martes 07.04.2020

Linde pide a la banca acelerar la venta del "ladrillo" y reducir la morosidad

Madrid, 22 may (EFE).- El Banco de España pide a las entidades financieras que aceleren la venta de activos inmobiliarios, reduzcan la morosidad y aumenten su rentabilidad, para lo que anima a buscar fuentes alternativas de mejora de ingresos y reducción de costes.,Además, recomienda que aumenten su inversión en innovación porque avisa de que la competencia será cada vez mayor por la irrupción de nuevos proveedores de servicios bancarios y considera "clave" que la banca supere todos estos retos

Madrid, 22 may (EFE).- El Banco de España pide a las entidades financieras que aceleren la venta de activos inmobiliarios, reduzcan la morosidad y aumenten su rentabilidad, para lo que anima a buscar fuentes alternativas de mejora de ingresos y reducción de costes.

Además, recomienda que aumenten su inversión en innovación porque avisa de que la competencia será cada vez mayor por la irrupción de nuevos proveedores de servicios bancarios y considera "clave" que la banca supere todos estos retos y alcance una fortaleza suficiente para contribuir al crecimiento económico y la creación de empleo.

En el informe anual de 2017 publicado hoy, el organismo presidido por Luis María Linde repasa los avances del sector financiero desde el estallido de la crisis, pero insiste en que aún se enfrenta a retos importantes, en parte comunes con Europa.

Aunque han descendido significativamente en los últimos años, el volumen de activos bancarios deteriorados sigue siendo elevado y, si el ritmo de reducción de la morosidad no se acelera, seguirá siendo alto a finales de 2020, cuando todavía superaría los 50.000 millones, por lo que aboga por abordar estos retos con prontitud.

Ensalza que en los últimos meses los grandes bancos hayan cerrado acuerdos para reducir su exposición inmobiliaria, pero recuerda que los activos adjudicados rondan aún los 58.000 millones y los préstamos dudosos casi 100.000 millones.

La institución lamenta que la corrección de la morosidad se está produciendo a un ritmo "relativamente moderado" y explica que niveles altos de morosidad hacen que las entidades desvíen sus recursos e impiden llevar a cabo nuevas operaciones.

Las altas tasas de morosidad, a su vez, generan incertidumbre sobre el estado de las entidades y ello acaba encareciendo su financiación y restringiendo el crédito.

La experiencia ha demostrado que las entidades con más morosidad son las que más reducen el crédito y si eso se produce a su vez en un país con familias y empresas con altos niveles de endeudamiento, el consumo se reduce y se frena la recuperación económica.

A pesar del cierre del 40 % de la red de sucursales y la reducción del 32 % de la plantilla, los gastos de explotación del negocio de la banca en España se han reducido "tan solo" un 15 %, frente al 30 % que lo han hecho los ingresos.

Ello, unido a las exigencias regulatorias, ha hecho que la rentabilidad no se haya recuperado totalmente y la cotización de los bancos continúe reflejando unas expectativas inciertas sobre el futuro del negocio.

Y como a corto y medio plazo no cabe esperar un retorno a los elevados saldos de crédito bancario registrados durante la anterior expansión económica, el Banco de España recomienda seguir buscando fuentes alternativas de ingresos y control de sus costes, aprovechando que ya han mejorado significativamente su solvencia.

Ante la irrupción de nuevos competidores, el organismo aboga por aumentar la inversión en innovación, aunque ello aumente los costes en el corto plazo, con el objetivo de anticiparse a los posibles cambios en el entorno de negocio.

La demanda creciente de acceso inmediato desde distintos lugares y canales a una amplia gama de servicios financieros comporta cambios en la estructura y modelo de negocio de la banca tradicional, que exigen mejoras de eficiencia, añade.

Pero se muestra optimista con el futuro porque la relativamente escasa penetración de la banca digital en España puede ser uno de los factores determinantes de las ganancias de eficiencia que pueden venir asociadas a estos cambios tecnológicos.

España se sitúa en cuarta posición en Europa por el número de transacciones financieras en efectivo, con una penetración de la banca digital en 2017 del 46 %, por debajo del 51 % del conjunto de la Unión Europea, por lo que cabe esperar un aumento del uso de la banca "online", concluye. EFE

loading...
Comentarios