miércoles 03.06.2020

Llega a San Sebastián la película que Heath Ledger no pudo ver terminada

El director y guionista Terry Gilliam, uno de los fundadores Monty Python, presentó el viernes en la sección Perlas de Zabaltegi del Festival de San Sebastián la película The Imaginarium of Doctor Panassus, una cinta marcada por la muerte, en pleno rodaje, del actor protagonista, Heath Ledger. El Doctor Parnassus es el actor Christopher Plummer, una especie de mago que tiene el poder de guiar la imaginación de la gente, pero su vida está marcada por una maldición, un secreto que oculta desde hace siglos, cuando era un vicioso del juego y apostando con el demonio, al que da vida un histriónico Tom Waits, ganó la inmortalidad.

El actor australiano Heath Ledger fue encontrado muerto el 22 de enero del año pasado, con tan sólo 28 años, después de ingerir accidentalmente una sobredosis de medicamentos. "Su tragedia, aunque suene horrible, terminó mejorando la película", confesó el viernes el cineasta estadounidense Terry Gilliam ante un grupo de periodistas.

En un principio pensó "en dejarlo todo", pero finalmente el equipo técnico le convenció. "Fue complicado encontrar la solución, porque quería huir de la manipulación digital", asegura el guionista, pero comenzó a montar las imágenes y pensó que lo mejor era sustituirle por diferentes actores.

El resultado es que cuando el personaje de Ledger salta al mundo de la imaginación a través del espejo mágico es sustituido por Johnny Depp, Colin Farrell, Jude Law, tres amigos del actor que aceptaron finalizar el proyecto. "Si Heath no hubiera muerto, no se cómo habría terminado la película", asegura Gilliam, que hace un mes estuvo en España localizando exteriores para finalmente retomar el mes que viene el rodaje The man who killed Don Quixote.

Apostar con el demonio

"Después de ocho años, el guión ha cambiado mucho; Johnny Depp no participará porque está ocupado, tanteé a Javier Bardem para uno de los personajes y no puede, y necesito una Penélope Cruz mucho más joven", ha explicado. Gilliam, que en 1995 compitió por la Concha de Oro en el Festival con "Tideland", certamen que tres años más tarde le dedicaría una retrospectiva, regresa ahora con este "The imaginarium del Doctor Parnassus", que se estrenará en España el 23 de octubre.

El Doctor Parnassus es el actor Christopher Plummer, una especie de mago que tiene el poder de guiar la imaginación de la gente, pero su vida está marcada por una maldición, un secreto que oculta desde hace siglos, cuando era un vicioso del juego y apostando con el demonio, al que da vida un histriónico Tom Waits, ganó la inmortalidad.

Pasado el tiempo, el mago vuelve a apostar y pone en juego a su hija, esta vez por conseguir la juventud. La condición es que cuando Valentina (Lily Cole) alcance los 16 años pasará a ser propiedad del diablo, pero según se acerca la fecha el Dr. Parnassus no quiere perderla y negocia de nuevo, entonces consigue que el que se quede con su hija sea el primero de los dos en conseguir cinco almas.

Terry Gilliam debutó como director en 1975 junto a Terry Jones, otro de los miembros de Monty Python, con Los Caballeros de la Mesa Cuadrada y en solitario dos años más tarde con La bestia del reino (1977), a la que seguirían Los Héroes del Tiempo (1981), El Sentido de la Vida (1983) y Brazil (1985).

La clave del éxito

Justo ahora, coincidiendo con el 40 aniversario de la fundación del desaparecido grupo cómico Monty Phyton y tras el estreno en Madrid hace quince días del musical del grupo Spamalot, Terry Gilliam, asegura: "mantenemos el mismo sentido del humor y el mismo espíritu, incluso somos más amigos que antes". El 15 de octubre se celebrará en Nueva York una gala especial en honor del grupo.

Con películas en su currículum como Las aventuras del Barón Munchausen (1988), El Rey Pescador (1991), por la que obtuvo el León de Plata del Festival de Venecia, 12 Monos (1995), Los Hermanos Grimm (2005) o Tideland (2005), Gilliam cree que la fuente del éxito está en "encontrar un gran actor que encabece el reparto, sino es imposible encontrar financiación".

Una financiación que finalmente tuvo que buscar, tras el rechazo del Hollywood, en países europeos como España, Francia o Alemania. Terry Gilliam, que tiene muy claro que su cine no huye de la realidad, sino que la distorsiona, cree que sus películas, "como el buen vino, ganan con el tiempo".

Llega a San Sebastián la película que Heath Ledger no pudo ver terminada