sábado 14.12.2019

Madrid acepta "a regañadientes" el nuevo sistema de financiación autonómica

La Comunidad de Madrid aceptó este lunes "a regañadientes" el nuevo sistema de financiación autonómica "por responsabilidad" porque, aunque no está de acuerdo con el mismo, el haberse quedado fuera de él "hubiera perjudicado" los intereses de los madrileños. Así lo manifestó a los periodistas el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, tras la reunión de la Comisión Mixta de Transferencias Estado-Comunidad Autónoma presidida por el secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, y celebrada en la sede del ministerio de Política Territorial.

El Gobierno de Esperanza Aguirre planteó en la reunión que se abonen las cantidades que estaban pendientes por parte de la Administración del Estado en concepto de gastos que se han efectuado y que suponen un importe de 14.783 millones de euros, según figura en el acta de reclamación que ha puesto la Comunidad de Madrid.

La Administración del Estado entendió que esas cantidades no son susceptibles de ser reclamadas, excepto los 200 millones de euros que tienen que ver con una sentencia del Tribunal Supremo, por la cual ha sido condenada la Administración del Estado y que "se pagarán próximamente", según le han dicho a Beteta.

Sobre el sistema de financiación, el Gobierno de Esperanza Aguirre puso de manifiesto que es "discriminatorio" para la Comunidad de Madrid.

"El actual sistema de financiación, adecuando la población y los recursos adicionales que ha puesto el Gobierno, hubiera aportado a las arcas regionales 600 millones de euros más que la cantidad que la Administración del Estado estima que pueden ser los recursos para la Comunidad de Madrid en estos momentos y, en consecuencia, hemos indicado la parcialidad que tiene el mismo", subrayó.

También puso de manifiesto la estructura estadística que se ha utilizado a la hora de ver las variables que tiene el modelo de financiación, que han sido diseñadas, en su opinión, "claramente para perjudicar" a la Comunidad de Madrid "y beneficiar a otras comunidades autónomas", lo cual ya puso de manifiesto tanto en el Consejo de Política Fiscal y Financiera como en el Senado.

"Ante la imposibilidad de cambiar ninguno de los términos del acuerdo, como así ha intentado este lunes por dos veces el Gobierno de la Comunidad de Madrid, por responsabilidad nos hemos visto en la necesidad de acordar con el Estado este modelo de financiación".

Así mismo, anunció Beteta, la Comunidad inició "en este mismo momento" los trámites de revisión de un modelo que considera que es "injusto y perjudicial para los intereses de la Comunidad de Madrid y de toda España" porque "no es equitativo".

En cuanto a las cantidades que la Comunidad de Madrid recibirá con el nuevo modelo de financiación, Beteta afirmó que las desconocía.

"Las cantidades que vamos a recibir en el próximo ejercicio 2010 no han sido notificadas a la Comunidad de Madrid y estaríamos encantados de que en algún momento nos las digan", dijo el consejero, quien tachó de "opaco" al sistema de financiación.

Sobre la posibilidad de recurrir ante el Tribunal Constitucional el nuevo modelo, Beteta manifestó que el Gobierno de la Comunidad de Madrid "se reserva las actuaciones que estén en sus manos para actuar conjuntamente con el resto de Comunidades Autónomas".

También señaló que el Gobierno de la Comunidad de Madrid hablará con el PP "porque lógicamente este es un asunto que interesa a toda España".

Madrid acepta "a regañadientes" el nuevo sistema de financiación autonómica