Lunes 24.06.2019

MANUELA CARMENA TESTIGO Y JUEZ

Acaba de publicarse, en formato digital, el libro MANUELA CARMENA, TESTIGO Y
JUEZ, de la periodista y escritora, Pilar de Miguel.

Acaba de publicarse, en formato digital, el libro MANUELA CARMENA, TESTIGO Y JUEZ, de la periodista y escritora, Pilar de Miguel

El relato cuenta la historia de Manuela Carmena desde su infancia hasta el momento mismo en que es elegida alcaldesa de Madrid en mayo de 2015. En la primera
parte, Carmena sirve de justificación y de hilo conductor para narrar los episodios que han marcado la historia de nuestro país durante la última época de la dictadura
franquista y la transición a la democracia. Hechos clave y, por cierto, dolorosos, como el asesinato del estudiante, Enrique Ruano; el fusilamiento de Julián Grimau; o la muerte de Pedro Patiño, trabajador de la construcción y militante del Partido Comunista a manos de la Guardia Civil. Y, como no podía ser de otra forma, ya que Manuela fue protagonista directa, el relato directo del asesinato de los abogados de Atocha que fue el detonante para la legalización del PC. También se analiza en el libro cómo el regreso de la cúpula en el exterior del partido comunista, lejos de suponer un empuje revitalizador para un partido que abanderó la lucha antifranquista en España, se convierte en una decepción para miles de militantes y que concluye con el lento pero continuado abandono del partido. Porque Carrillo y la dirección del PC que vino de Francia, no quisieron admitir que ya no eran tiempos de estructuras férreamente verticales y de disciplinas sin opción de debate y los militantes eso no lo entendieron ni quisieron aceptar. Y, es entonces, - en la segunda parte del libro- cuando Manuela salta a la judicatura, hace oposiciones y se da de bruces con un funcionamiento de la administración de justicia prevaricador y corrupto que ella trata de cambiar desde los distintos cargos que desempeña: jueza de instrucción y primera instancia, decana de los juzgados de Plaza de Castilla, hasta ser nombrada vocal del Consejo del Poder Judicial. Y, es ese importante cargo es cuando su frustración llega al límite y Manuela Carmena abandona, se jubila anticipadamente de la judicatura al sentirse impotente para cambiarla, para luchar contra una estructura que mide con distinto rasero a los poderosos frente a los “roba gallinas”.

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad