuto de silencio por el cabo Francisco Javier Soria Toledo, Margallo ha asegurado que la versión conocida por el Gobierno español sobre la muerte del soldado coincide con la ofrecida por la ONU.

"El origen del ataque estuvo en el Golán, con Hezbolá lanzando cohetes, que provocan la muerte de varios soldados israelíes y varios heridos también entre ellos, lo que motivó un contraataque con granadas por parte del ejército de Israel, y, en el transcurso de este ataque, se produjo el fallecimiento del soldado español", ha detallado el ministro.

En este sentido, ha recalcado que, a partir de ahí, "se ha pedido una investigación de porqué se produce el ataque, porqué se produce la explosión de granadas en lo que se llama una 'línea azul' donde se encontraban tropas de la ONU a las que servía el soldado español".

Lo importante, ha continuado, "es que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebró ya ayer una reunión, con una declaración también del secretario general Ban Ki Moon, y con una declaración del propio Consejo, donde se pide una investigación inmediata, exhaustiva y urgente, para resolver estas incógnitas y otras muchas que hay sobre este caso".

A ello ha sumado que "yo hablé personalmente con el ministro de Asuntos Exteriores de Israel y le pedí la máxima colaboración en el esclarecimiento de los hechos", por lo que ha señalado que "hay que dejar que la investigación avance y llegue a conclusiones fundadas y probadas".

A la pregunta de dónde se encontraba exactamente el soldado fallecido, el ministro ha afirmado que "estaba en la 'línea azul', que es donde actúan las fuerzas de FINUL, de las Naciones Unidas, donde estamos ahora sirviendo con los italianos, que es una línea de interposición para evitar combates entre las dos partes, para separar las dos partes".

Ha abundado, al respecto, en que "en todo estos conflictos hay un riesto, es evidente que una zona de inestabilidad como la que existe en aquel área, existe y es una zona de riesgo, y, por ello, hay que valorar el sacrificio y el esfuerzo que los españoles y las españolas están haciendo en colaborar para el mantenimiento de la paz".

Con todo, el ministro de Exteriores ha reconocido que la zona de 'línea azul' donde se encontraba el soldado fallecido, "es perfectamente conocida por todas las partes que actúan en el Líbano y en Israel, es una zona establecida hace mucho tiempo y perfectamente situada, detectada, conocida y señalizada".

Sobre la petición de posibles responsabilidades, ha adelantado que "no hay que pedir nunca la carreta antes que los bueyes, lo que hemos pedido y hemos conseguido es que Naciones Unidas, que es al que corresponde haga una investigación completa, exhaustiva y urgente, y hemos pedido a Israel que colabore".

"Cuando se produzcan los resultados de esta investigación, será la hora de esclarece si, cuándo y a quién hay que exigir responsabilidades. Pero vamos a dejar que siga. Nuestra labor en estos momentos, aparte de atender, por supuesto, a la familia de nuestro compatriota muerto, es que la investigación se ponga en marcha, que se sustancie lo más pronto posible y que sea completa. Y será el momento de establecer responsabilidades", ha concluido.

El embajador israelí dice que ocurrió porque no se evitan los ataques de Hezbolá

El embajador de Israel en España, Alon Bar, ha afirmado este jueves que la muerte del militar español Francisco Javier Soria Toledo durante un contraataque del Ejército israelí contra posiciones de la milicia chií Hezbolá en el sur de Líbano es el resultado de que no se pudieran evitar los ataques de los milicianos.

"Ha sido el resultado de una escalada intencionada por parte de Hezbolá que empezó en los últimos días y semanas. Anteayer, un ataque con cohetes desde el Golán, y ayer, un ataque contra dos vehículos en el lado israelí de la frontera que continuó con cohetes", ha explicado el embajador en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press.

Según ha precisado, el cabo español, que participaba en la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en Líbano (FINUL), falleció cuando las fuerzas israelíes respondieron a los ataques de los milicianos libaneses, "en el cruce de fuego". Sin embargo, ha añadido que todavía se está investigando lo ocurrido para determinar qué sucedió exactamente y quién lanzó el proyectil. "Seguramente compartiremos toda la información tanto con España como con Naciones Unidas", ha afirmado.

Bar ha dicho que no sabe si las fuerzas israelíes conocían la posición del militar español, si se trató de un "accidente" o si se puede considerar que el fallecido es una "víctima colateral". A su juicio, "es un poco pronto para hacer este tipo de afirmaciones".

El embajador ha culpado de lo ocurrido a Hezbolá, que, según ha apuntado, es un grupo "extremista", y ha añadido que "la responsabilidad es del Gobierno del territorio, el Gobierno de Líbano". Asimismo, ha indicado que la FINUL está en el sur de Líbano para tratar de evitar los ataques contra Israel y esta vez no se ha logrado, si bien ha aclarado que la culpa no es de la fuerza de la ONU.

"Como no han funcionado los esfuerzos para evitar este ataque, el resultado ha sido precisamente la muerte de Francisco Javier Soria Toledo", ha concluido, para expresar después su esperanza de que este "trágico incidente" pueda contribuir a poner fin a la escalada de violencia en la zona.

En caso contrario, "Israel no tendrá otra opción que responder, y responder duramente", ha advertido a Hezbolá. Según Bar, la milicia, cuya "disposición de asumir riesgos ha aumentado", está intentando establecer, "en colaboración con Irán y con el régimen sirio de Bashar al Assad", una "base chií" tanto en los Altos del Golán como en el sur de Líbano para "llevar a cabo ataques y actos terroristas contra Israel".

Comentarios